Reserva moral

Posted on abril 17, 2014

Parece oportuno en este día reproducir la sentida nota que ha escrito una mujer ofendida que reclama públicamente a su cónyuge por una infidelidad poco frecuente, pues se siente moralmente traicionada:

Te he dicho no y no y mil veces no.  Ese pequeño espacio que tú ahora llamas con cierto desprecio “chacra” está cargado de historia, de luz, de memoria, es en fin una reserva moral que estuviste siempre de acuerdo en respetar por el bien de nuestros hijos.  Está construida con el esfuerzo de mis abuelos y después de mis padres, pero sobre todo con el trabajo silencioso, constante de la mano de la naturaleza.

Fuimos una vez de novios, y recuerdo como si fuera hoy, que me dijiste que este empeño por cuidar la naturaleza constituía el más bonito atributo de mi familia. Me resulta difícil oír lo que oigo cuando esa joya se transforma en tu boca en un adefesio, en un recodo de pajaritos multicolores que no requiere ser protegido, que hoy por necesidad debería transformarse en metálico para darle un uso indefinido.  Yo que siempre fui objetiva en materia del destino de los míos y veo el futuro con demasiada aprehensión, veo un desierto, un campo sembrado de un explosivo que llaman pentolita y el beneficio supuesto convertido en plata de bolsillo.

El paisaje repetido del que fui muchas veces testigo. Y vuelvo a recordarte que fuiste tú quien habló, con los ojos anegados de emoción, de una reserva moral que era en verdad una mínima choza con hamacas en el filo de un pedazo de tierra en el corazón de la selva. Un lugar en fin donde morir un día con los ojos repletos de luz, los pulmones inflados de pureza y los oídos engolosinados del cantar de esos pajaritos que hoy desprecias.

Te vuelvo a decir no, no te autorizo, así fuera que esta decisión significara el fin de nuestro matrimonio.  Y para que no me vuelvas con el cuento del capricho te reitero la importancia de conservar  nuestra reserva moral, sin que le cruce ninguna servidumbre ni que se instalen plataformas como ícono de la codicia, ni que se arranque un árbol de ese pequeño espacio de paraíso porque es demasiado frágil. No quiero vivir para llenarme de razón si debo constatar mi finca convertida en campo agreste en que se extraña el verde, lo que es tan grave como si te  vaciaran el pecho.

Si aún tus convicciones viejas se sostienen y hallas la cordura para concordar conmigo y con mis hijos en preservar la naturaleza serás bien recibido; al contrario te quedan bien pocos caminos para pasar por encima de nuestra firme voluntad.

 TU FAMILIA

Filed Under Ambiente, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Salud, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Capitalismo… ¿con rostro humano?

Posted on mayo 11, 2013

(Basado en el artículo “Vigencia del análisis gramsciano en el proceso político ecuatoriano” por Decio Machado)

Actualmente en el Ecuador, el uso de los términos “Patria” o “Nación” apuntan a generar un sentimiento de identidad en grupos sociales diferentes e incluso antagónicos, entre explotadores y explotados,  con el fin de conformar un bloque hegemónico donde converjan todas las clases sociales en torno a un proyecto burgués.

El proyecto populista del gobierno de Rafael Correa incluye un “proyecto de país”, que no tenía ninguno de los gobiernos anteriores desde hace varias décadas, y que ha ido consolidando una alianza política que incluye a las diferentes clases sociales, cada una de las cuales ha recibido beneficios.  Es así como el conflicto entre clase dominante y clase explotada se atenúa, lo que se expresa en la afirmación de Correa de que la lucha de clases es un concepto caduco  que solamente sigue siendo usado por la “izquierda infantil”.

El término revolución,  super utilizado por parte del gobierno, y que significa una alteración total de las estructuras socioeconómicas y políticas por otras radicalmente opuestas, en la práctica no tiene sentido. Llega no más allá del nivel de reformas y de modernización capitalista,  toda vez que el gobierno mantiene un modelo basado en la producción monopólica y neo extractivista.

Ciertamente, el gobierno ha incrementado el salario mínimo en varias ocasiones y, según sus afirmaciones, ya  cubre la totalidad de la canasta de pobreza  (lo cual no ha sido demostrado). Además, ha incrementado el bono de desarrollo humano a $ 50, cantidad significativa, que  aunque a nadie permite salir de la pobreza, sí ha generado la adhesión electoral del numeroso  sector que recibe este beneficio.

Paralelamente, los 110 grandes grupos económicos del país han aumentado notablemente sus ingresos durante el gobierno de Correa gracias fundamentalmente al  notable aumento del gasto de Estado y del incremento del  dinero circulante en el país. Es así como estos grupos concentran actualmente el 41% del producto interno bruto del Ecuador, más que nunca antes en la historia. Por eso, el incremento de impuestos lo han aceptado con tibias quejas pero sin dramas.

Bajo el espejismo creado por  un discurso demagógico y populista basado en la justicia, equidad,  subsidios sociales y la construcción de una “Patria Nueva” que dejó atrás la larga noche neoliberal del pasado, se crea un imaginario de cambio.

Pero en realidad se trata de la consolidación de un bloque hegemónico con amplio apoyo de sectores dominantes, populares y de clase media. Es en realidad el capitalismo del siglo XXI, con supuesto “rostro humano” y articulado bajo una lógica desarrollista y neo extractivista.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Nuevo Papa, rompevientos contra el cambio

Posted on abril 1, 2013

Se anuncia “habemus Papa” y la multitud, en la plaza San Pedro, lanza vítores de bienvenida. Francisco I, es el nombre escogido por el argentino Bergoglio para asumir el trono máximo en la Iglesia Católica. En el mundo, circula la novedad de que es el primer papa latinoamericano en siglos y siglos de esta terrenal  institución global.

La iglesia estaría buscando el “efecto Wojtyla”: frenar la ola de cambio que anima a nuestra América. Nada raro en una institución poderosa que, desde aparentes posturas apolíticas, influye, moldea, impulsa y sostiene a los poderes terrenales y medibles en acciones de banca, de este mundo transnacional.

Los argentinos, halagados por la distinción nacida del cónclave, confirman que “Dios es argentino”. La presidenta argentina, igual, cumplió con regalarle un recipiente para mate y otros mandatarios como Correa, participaron en la entronización con alegría y orgullo latinoamericano. Nuevo papa, vieja nostalgia.

Millones de personas en el mundo, con frenesí y antigua nostalgia, esperan que el nuevo jefe de la iglesia católica inspire lo mejor de su religiosidad.  Los creyentes se engolosinan con su fe y no dejan que los asuntos terrenales de la institución apostólica, interfiera en su espiritualidad. Las finanzas, las violaciones de niños por curas pederastas o las intrigas más oscuras originadas por intereses nada divinos ni cristianos, las arreglan los cardenales, de cualquier forma.

El nuevo papa, cuando era arzobispo en Buenos Aires, guardó silencio ante las atrocidades de la dictadura argentina, ante sus crímenes, tortura, desapariciones forzadas y robo de bebés. El silencio del purpurado golpea y duele por ese silencio de convivencia entre la dictadura y la jerarquía católica argentina. Nunca apoyó la teología de la liberación, una corriente identificada con el anhelo de liberación integral de los pueblos. Todo lo contrario. Pérez Esquivel, el premio nobel de la Paz, prefiere decir que al ex obispo argentino le faltó coraje ante las violaciones sistemáticas a los derechos humanos.

¿Qué dirían los torturados y los desaparecidos, las mujeres torturadas, violadas y asesinadas, o los bebés que fueron raptados y regalados a militares?

El nuevo papa, comienza su gestión moviendo los hilos de antiguas nostalgias que llaman a la humildad, la caridad, la oración, ¿el silencio? El nombre escogido por el nuevo papa recuerda a Francisco de Asís, ejemplo de vida identificada con los pobres, la naturaleza y los animales. Sus gestos como no usar crucifijo de oro, no dejar que los fieles le besen el anillo ni se arrodillen, pagar personalmente su cuenta en el hotel, entre otros, evidencian que quiere renovar el estilo, romper protocolos. Ya ha ganado y ganará popularidad y carisma.

El nuevo papa, recuerda el estilo informal y poco protocolario de algunos líderes de países latinoamericanos, sin embargo, su pensamiento es contrario al ánimo de cambio histórico que esos mismos líderes impulsan. ¿Se inaugura un contrapoder para frenar cambios en Nuestra América? La jerarquía católica tiene en mente, entonces, frenar el “cambio de época” latinoamericanista, porque las expresiones políticas de la derecha en el continente están agotadas y arrinconadas.

El mensaje papal, gestual y verbal, motiva a los fieles católicos en la caridad con los pobres. Resurge la antigua nostalgia asistencialista que consagra la división entre ricos y pobres. Si el Vaticano tiene un Instituto de Obras Pontificias, léase banco, cargado de capitales inconmensurables, quizás provenientes de turbios negocios, no interesa. El papa nuevo podrá parecer sencillo, pero de pobre no tiene nada, es jefe de un estado poderoso, millonario, pero “caritativo”. Esta cara oculta de la iglesia católica, será defendida tras los muros, en silencio papal.

Vale recordar que no hay “pobres”, que hay “empobrecidos” por unas estructuras injustas y unas sociedades dominadas por el capital, por la ambición sin límites y por las instituciones financieras que mueven el mundo. Erradicar la producción diaria y masiva de personas empobrecidas en el mundo, hacer un mundo justo y equitativo, debería ser la aspiración prioritaria de todos y todas, incluyendo al “papa pobre”. Vieja nostalgia de una teología de  la liberación reprimida.

El tema de la equidad y la igualdad de las mujeres, con nociones, procesos y acciones positivas para avanzar a nuevos momentos de humanidad, rompiendo el molde patriarcal que consagra la iglesia católica, con el nuevo papa, seguro, quedará como nostalgia. Sin equidad de género, la violencia contra las mujeres, incluyendo la violencia sexual, no verá final. Con el nuevo papa, la igualdad y el respeto de los derechos de las personas LGBTI, serán nostalgia. Lo más retrógrado del pensamiento eclesial se hace presente, vestido con humildad y proclamando caridad.

Nuevo papa, nuevo estilo, antiguo silencio, antiguas nostalgias.  El nuevo papa se perfila como un rompe vientos contra el aire de cambio latinoamericano que cruza el continente.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Editoriales, Libertad de expresión, Temas | Leave a Comment

Borrachera electoral

Posted on marzo 4, 2013

Rafael Correa fue reelecto presidente ecuatoriano con un 57% de votos a su favor, claro que 30 de cada 100 personas calificadas para votar no se presentaron a ejercer este derecho.  Habría que preguntarse a qué se debe ese alto porcentaje de ausentismo. Desconfianza en la democracia electorera o en sus representantes, es una hipótesis que desde luego, se suma a otras causas relacionadas con situaciones  imponderables.

Alianza País, el partido de gobierno, alcanzó alrededor de dos tercios de las bancadas legislativas, lo que garantiza para el ejecutivo no sólo una mayoría absoluta, sino un control absoluto del legislativo. Correa tendrá por los próximos cuatro años, sin lugar a dudas, la cancha totalmente a su favor.

Intentando explicaciones para el abrumador triunfo del partido de gobierno,  a más de la exitosa, costosa y prolongada campaña publicitaria,  se alude a avances en el campo de la vialidad, salud, educación y atención a la situación de pobreza.

Sin embargo, y sin desmerecer los avances en los servicios de salud, vale recordar que el mejor país es el que no necesita hospitales, es decir, aquel que logre reducir los índices de mortalidad materna y neonatal, los embarazos en adolescentes, entre otros indicadores. En este campo, el reto para los próximos cuatro años será fortalecer programas de educación y prevención, de la mano con las necesarias mejoras en atención a la salud de toda la población.

En cuanto a educación, el poner el dedo en la llaga de las universidades que no contaban con las mínimas condiciones técnicas, de infraestructura, ni calificación profesional para brindar el servicio requerido, es un punto a favor del gobierno.

Pese a ello, limitar el acceso a las universidades a un alto porcentaje de ecuatorianos que, debido a las inequidades socioeconómicas del país, no logran competir con los hijos de familias bien alimentadas, no es plausible.

Recorrer actualmente las carreteras ecuatorianas es un verdadero placer, pero los campesinos, los agricultores demandan también atención a las carreteras de segundo orden, aquellas que unen anejos y poblados en los que se desarrolla la vida de una buena parte de las personas  más excluidas.

No todo se puede hacer de un solo golpe, estamos avanzando, dice el gobierno. Los retos están a la vista, decimos todos y exigimos que no se los olvide en medio de la borrachera triunfalista, que esperamos no dure hasta el 2017.

Quienes hemos venido manteniendo una voz crítica respecto a las políticas del gobierno, quienes nos preocupamos frente a la apropiación del discurso y de las luchas históricas de las organizaciones sociales, requerimos hacer lecturas agudas que nos permitan diseñar estrategias de vigilancia y exigibilidad, que hagan contrapeso al control total de las funciones del Estado.  Y que nos permitan también enfrentar la continua criminalización de las voces disidentes, de las cuales ningún gobierno democrático debe estar exento.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Reelección de Correa, ¿voto comprometido con el pasado?

Posted on marzo 4, 2013

La reelección de Rafael Correa, en una sola vuelta y con amplio margen sobre los demás candidatos, le convertiría en el presidente del Ecuador de más largo gobierno. Las explicaciones del resultado de la elección de febrero de 2013, dentro del terruño y en otros países con alta migración ecuatoriana, son diversas El candidato reelecto se compromete con mejorar su gobierno, dice que hará lo pendiente y que la revolución ciudadana se profundizará. El tema, en términos de derechos humanos es analizar el tipo de compromiso que entraña el voto.

Los candidatos perdedores consuetudinarios como el millonario bananero Noboa y el ex militar Gutiérrez, u otros despistados como el homofóbico pastor Zabala, explican la reelección por un supuesto fraude. Cada uno reclama ser segundero y añoran una supuesta segunda vuelta. Otros, que no esperaban tan poca votación, como Acosta y Wray, y el banquero Lasso, de forma elegante, dicen que Correa ganó porque hubo una campaña inequitativa, chequeras gigantes apoyándole y propaganda oficial, “cancha inclinada y árbitro vendido”.

La reelección de Correa, merece un análisis fuera de resentimientos electoreros. La revista Semana (Colombia), en un reportaje sobre las claves para la reelección, destaca que en los seis años de gobierno, Correa llegó a invertir desde el Estado, el trece por ciento del producto interno bruto, versus cinco por ciento de los gobiernos anteriores. Además, señala que en su gobierno se rescató la estabilidad política que Ecuador había perdido durante la década anterior; lanzó programas sociales masivos con incremento de la inversión pública social en salud, educación, atención a discapacidades e inversión en seguridad social; levantó obras de infraestructura como carreteras, puentes, autopistas, plantas hidroeléctricas, rescate del tren, financiamiento del metro en Quito, culminación del nuevo aeropuerto internacional. Durante los seis años, Correa estuvo en campaña permanente, gobernó con un micrófono en la mano y frente a las cámaras, con enlaces mediáticos semanales y una propaganda continua. Finalmente, Correa logró dividir a la oposición con una gama de candidatos que quedaron mal parados, excepto el segundo que expresa una nueva articulación de la corriente conservadora. Hasta aquí lo que dice Semana.

Al parecer, la reelección es un voto comprometido con el pasado inmediato y un premio a lo realizado por Correa. La gente no votó por las promesas, sino por las realizaciones, por cuestionables, imperfectas o erradas. Lo ejecutado fue el termómetro de la reelección y la carta de presentación del reelecto presidente. Junto con esa marca de pasado, el voto que reeligió a Correa tiene la esperanza de que la vida siga mejorando de fondo y no  solo de forma.

Para le movimiento por los derechos de las personas, vale preguntar y trabajar, desde todas las trincheras, para que el voto de la gente sea un semillero de intención y acción comprometida con el presente y el futuro, es decir, para que los derechos de las personas y los pueblos sigan siendo la medida para juzgar, controlar y pedir cuentas  al gobierno reelecto y a cualquiera que viniese luego. Este compromiso no será desde las urnas, sino desde una permanente, organizada y constante presencia y participación en todo ámbito y momento.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Lo malo de olvidar la mala yerba

Posted on febrero 19, 2013

Los cultivos de los agricultores nunca están a salvo de la yerba mala. En la chacra de papas, de cebolla o de maíz, en las plantaciones de arroz o de plátano, siempre se cuelan las yerbas parásitas que  no sirven para alimentar, que hacen daño, además, quitan nutrientes al cultivo deseado. Si hay olvido, la yerba mala gana terreno y deja desnutrido, simple e inútil al cultivo principal.

Los agricultores, incluyendo en esta categoría a los jardineros que alegran los días con los colores y perfumes de múltiples pétalos, dedican parte de su jornada de trabajo a liberar sus cultivos de la yerba mala, para que no dañe, estorbe, impida el crecimiento y consuma lo esperado. Si alguien se declara cuidador de flores o vegetales y se olvida de sacar la yerba mala, no espere recoger con éxito los frutos. El tiempo, recursos y cuidado de una plantación tienen que ser integral si no, poco habrá que esperar al final del día, es decir, el día de la cosecha.

Cuando se compara la educación de niños y jóvenes con la siembra y la cosecha, resulta que los educadores tienen que buscar el desarrollo de conocimientos, actitudes y destrezas que permitan crecer y cultivarse de la mejor forma a los y las estudiantes. Pero también, con ánimo y dedicación docentes, ponen atención a las tendencias, usos y costumbres que tiene que ser “deconstruidos”, cambiados, deshechos,  para que la persona sea más libre y autónoma, responsable y armónica consigo, con los demás y con la naturaleza.

La gestión pública de los gobiernos, sin duda, también puede ser comparada con la abnegada labor de los campesinos y montubios, con el quehacer agricultor de los que cultivan lo que será el pan de cada día. En los ministerios, colegios, hospitales, centros de salud, escuelas, comisarías, y en todos los servicios a la ciudadanía, es indispensable poner el ojo a la yerba mala que subyace y a la menor oportunidad se muestra y roba lo que sirve para la gente. No es posible esperar una gestión sana de gobierno sin cortar la mala yerba, sin eliminarla para que no lastime las buenas intenciones o los exitosos resultados.

Los últimos seis años, o siete, se ha dado un cambio a la gestión pública desde el gobierno nacional, procesos de reforma y de innovación que, vistos de modo general y desde los objetivos que declaran, quieren ser un cultivo nutricio para los derechos ciudadanos. No es posible negar que los cambios en salud y en la inclusión económica y social, en la seguridad social y el soporte a la producción, resultan cambios esperados y positivos. Hay procesos en marcha para que el país disponga de una nueva matriz energética y otra productiva, siendo cambios necesarios.

Por parte del gobierno nacional, por ejemplo en educación, hay que diferenciar los cambios positivos  e indispensables realizados en educación superior, de las incertidumbres, incoherencias y vacíos en la gestión de la educación básica y bachillerato, aunque, éstos últimos, se oculten tras las modernas unidades educativas del milenio. Mientras la educación superior avanza, la escuela y el colegio aún pertenecen al siglo pasado.

El gobierno actual (y al parecer también siguiente) tiene que eliminar la mala yerba, de lo contrario, las buenas intenciones pueden ser una frustración más. Es preocupante que se permita crecer y florecer la yerba mala: trafasías, coimas y desvío de de fondos públicos para provecho personal, en una palabra, corrupción. Es malo olvidar la mala yerba, o peor, hacerse ciegos o sordos ante la plaga que, todo el tiempo, amenaza las buenas intenciones y las promesas electorales. La política del laberinto institucional para asegurar transparencia y control, la falta de fiscalización sobria, pueden ser solamente mecanismos de oficializar el olvido y, olvidar la mala yerba, es muy malo para los derechos de la gente.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Una campaña aburrida

Posted on febrero 5, 2013

La actual campaña electoral en Ecuador está resultando un tanto aburrida y, a decir de algunos contendientes, desequilibrada. Por ejemplo, el candidato presidente Rafael Correa, la inició desde su posesión en el 2007. Las sabatinas semanales son una forma de campaña permanente instituida por el actual régimen. Además, utiliza sin restricciones el inmenso aparato de  propaganda oficial, de dimensiones bastante mayores a las de cualquier gobierno anterior, bajo la mirada permisiva del Consejo Nacional Electoral, cuyo presidente ya fue alto funcionario del gobierno.

En esta situación, el candidato Correa parte con una considerable ventaja sobre los demás aspirantes a la presidencia. Por otra parte, los demás candidatos no son capaces de desarrollar un discurso distinto, o lo suficientemente original, que permita visualizar propuestas serias y viables para un modelo de gestión esperanzadora.

En vez de verdaderos programas de gobierno, los planteamientos de la mayoría de candidatos giran en torno a las medidas del actual gobierno que dejarían insubsistentes. Es así como ofrecen eliminar impuestos, el examen de ingreso a las universidades y garantizar el respeto a la libertad de expresión, bastante apaleada bajo el actual régimen.

Otras ofertas son simplemente denigrantes y ofenden la dignidad y las necesidades de las grandes masas de ecuatorianos y ecuatorianas. Estas demagógicas ofertas pregonan como en mercado brindar trabajo, vivienda e incluso carro para todos.

Nuevamente se ha repetido el bochornoso reparto de alimentos, camisetas, colchones e incluso electrodomésticos para tratar de captar los votos de las y los electores.

El alza del bono de desarrollo humano, propuesta de manera demagógica por el candidato derechista Guillermo Lasso, fue utilizada magistralmente por Correa en su provecho al proponer su financiamiento parcial a través de las utilidades de los bancos, que bajo el actual régimen, alcanzaron los más altos niveles históricos. Esto le aseguraría al candidato presidente el voto de la gran mayoría de los cerca de millón y medio de beneficiarios del bono. Otros candidatos, como el ex presidente Lucio Gutiérrez, ofrecieron aumentar aún más dicho bono, aunque sin explicar cómo se lo financiará.

La falta de debate es característica de la actual campaña. La confrontación de ideas y de análisis de planes de gobierno sería muy deseable para que la ciudadanía pueda tener más clara su preferencia electoral.

Con debate o sin él,  parece que Correa será el triunfador de la primera vuelta, ya que ha hecho todo para inclinar la cancha a su favor. Por lo tanto es muy probable que Ecuador tenga cuatro años más de un gobierno que ha tenido logros, como la flamante infraestructura vial lograda gracias a la bonanza petrolera, también se ha caracterizado por la prepotencia, falta de diálogo y criminalización de la protesta social.

Es lamentable que, una vez más, la población ecuatoriana tenga que enfrentarse al dilema del menos malo.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Adolescentes: derechos invisibles en la campaña

Posted on enero 29, 2013

Adolescentes, ellas y ellos, que según la norma son las personas que van de 10 a 19 años; que constituyen un abrumador 20 por ciento de toda la población ecuatoriana; que tienen derechos que aparecen en el Código de Niñez y Adolescencia o en la Constitución; que pueden votar desde los 16, si quieren; y pueden ser candidatos desde los 18, si quieren; ellos y ellas, aparecen esporádicamente en las propuestas de campaña electoral, y casi siempre, desde un análisis que tiene que ver con leyes para juzgarles por sus infracciones, rehabilitarles e insertarles. Sin embargo, ellos y ellas, adolescentes, llenos de presente y futuro, tienen necesidades, es decir, d e r e c h o s, que el Estado, los gobiernos, los candidatos y candidatas, como buenos núcleos de reproducción del modelo social adultocéntrico y patriarcal, desconocen, ya que para ellos son invisibles.

Hablar de derechos de adolescentes en Ecuador, es hablar de derechos que deben dejar de ser invisibles también en la campaña electoral que ha entrado en una fase de intenso ritmo y derroche de… ¿de qué? ¿De propuestas para este sector poblacional? Muy pocas. ¿De iniciativas para que los derechos adolescentes se tornen principio y fin de la competencia electoral? Escasas o ninguna. ¿De nuevas formas de debatir problemas y soluciones y llevarlas a la práctica? Tampoco. Por lo pronto, en la campaña, se evidencia una competencia de todos contra las candidaturas del movimiento oficialista.

Graciosamente, penosamente mejor, los discursos de los recorridos electorales son millones de palabras que pretenden dejar en soletas la gestión del gobierno actual y sus candidatos, sobre todo al presidenciable. Luego, en el esquema discursivo, los otros candidatos, se animan a decir que ellos no harán lo que ha hecho al actual gobierno, que serán diferentes, que darán la vuelta lo que ha hecho. El discurso de campaña, se ha tornado monótono, todos contra uno y uno contra todos, y hay candidatos a quienes mejor les iría callando, porque cada vez que hablan, pierden adeptos.

Ellos y ellas, volviendo al tema que hoy convoca, a d o l e s c e n t e s, requieren la mejor educación a lo largo de su vida, de acuerdo con sus intereses y capacidades, incluyendo educación para la sexualidad integral y científica, no plagada de moralismo y silencio. Tienen derecho a los mejores, confidenciales, oportunos y eficientes servicios de salud, que les proporcionen atención e información para el cuidado completo de su salud, incluyendo servicios de salud sexual y reproductiva. Tienen derecho a una vida sin violencia de ningún tipo, incluyendo la estigmatización que aún persiste en ciertos medios masivos. Tienen derecho a que nadie les utilice para delinquir o para tirar piedras, para modelar pegando afiches o para bailar en tarimas ofreciendo helados. Nadie tiene derecho a utilizar a los y las adolescentes.

Pero, además de estas necesidades obvias, ellos y ellas, tienen derecho para invertir su tiempo propio, es decir, esa franja de tiempo –hasta de seis horas diarias- que les queda luego de estudios y oficios domésticos, en actividades que les permitan crecer y desarrollarse más y mejor: artes plásticas, teatro, danza, música, deportes (que no sean solo fútbol en la calle), ballet, artes marciales, gimnasia, atletismo, natación, escalada, pintura, escultura, artesanías, y un montón más de actividades que nos hacen, a todas las personas, mejores personas. Tienen derecho a tener la oportunidad de dedicar su tiempo libre en cualquiera de estas actividades de forma gratuita, cercana a su casa, de calidad y de forma permanente (no solo en los cursillos vacacionales a los que accede una minoría de adolescentes). Por tanto, tienen derecho a que los gobiernos nacional o local, desarrollen iniciativas para asegurar los espacios (que pueden ser todos los colegios de todo el país) y los o las instructoras de todas las disciplinas para todos y todas las adolescentes de todos los rincones del país. Este es un derecho básico para ellos y ellas.

Por ahora, nadie habla de este derecho. También en la agenda del actual gobierno, es invisible.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Jovenes, Libertad de expresión, Niños, Participación, Temas | Leave a Comment

25 años… ¿Dónde están los hermanos Restrepo?

Posted on enero 14, 2013

Hace 25 años, dos hermanos, Pedro Andrés y Santiago, ambos adolescentes, fueron detenidos, torturados en un centro de detención en Quito y, posteriormente, fueron asesinados por miembros de la Policía Nacional del Ecuador. El crimen de lesa humanidad, explicable por la política de ciega represión sangrienta que impuso el régimen de ese entonces, fue conocido por altas autoridades y quién sabe, hasta por el mismo presidente del país, León Febres Cordero.

Esas “autoridades”, en cadena de complicidades, decidieron, como los asesinos en serie, ocultarse en la “desaparición” de los cadáveres. Y para que la familia calle y esté quieta, armaron un engranaje de mentiras, perversamente ejecutado por una teniente policía. La inconformidad de la familia Restrepo Arismendi, sin embargo, fue creciendo y rompió el cerco de fábulas puestas para ocultar la verdad del crimen cometido por policías. La terca pregunta de su madre y de su padre ¿dónde están mis hijos?, mil veces repetida en todos los centros penitenciarios, en las oficinas acartonadas del ministro de gobierno, de los políticos de turno, fue una gota de agua golpeando en la roca.

De las preguntas personales y telefonazos, los Restrepo tuvieron que pasar a la calle para que el mundo entero conozca que dos niños aprehendidos por la policía ecuatoriana estaban muertos y desaparecidos, que el crimen se quería esconder bajo siete llaves de perversidad e infamia. Los miércoles se tornaron tribuna pública obligada para la familia de Pedro Andrés y de Santiago. Personas y grupos comprometidos con los derechos humanos hicieron también suya la devoción semanal de repetir la pregunta en los umbrales del palacete de los sucesivos gobiernos que no querían dar razón: ¿Dónde están? Y, por tanto, la demanda: ¡Devuélvannos a nuestros hijos y hermanos!

Las preguntas de seres queridos asesinados o desaparecidos se multiplicaron. No eran solo los hermanos Restrepo, había más violaciones a la dignidad y a la vida cometidas por miembros de las Fuerzas Armadas, obedeciendo a la misma política socialcristiana de matar primero y averiguar después. La bandera blanca con los rostros de Santiago y Andrés encabezó una terca marcha de familiares que, a golpe de miércoles en la Plaza Grande, se volvió un torrente poco manejable para los gobernantes. Al cabo de algunos años, gracias a las mil idas y venidas de la familia de los hermanos Restrepo, se lograron rescatar y armar piezas del rompecabezas. Las piezas más importantes, los restos mortales de los chiquillos inocentes, siguen en la sombra, escondidos por las mismas manos criminales y sus encubridores. Alguien sabe, alguien calla.

Los miércoles de la plaza, los festivales, las celebraciones religiosas, las marchas, los pitos, las canciones, las demandas nacionales e internacionales, y las banderas al viento, lograron que se reconozca la desaparición de los hermanos Restrepo como crimen de Estado. La familia recibió un aliciente que nunca será suficiente, ni de lejos. La pregunta sigue martillando: ¿Dónde están nuestros hijos? ¿Dónde están mis hermanos?

A los 25 años de un crimen depravado y de una gigantesca resistencia interminable de la familia Restrepo, admirable como las de las madres y abuelas de la Plaza de Mayo y de todos los familiares de desaparecidos de Nuestra América, una lección sale a flote: los derechos de las personas no se defienden en el discurso politiquero y electoralista, sino en la búsqueda de justicia y verdad que rompa los hilos del poder que asesina, de la perversidad que lo encubre y del silencio que cobija a los criminales. Alguien exige, alguien grita: ¿Dónde están los hermanos Restrepo?  Alguien sabe, alguien calla.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Editoriales, Jovenes, Libertad de expresión, Niños, Participación, Temas | Leave a Comment

De espaldas a nuestros derechos

Posted on diciembre 7, 2012

A pocos días del 10 de diciembre, Día Universal de los Derechos Humanos, el balance sobre su cumplimiento en Ecuador durante el 2012 deja que desear.  Entre las principales manchas que opacan el panorama está la criminalización que el régimen de Rafael Correa hace a la protesta social, lo cual no es nuevo en el país.
En su afán de imponer, a como dé lugar, su modelo de desarrollo extractivista petrolero y minero, y de megaproyectos energéticos, el régimen de Rafael Correa se ha ensañado con dirigentes y activistas sociales que manifiestan su oposición a este modelo.

Así por ejemplo, el 3 de marzo del 2012, mediante el operativo denominado “Sol Rojo”, en la ciudad de Quito fueron detenidos 10 jóvenes, acusados del delito de terrorismo. Aunque no se cuenta con las debidas pruebas, se los acusa de planificar acciones violentas encaminadas a desestabilizar al gobierno. Esta supuesta “conspiración” se da en el marco de la Marcha Plurinacional por el Agua, la Vida y la Dignidad de los Pueblos, convocada por organizaciones sociales, indígenas y campesinas.

Según denuncias de organizaciones defensoras de los derechos humanos, basadas en testimonios de los detenidos, sus familiares y vecinos, “durante la detención se registraron agresiones, violencia, montaje de evidencia, entre otras irregularidades al debido proceso”.

Dos meses después de su detención fueron allanados los hogares de los detenidos o de sus padres, encontrándose “evidencias” como afiches del Che Guevara, a quien paradójicamente Rafael Correa canta cada vez que puede, y discos de música protesta, de esa que también canta el Presidente en sus sabatinas.

Han pasado nueve meses de la detención y estos jóvenes continúan detenidos, sin que hasta la fecha se les haya probado ninguna de las acusaciones. Sus derechos al libre pensamiento,  a la libertad de reunión, a la libertad de organización y a la resistencia, son letra muerta.

Por otra parte, en noviembre de este año, dos dirigentes de la comuna de San Pablo Amalí, provincia de Bolívar, fueron detenidos y son procesados por terrorismo. Estas dos personas, junto con cientos de integrantes de la comuna, protestaban contra la usurpación de su territorio para la construcción de la central hidroeléctrica Hidrotambo y en defensa del agua y de sus tierras. El Fiscal de Bolívar les acusó de terrorismo y pidió su prisión preventiva. Rápidamente el juez de la causa acogió la solicitud.

Hace pocos días el gobierno convocó a la XI ronda petrolera para convocar a empresas interesadas en la exploración y explotación petrolera en el centro y sur del Oriente ecuatoriano. Las nacionalidades indígenas de la zona han expresado su frontal rechazo a la decisión unilateral de licitar los bloques petroleros. Sus argumentos son el altísimo costo ambiental, el sacrificio de 3 millones de hectáreas de la última selva virgen de la Amazonía y la necesidad de preservación de sus formas de vida y sus culturas.

Las organizaciones indígenas arguyen que de concretarse estas contrataciones, se verán afectadas de forma nefasta con la explotación petrolera y sus males colaterales como la  deforestación, contaminación de tierras y ríos con sus secuelas de enfermedades y muerte, colonización indiscriminada, entre otras.

El gobierno afirmó que realizó una consulta previa a las nacionalidades indígenas antes de la ronda petrolera. Sin embargo, sus dirigentes la consideran nula ya que no se respetó el método tradicional de toma de decisiones, no se incluyeron procesos culturales adecuados con el idioma, no informaron a las comunidades de los alcances de la exploración y explotación petrolera en sus territorios y el proceso se ha desarrollado con evidente mala fe.

Parece probable  la reelección presidencial de Rafael Correa, con lo cual el gobierno seguirá adelante con su modelo extractivista, y es de suponer que la protesta social contra este modelo se podría acentuar, al igual que la represión y la criminalización de la misma, en concordancia con un régimen que se muestra cada vez más autoritario e intolerante. Por ello, el movimiento de derechos humanos y los sectores sociales debemos estar alertas y preparados para dar respuestas oportunas ante tal situación.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Página siguiente »

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.