Adolescentes: derechos invisibles en campaña

Posted on enero 24, 2013

Adolescentes, ellas y ellos, que según la norma son las personas que van de 10 a 19 años; que constituyen un abrumador 20 por ciento de toda la población ecuatoriana; que tienen derechos que aparecen en el Código de Niñez y Adolescencia o en la Constitución; que pueden votar desde los 16, si quieren; y pueden ser candidatos desde los 18, si quieren; ellos y ellas, aparecen esporádicamente en las propuestas de campaña electoral, y casi siempre, desde análisis que tiene que ver con leyes para juzgarles por sus infracciones, rehabilitarles e insertarles. Sin embargo, ellos y ellas, adolescentes, llenos de presente y futuro, tienen necesidades, es decir, d e r e c h o s, que el Estado, los gobiernos, los candidatos y candidatas, como buenos núcleos de reproducción del modelo social adultocéntrico y patriarcal, desconocen, ya que para ellos son invisibles.

Hablar de derechos de adolescentes en Ecuador, es hablar de derechos que deben dejar de ser invisibles también en la campaña electoral que ha entrado en una fase de intenso ritmo y derroche de… ¿de qué? ¿De propuestas para este sector poblacional? Muy pocas. ¿De iniciativas para que los derechos adolescentes se tornen principio y fin de la competencia electoral? Escasas o ninguna. ¿De nuevas formas de debatir problemas y soluciones y llevarlas a la práctica? Tampoco. Por lo pronto, en la campaña, se evidencia una competencia de todos contra las candidaturas del movimiento oficialista.

Graciosamente, penosamente mejor, los discursos de los recorridos electorales son millones de palabras que pretenden dejar en soletas la gestión del gobierno actual y sus candidatos, sobre todo al presidenciable. Luego, en el esquema discursivo, los otros candidatos, se animan a decir que ellos no harán lo que ha hecho al actual gobierno, que serán diferentes, que darán la vuelta lo que ha hecho. El discurso de campaña, se ha tornado monótono, todos contra uno y uno contra todos, y hay candidatos qa quienes mejor les iría callando, porque cada vez que hablan, pierden adeptos.

Ellos y ellas, volviendo al tema que hoy convoca, a d o l e s c e n t e s, requieren la mejor educación a lo largo de su vida, de acuerdo con sus intereses y capacidades, incluyendo educación para la sexualidad integral y científica, no plagada de moralismo y silencio. Tienen derecho a los mejores, confidenciales, oportunos y eficientes servicios de salud, que les proporcionen atención e información para el cuidado completo de su salud, incluyendo servicios de salud sexual y reproductiva. Tienen derecho a una vida sin violencia de ningún tipo, incluyendo la estigmatización que aún persiste en ciertos medios masivos. Tienen derecho a que nadie les utilice para delinquir o para tirar piedras, para modelar pegando afiches o para bailar en tarimas ofreciendo helados. Nadie tiene derecho a utilizar a los y las adolescentes.

Pero, además de estas necesidades obvias, ellos y ellas, tienen derecho para invertir su tiempo propio, es decir, esa franja de tiempo diario –hasta de seis horas diarias- que les queda luego de estudios y oficios domésticos, en actividades que les permitan crecer y desarrollarse más y mejor: artes plásticas, teatro, danza, música, deportes (que no sean solo fútbol en la calle), ballet, artes marciales, gimnasia, atletismo, natación, escalada, pintura, escultura, artesanías, y un montón más de actividades que nos hacen, a todas las personas, mejores personas. Tienen de derecho a tener la oportunidad de dedicar su tiempo libre en cualquiera de estas actividades de forma gratuita, cercana a su casa, de calidad y de forma permanente (no solo en los cursillos vacacionales a los que accede una minoría de adolescentes). Por tanto, tienen derecho a que los gobiernos nacional o local, desarrollen iniciativas para asegurar los espacios (que pueden ser todos los colegios de todo el país) y los o las instructoras de todas las disciplinas para todos y todas las adolescentes de todos los rincones del país. Este es un derecho básico para ellos y ellas.

Por ahora, nadie habla de este derecho. También en la agenda del actual gobierno, es invisible.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Editoriales, Jovenes, Niños, Participación, Temas | Leave a Comment

Los medios del presidente

Posted on julio 12, 2012

Hace algunos días el presidente Rafael Correa prohibió a los ministros y demás funcionarios  de alto nivel del gobierno conceder entrevistas a los medios de comunicación privados. Según el primer mandatario, la medida sería para evitar que estos medios se llenen los bolsillos de dinero con las mencionadas entrevistas.

El argumento presidencial resulta poco convincente. Los medios de comunicación obtienen el grueso de sus ganancias de la publicidad y de otros negocios como por ejemplo, en el caso de los periódicos, de la importación y venta de papel periódico. Más bien, el gobierno por medio de una publicidad masiva y agobiante en los medios privados, ahí sí está contribuyendo a llenar y seguir llenando de dinero los bolsillos de esos medios. Para ser coherente, debería suspender la publicidad gubernamental en dichos medios. Por cierto, la propaganda gubernamental también es masiva en los medios públicos.

Por lo tanto, el problema está por otro lado. El presidente ha identificado a los medios privados como los principales enemigos de su gobierno y no les ha escatimado todo tipo de críticas y ataques. No hay cadena sabatina que no sea aprovechada por el presidente para fustigar a lo que él llama prensa corrupta. El mandatario tiene razón al decir que los medios privados son empresas con fines de lucro. Todas las empresas privadas lo son.

Y ciertamente defienden sus propios intereses. Pero también tienen una función que es la de al menos permitir que la ciudadanía pueda contrastar la información oficial y tener fuentes alternativas. A través de los medios privados, pero no solo gracias a ellos, se han hecho públicos en este gobierno pero también en todos los anteriores, denuncias de corrupción, de malos manejos públicos, de irregularidades y de otras faltas cometidas por funcionarios del gobierno. Seguro que no todas las denuncias son ciertas, pero otras sí.

Para el gobierno resulta molesto, incómodo y hasta irritante los cuestionamientos, críticas y suspicacias  provenientes de entrevistadores de medios que no están  alineados con el régimen. Esto le puede quitar algo que es fundamental para el gobierno: el porcentaje de aprobación entre el electorado. Y el 2013 es un año electoral. Peor si sale a la luz alguna denuncia de corrupción.  Por lo tanto, la medida de prohibición deja en claro un cálculo electoral del gobierno y su escasa tolerancia a  la crítica.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Libertad de expresión ¡para todos y sin intermediarios!

Posted on mayo 4, 2012

En el año 2010, varias organizaciones de jóvenes en Ecuador, integrantes de la Red de Radialistas Juveniles, realizaron un ejercicio ciudadano de veeduría sobre las representaciones y tratamiento informativo que los medios de comunicación realizan sobre los temas de la sexualidad de adolescentes y jóvenes. Esta experiencia se concretó en el Observatorio de Medios en la Mirada Juvenil.

Los resultados de este monitoreo no son del todo alentadores porque, a pesar de que en Ecuador el 20% de la población es adolescente, apenas 3%, en una muestra de más de 3 mil notas de periódicos, presentan temas relacionados con adolescentes y jóvenes, mientras que, la proporción de anuncios dirigidos o que utilizan imágenes de adolescentes y jóvenes, es el doble. ¿Qué refleja este dato? Simplemente que los medios monitoreados en 9 provincias del país, encuentran en la juventud un rico nicho para promover el consumo, poco importa la promoción de su espíritu crítico, su educación y su cultura.

Otra de las “perlas” descubiertas por las y los jóvenes investigadores de la comunicación se relaciona con el manejo que hacen los medios monitoreados a las representaciones de la juventud.  En el 12% de fotografías se incurre en un manejo cuestionable porque no se protege la identidad de niñas, niños o adolescentes, se exalta la violencia, la pobreza; se muestra personajes como objetos sexuales y se recrean roles patriarcales, adultocéntricos o machistas. 70% de imágenes proponen a la mujer como objeto sexual, objeto decorativo o en actitud de víctima.

La Red de Radialistas Juveniles, como muchas otras iniciativas de la sociedad civil, quisiera acceder a espacios en los que su voz sea escuchada, no  necesitan que les “den diciendo”, que les “den pensando”,  y peor todavía,  que les representen de una manera tan limitada como la que revela este observatorio.

Para garantizar el disfrute y el respeto de los derechos humanos  es indispensable generar condiciones que permitan que el derecho a la libre expresión y opinión, así como el acceso a la información estén al alcance de todos.

Para ejercer la libertad de expresión hace falta que la información que nos proporcionan los medios sea veraz, imparcial y contextualizada, es decir pensada en las necesidades de la sociedad, porque el derecho a la información no es un derecho individual sino social. Requerimos información de calidad, ética y con responsabilidad social. Queremos una información plural, sin censura previa, pero con responsabilidad ulterior, independiente de los poderes políticos y económicos.

El director del Centro de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina, CIESPAL,  informa que el diario LaHora de Ecuador, el 3 de febrero de 2011, en su página B3, publicó una nota titulada “Observatorios chimbos”.  El titular hace referencia al observatorio de medios de CIESPAL, y a sus profesionales se refiere como “plumíferos” que han recibido billete del gobierno. Pese a las reiteradas exigencias  de rectificación, los directivos de La Hora nunca dieron una respuesta satisfactoria, pero sí recibieron un correo electrónico del presidente del diario, que concluía “cualquier asunto adicional acuda a las instancias judiciales que desde ya están controladas por el gobierno”.  Nos preguntamos entonces ¿dónde está la responsabilidad del medio para emitir información verificada y no sustentada en rumores?  La respuesta “si no le gusta, métame juicio”, o si no le gusta “cambie de canal” ¿es una respuesta que refleja la responsabilidad de los medios hacia la ciudadanía? ¿Entendemos la libertad de expresión como un derecho universal, o es acaso potestad de los dueños de los medios de comunicación?

La libertad de expresión, como todo derecho, conlleva también un deber: la obligación de asumirlo con responsabilidad social y es parte de otro gran derecho, el derecho a la comunicación. Este derecho lo tenemos todas las personas y por ello, los diversos sectores ciudadanos deberían acceder a los medios no solo como consumidores, porque esa es una visión errónea de la comunicación.

Para ejercer el derecho a la comunicación los sectores sociales deben contar con las condiciones materiales que les permitan producir sus propios mensajes, llámense programas radiales, televisivos, notas de prensa y otras. Deben además ser tomados en cuenta como voceros para informar y opinar sobre las situaciones que nos competen a todos.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano señala que “las voces de la gente, sin intermediarios, suenan más verdaderas”. Pero para que las voces de la gente común y sus verdades suenen a través de los medios, todavía existen muchas limitaciones que impiden a los ciudadanos tener acceso a los medios de comunicación.

El informe de la Comisión para la Auditoría de las Concesiones de Frecuencias de Radio y Televisión, presentado en el año 2010, revela que el 40% de las concesiones de frecuencias en Ecuador habían sido obtenidas de forma ilegal o mediante prácticas ilegítimas, además demuestra el altísimo grado de concentración de estas frecuencias en manos privadas y/o en grupos empresariales de medios conectados con los sectores financieros y comerciales del país y del exterior.

Este informe brinda ampliamente suficientes elementos para justificar la democratización del acceso y uso de las frecuencias de radio y televisión.

Catalina Botero, Relatora de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, señala que “si buscamos defender la libertad tenemos que atender a esta doble vía: no solamente la libertad de quienes tienen la posibilidad de hablar porque tienen los medios para hacerlo y ser escuchados, sino que todos podamos competir en igualdad de condiciones para entrar en el mercado informativo. Pero además, considerar no sólo la libertad de informar sino también de informarse, la libertad de tomar decisiones informadas”.

¿De qué decisiones informadas hablamos cuando las mujeres  han sido relegadas de este derecho al no contar, en la mayoría de casos, con información o educación necesaria porque los Estados no han garantizado suficientemente su acceso? Tampoco han garantizado el acceso a medios para que las mujeres emitan su opinión, al igual que a programas de salud y de prevención de la violencia. Estos factores han influido negativamente, a decir de Frank La Rue, Relator para la Libertad de Expresión de la OEA, para que ellas puedan tomar libremente decisiones informadas.  Yo añado que estos factores inciden en la todavía limitada participación de las mujeres en la esfera pública.

La Plataforma de Acción de Beijing de 1995, expresa su preocupación por la constante proyección de imágenes negativas y degradantes de la mujer, así como su desigualdad en el acceso a la tecnología en la información.

El ejercicio de la libertad de expresión necesariamente conlleva una mayor participación de la mujer en asuntos públicos y en la toma de decisiones sobre aspectos que pueden influir directamente en su desarrollo, lo cual en el país es todavía limitado por los factores expuestos.

En este escenario, los movimientos sociales tienen el desafío de vigilar porque el Estado cumpla con su obligación de generar condiciones para el ejercicio de los derechos a la comunicación y dentro de ellos, el de la libertad de expresión.

Tienen también el desafío de hacer otra comunicación, fortaleciendo los medios populares y comunitarios, creando nuevos medios y espacios de comunicación que eviten reproducir las mismas limitaciones que cuestionan al sistema vigente.

El Estado debe tener claro que la libertad de opinión y expresión, así como el acceso a la comunicación, son herramientas que pueden coadyuvar a la erradicación de la pobreza porque los grupos sociales que ejercen este derecho pueden informarse, demandar sus derechos y participar en el debate público para generar cambios sociales y políticos. El Estado tiene la obligación de demostrar tolerancia con el pensamiento crítico y las posiciones divergentes a las suyas, tomando en cuenta su rol activo en la promoción y protección del derecho a la comunicación.

Los medios de comunicación, de asumir su responsabilidad social, jugarían un importante papel como generadores de participación. La sociedad requiere personas y grupos capaces de abordar los problemas de la pobreza, el hambre, las enfermedades, la discriminación, el deterioro del ambiente. Los medios se enriquecerían, y la sociedad también, con la participación de mujeres, jóvenes, indígenas, afros, montubios y otras tantas diversidades que hacen la riqueza del país.

Demandamos que los medios cumplan con su responsabilidad social en cuanto a la calidad de contenidos que ofertan. Nos indigna constatar que las audiencias con bajo nivel de criticidad consumen imágenes globalizadas de ser mujer, lo cual no es inocuo ni mero entretenimiento sin carga ideológica. Los inocentes roles de las modelos o de los machos de las programaciones son reflejo de una concepción predominante y tienen un poder influyente en los juicios, valores y comportamientos de hombres y mujeres.

No podemos seguir siendo insultados con mensajes como el emitido hace dos años por un vocero de RTS, canal 5, cuando dijo que “los negros no tienen cerebro, en lugar de cerebro tienen dos cacahuates, por eso solo sirven para patear pelota”

Este tipo de insultos a la condición humana hablan de la urgencia de una instancia reguladora de los medios de comunicación, en la que la sociedad civil ponga su mirada crítica, porque sin participación social no hay libertad de expresión.

La redistribución equitativa de frecuencias, el control sobre los mensajes discriminatorios y ofensivos, junto con otros temas indispensables para la libertad de expresión que hoy se debaten en el país, no son dádivas de ningún régimen, son conquistas producto de las luchas sociales, como todo lo que tiene que ver con los derechos humanos.

A nombre de la libertad de expresión, los medios están obligados a dar información de calidad, los ciudadanos a exigirla y el Estado a garantizarla. Creemos firmemente que otra comunicación es posible a través de normativas firmes, de actores nuevos y diversos y de espacios en los que las antiguas y las nuevas tecnologías de la comunicación estén al alcance de todas y de todos. PRODH

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Jovenes, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Ley de Comunicación: amenazas y oportunidades

Posted on abril 19, 2012

Entre las cosas pintorescas que suceden en el Ecuador está la interminable aprobación de un instrumento trascendental para el funcionamiento de la democracia, la Ley de Comunicación. Más de dos años, y no acaban de ponerse de acuerdo quienes toman las decisiones tratando de contentar al gato y al garabato, en medio de intereses polarizados y apasionados debates.

Los empresarios de la comunicación gastan los tan preciados minutos de radio y televisión -y harta tinta- argumentando lo peligrosa que es la propuesta de ley. Temen que la libertad de expresión esté en riesgo, dicen que será finalmente el Ejecutivo quien controle lo que se dice o no se dice en el país.

Por su parte, un buen grupo de organizaciones sociales y medios de comunicación ligados a los procesos populares, no encuentran perfecta a la propuesta presentada por el asambleista Andino, sin embargo dicen que se acerca a las aspiraciones largamente acariciadas, no solo en Ecuador, sino en otros países del continente.

Por ejemplo, la reversión al Estado de cientos de frecuencias otorgadas ilegalmente, y  con ello el final de los monopolios de medios de comunicación privados. Otros aspectos trascendentales para la democratización de las comunicaciones, y que recoge la ley, son el acceso de sectores comunitarios al 34% de las frecuencias y la garantía de espacios  en los medios de comunicación a la música de autores nacionales.

Esta ha sido probablemente la ley más debatida y la más controversial bajo la presidencia de Rafael Correa. Es que en ella se juegan muchos intereses: los de los dueños de los medios de comunicación privados, los del gobierno, los de las organizaciones sociales, los de los partidos políticos, los de los colectivos de artistas -sobre todo de músicos- los de los gremios de comunicadores, los de la ciudadanía en general.

El gobierno actual ha llevado al plano político prácticamente todas sus actividades, dentro de un contexto de pugnas frontales y descalificaciones contra todos quienes critiquen o disientan de sus ideas. La Ley de Comunicación no ha sido la excepción, y genera escepticismo para quienes no comparten el centralismo que caracteriza a la gestión pública del régimen de Correa.

Desde estos sectores surgen interrogantes. Si se aprueba la ley ¿será que el Consejo de Regulación de Medios,  en el cual el Ejecutivo tendrá mayoría (al controlar a delegados del Ejecutivo, Legislativo y Participación Ciudadana) se constituirá en un sexto poder al servicio del gobierno para controlar y censurar a medios y periodistas, afectando así a la libertad de expresión? ¿Será que las frecuencias para sectores comunitarios irán preferentemente, o incluso exclusivamente a las organizaciones alineadas con el régimen?

Lo cierto es que, de no contar con una Ley de Comunicación que ponga el cascabel en al gato -largamente acostumbrado a visibilizar las opiniones exclusivamente de los grupos de poder- los sectores sociales, los grupos de artistas, y comunicadoras populares seguirán invisibilizados y realizando esfuerzos que, no por falta de calidad, sino por carencia de reconocimiento y recursos, logran incidir de forma limitada en la opinión pública.

Quienes nos sentimos ofendidos e indignados por la pobre calidad y cantidad de espacios de representación en los medios de comunicación, entendemos que libertad de expresión no es lo mismo que libertad de empresa, y que la riqueza y diversidad de nuestro país requiere de una ley equitativa y plural. Nuestra acción organizada deberá incidir para evitar las amenazas del régimen de turno, pero también la eterna mirada sesgada a la que nos han acostumbrado los medios.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

¿Por qué apoyar la Ley Orgánica de Comunicación?

Posted on febrero 17, 2012

Ecuador ha sido tradicionalmente un paraíso para las corporaciones de comunicación, un mismo propietario -con frecuencia dueño también de algún banco- tenía a su haber canales de televisión, emisoras radiales y uno que otro periódico.

En ese escenario ¿a qué intereses y visiones responderá lo que vemos y escuchamos a través de los medios de comunicación? ¿Será que sus mensajes reflejan las necesidades, aspiraciones y posiciones de la gente común, o será que alimentan el afán acumulativo, presentan la inequidad como algo normal y nos hacen creer que una sociedad es democrática solo cuando favorece la participación de los poderosos de siempre? ¿Es así como se entiende la libertad de expresión?

Hace más de dos años que la Asamblea Nacional no logra aprobar una ley que reglamente la comunicación en el país. En la actualidad, entre los más acalorados debates, está en la puerta del horno un proyecto de ley que, entre otros aspectos, regula la propiedad de los medios eliminando los monopolios, autorizando una sola frecuenta matriz de radio en AM, una en FM y una de televisión a una misma persona en todo el territorio nacional.

De ser aprobada esta ley, democratizará la radio y la televisión distribuyendo equitativamente las frecuencias: 33% para medios públicos, 33% para medios privados y 34% para medios comunitarios.
De esta manera, las organizaciones sociales, los jóvenes, las mujeres, la población indígena y otros sectores tradicionalmente invisibilizados por la comunicación privada, finalmente podrán acceder a canales para que se escuche su voz.

Una sociedad que consume mensajes violentos, sexistas, racistas y discriminatorios, que alimenta la xenofobia y el rechazo a las diversidades, no puede de ninguna manera aportar en la construcción de la cultura de paz.

Es tiempo de que se reconozca a la comunicación como un derecho de todas y todos, venciendo así la tradicional concepción de ver en ella una mercancía a ser adquirida por el mejor postor.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Protesta social en la mira

Posted on noviembre 10, 2011

El actual régimen ha demostrado preocupación por el área social, realizando
muy importantes inversiones en salud y educación. En cambio, la protesta
social ha sido no solo condenada, sino francamente criminalizada. Al
menos 200 dirigentes sociales e indígenas enfrentan juicios por sabotajes y
terrorismo. La zona de Kimsacocha en Azuay ha sido militarizada, al igual que
la de Río Bravo, cerca de Chone, en Manabí. Dentro de este contexto, hace
poco fue detenido en Ibarra, de manera arbitraria e injusta Marco Guatemal,
presidente de la FICI, organización de Imbabura adscrita a la CONAIE. Esta
acción tomó el gobierno aduciendo que el dirigente indígena lideró el cierre de
vías en una protesta contra el Proyecto de ley de Aguas.

El cierre de vías no es nada nuevo en nuestro país. Se ha usado como medio
de protesta desde hace largos años y contra distintos gobiernos. Sin embargo,
anteriormente, los protagonistas no siempre eran detenidos y en el peor de los
casos, su detención no pasaba de unos pocos días. Ahora el gobierno utiliza
el Código Penal, un código obsoleto y represivo, contrario al espíritu mismo de
la Constitución de Montecristi para perseguir a los protagonistas de la protesta
social.

Estas prácticas dirigidas contra dirigentes sociales e indígenas atentan contra
los derechos humanos, contra los derechos de las comunidades, pueblos y
nacionalidades, contra el derecho a la protesta y a la rebelión. Todos estos
derechos constan en la Constitución de Montecristi.

El gobierno está obstinado en llevar adelante sus proyectos de minería,
petróleo y de infraestructura sin escuchar a los actores sociales que se verían
afectados por los mismos. Tampoco demuestra argumentos suficientemente
sólidos de tipo social, económico o técnico, ante los cuestionamientos de las
poblaciones afectadas.

Estos proyectos generarán ingresos al Estado, aunque más a las empresas
que usufructen de ellos. El propio Presidente ha afirmado que el gobierno
necesita de esos recursos para pagar los sueldos a policías, militares,
maestros y médicos. Pero el desarrollo no se puede realizar pasando por sobre
los sectores populares, incluso cuando se trata de cientos o de pocos miles de
personas afectadas por un proyecto. Es indispensable el diálogo, los acuerdos
consensuados, ponerse en los zapatos del otro, dejar de lado posiciones
intransigentes, el va porque va. Eso es lo democrático, eso es escuchar la voz
del pueblo.

Filed Under Ambiente, Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Radio Sucumbíos, una compañera solidaria amenazada

Posted on mayo 26, 2011

En la provincia de Sucumbíos, Amazonía de la frontera norte ecuatoriana, desde hace 19 años nació y creció una emisora radial comunitaria comprometida con la defensa y promoción de los derechos de las personas, de los pueblos y de la naturaleza. Radio Sucumbíos es parte de la historia de uno de los sectores más ricos del país por su producción petrolera, pero irónicamente con la población más empobrecida.

Radio Sucumbíos, fiel a lema, “la compañera solidaria”, camina con la gente de las comunidades asediadas por la voracidad de las petroleras, por la violencia armada que se vive en la frontera norte, por la explotación sexual de que son víctimas mujeres y adolescentes empobrecidas, por las carencias de salud y educación, por caminos que –recién hace poco- dejaron de ser rutas de tercera. Radio Sucumbíos es apoyo y voz solidaria ante los muchos otros atropellos a los derechos humanos y a los derechos de las colectividades, dando voz a quienes los opresores, heraldos de la clase dominante, quieren acallar.

Esta emisora, integrante de la Red Voces Comprometidas -corresponsales radiales por los derechos humanos- es objeto de un grave atropello al derecho a la comunicación, así como a los derechos laborales de quienes mantienen su programación. El día 16 de mayo, los Heraldos del Evangelio, congregación ultra conservadora de la Iglesia Católica, enviada hace meses para desplazar a los Carmelitas Descalzos, congregación comprometida con los excluidos, aduciendo falta de presupuesto, despidieron al personal de la emisora, con apoyo violento de la fuerza pública.

El voluntariado del Colectivo Pro Derechos Humanos, PRODH, y la Red Voces Comprometidas, manifestamos el apoyo irrestricto a Radio Sucumbíos, así como a la labor pastoral transparente y solidaria que ha llevado adelante el Vicariato de Sucumbíos, ISAMIS, durante la gestión de Monseñor López Marañón, y a la que, una orden reaccionaria de la Iglesia Católica, tiene la consigna de desprestigiar, borrar sus huellas para desarticular su fecundo trabajo pastoral y social de 4 décadas.

Por el derecho de los pueblos a crecer y autodeterminar su vida sin interferencia de legiones obedeciendo consignas externas, exigimos la salida inmediata de los Heraldos del Evangelio y la intervención del gobierno nacional para frenar la prepotencia de esta orden religiosa que pretende destrozar con el esfuerzo de una iglesia históricamente comprometida con la vida de los más empobrecidos de la región Amazónica.

Por una comunicación democrática

Solidaridad con Radio Sucumbíos ¡compañera solidaria!

Por una Iglesia al servicio de la comunidad

Por el respeto a los derechos de las comunidades y de los pueblos Amazónicos!

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Libertad de expresión, Temas | Leave a Comment

Observatorio: Medios de Comunicación en la Mirada Juvenil

Posted on noviembre 9, 2010

El Colectivo Pro Derechos Humanos, la Red de Radialistas Juveniles y la Red de Prevención de Embarazo en Adolescencia, realizan en 2010 un ejercicio de veeduría ciudadana desde la juventud, relacionado con el tratamiento que dan los medios de comunicación social a los temas relacionados con salud y derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes.

Este proceso busca sensibilizar a periodistas y comunicadores sociales en la responsabilidad de abordar los temas de juventud respetando sus derechos. Además, se quiere establecer alianzas entre las organizaciones sociales y los medios de comunicación para colocar en ellos información apegada a la realidad, necesidades y propuestas de adolescentes y jóvenes.

Medios de comunicación social y derechos humanos

Los medios de comunicación social tienen el poder de:

•    Aumentar el conocimiento del público
•    Educar en diversos temas
•    Aportar a la creación de audiencias informadas y con criterio
•    Fortalecer a la sociedad civil y su capacidad de participar en la vida del país

La comunicación es un derecho humano y es fundamental para la promoción y exigibilidad de otros derechos.

Los medios de comunicación social influyen en la cultura y deben aportar a la prevención de los embarazos en adolescentes y al tratamiento responsable y con enfoque de derechos sobre los factores que son parte de esta problemática.

El observatorio juvenil de la comunicación

Durante 2009, el PRODH y la Red de Radialistas Juveniles desarrollaron el Observatorio Juvenil de la Comunicación “Medios de Comunicación en la Mirada Juvenil”. El monitoreo de medios se realizó el 12 de agosto, Día de la Juventud y participaron 15 organizaciones de jóvenes en 8 provincias ecuatorianas.
Este estudio evidenció que el reto para visibilizar a la juventud en su real magnitud, a través de los medios de comunicación, es grande.

Prensa escrita

Del total de artículos (1291) analizados en el Observatorio Juvenil de la Comunicación “Medios de Comunicación en la Mirada Juvenil”, sólo el 6% están relacionados a temas de juventud.
El 16% de los 1291 artículos analizados reforzaron estereotipos que comúnmente se atribuyen al ser joven: violento, delincuente, consumista, alcohólico, drogadicto, etc. Esto contribuye a fomentar una imagen distorsionada de la juventud.

Radio

De las 144 noticias analizadas en los noticieros seleccionados el Día de la Juventud, solo el 9% correspondían a temas de jóvenes.
El 23% del total de noticias (144) analizadas claramente reforzaron estereotipos en la juventud asociados a la violencia, delincuencia, consumismo, sexismo.

Jóvenes, medios de comunicación y salud sexual y reproductiva

En 2010 se desarrolla la segunda fase del Observatorio Juvenil de la Comunicación “Medios de Comunicación en la Mirada Juvenil”, la cual se centra en el tratamiento que da la prensa y la radio a los temas relacionados con la Salud y los Derechos Sexuales y Reproductivos de adolescentes y jóvenes.

¿Para qué el observatorio de medios de comunicación en la mirada juvenil?

Para iniciar un diálogo informado y sin prejuicios ente los medios de comunicación y las organizaciones juveniles.
Para fomentar una práctica responsable dentro de los medios de comunicación en cuanto al tratamiento de los temas de juventud.
Para contar con aliados en los medios de comunicación, comprometidos con la prevención del embarazo en adolescentes.

El embarazo en adolescentes

En Colombia, Perú, Bolivia, Venezuela y Ecuador, viven alrededor de 7 millones de mujeres adolescentes (15 a 19 años) de las cuales, se estima que 1 millón y medio son madres o están embarazadas, la mayoría de veces sin haberlo planificado.

En Ecuador, 2 de cada 3 adolescentes de 15 a 19 años sin educación, son madres o están embarazadas por primera vez.

El 20% de jóvenes entre 15 y 19 años ha tenido al menos un embarazo.

41 de cada 100 adolescentes embarazadas no vuelve a estudiar.

El embarazo en adolescentes está asociado a:
•    Limitado acceso a información, educación y servicios de salud sexual y reproductiva.
•    Problemas en la familia
•    Violencia sexual
•    Adicciones
•    Relaciones desiguales e injustas ente hombres y mujeres (machismo)
•    Violencia de género

Esta es una problemática que trae consecuencias a la salud, la familia, la educación (deserción escolar). Pero además, es una causa y producto de las desigualdades socio-económicas, generacionales y de género.

Filed Under Comunicación, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Derechos sexuales y reproductivos, DESC, Educación, Jovenes, Participación, Salud, Temas | Leave a Comment

Si Correa no iba al Regimiento…

Posted on octubre 13, 2010

El pasado 30 de septiembre, Ecuador y una buena parte de gobiernos del planeta, constataron, con preocupación, hechos inusitados en nuestro país. Una sublevación generalizada, violenta y terminante de la tropa policial y algunos militares, caos en las ciudades y, finalmente, el intento de asesinato al Presidente. Hay varias interpretaciones de los hechos, unas de la oposición y otra oficialista. No todas las versiones coinciden  en la gravedad de lo sucedido y en las secuelas que trae para la sociedad ecuatoriana.

El llamado “periodismo independiente” y unos cuantos voceros de la derecha ecuatoriana, igual que alguna dirigente indígena, dicen que se trató de una sublevación policial por reivindicaciones salariales, conflicto que habría tenido un tratamiento mediocre por parte del gobierno, con el presidente a la cabeza. Todo fue culpa del gobierno. Los “independientes” dicen que lo del golpe de Estado es invento del gobierno y que nadie quería derrocarlo pues nadie encabezó la protesta desalmada de los policías. Por añadidura, se quejan, los medios vinculados a los poderes económicos, que hubo coartación de la libertad de prensa, debido a que, una vez en estado de excepción y por algunas horas, no les dejaron divulgar su “independiente” versión de los hechos y debieron permanecer en cadena con los medios públicos. Finalmente, dicen que el presidente y su impetuoso carácter, son responsables de lo que pasó en el regimiento y en el hospital policial.

El jueves 30 de septiembre, Ecuador fue testigo de interminables “coincidencias” a lo largo del día: paralización total de la tropa policial en todo el país; cierre de vías por vehículos policiales; atentados realizados por policías e infiltrados contra la ciudadanía; asalto al la Asamblea Constituyente y agresión selectiva a legisladores-as oficialistas; agresión violenta a periodistas de muchos medios de comunicación (lo que los autodenominados defensores de la libertad de prensa se han callado); toma y cierre de aeropuertos de Quito y Latacunga; madrugadores pedidos de renuncia al presidente desde partidos oportunistas como Pachakutik y MPD y tempraneros pedidos de amnistía para los sublevados desde voceros de partidos de oposición, la retención – secuestro del Presidente Correa en un hospital policial, y finalmente, el explícito y concreto intento de asesinato al Presidente. Además, cientos de heridos, golpeados y ocho personas fallecidas, casi todas por balas asesinas.

Estos son hechos, no interpretaciones, por tanto, cabe preguntarse lo que hubiese sucedido si el Presidente Correa, venciendo su arrebato, no hubiese ido al regimiento o si se retiraba luego de que su aparato de seguridad detectó que la cosa estaba color de hormiga en el regimiento Quito. Examinemos el escenario posible, aceptando que Correa se mantenía en la posición de no revisión de los pedidos policiales.

Si Correa no iba al Regimiento, en pocas horas, las ciudades, sus calles y plazas hubieran sido convertidas en un caos cada vez más violento e inseguro. Los asaltos contra la ciudadanía por pequeños y experimentados delincuentes, se habrían genealizado. La prolongada ausencia de la policía en las ciudades y, a falta de conflicto social, en el país se habría generado un escenario de grave inseguridad interna, que lleve a posiciones antigubernamentales radicales a las mismas Fuerzas Armadas. Del caos al derrocamiento del gobierno, era cuestión de horas.

Los “ideólogos” –nadie se traga la piedra de molino que fue un movimiento espontáneo- del caos que llevaría a condiciones para un golpe de Estado, nunca esperaron que el Presidente vaya en persona al regimiento. Ese hecho descuadró su plan. Apostaban a que las masas de servidores públicos, jubilados, estudiantes, trabajadores y ciudadanos, se sumen progresivamente, al descontento y al caos, todos a la zaga de la insurrección policial. De alguna forma, la tropa policial fue tomada como punta de lanza de un potencial movimiento social que derroque al presidente. Eso explica la virulencia de los elementos armados, vestidos de civil, que agredieron, criminalmente, a la ciudadanía y gente del gobierno. Apostaron a llenar las ciudades de espanto y a obligar al Presidente a firmar un compromiso que lo sometería –humillado- al absoluto allanamiento a las demandas de la oposición. Apostaron a que el caos tenga un nivel controlable solo con un estado de excepción y militarización total, con el as de que, en dicho escenario, los militares no acepten apagar el caos a sangre y fuego y, pidan que el Presidente renuncie.

Si el Presidente Correa no iba al regimiento, poco a poco, hubieran empezado a asomar las narices y los rostros los políticos de salvación nacional: gutierristas, guerreros de madera, socialcristianos y otros, incluyendo a los oportunísimos MPD y Pachakutik.

Si el Presidente no iba al regimiento, el advenimiento de un escenario de caos general hubiera sido cosa de uno o dos días pues, fue obvio que, esa misma mañana, en las calles, la ciudadanía no podía caminar tranquila y todo el mundo buscaba estar en casa. Los comercios pequeños y grandes se cerraron no por orden, sino por instinto de sobrevivencia. En pocas horas, el país entero fue paralizado, dejando todo el escenario para que comiencen a lucir los políticos, esos que ya sabían de la movida, porque para algo viajaron a Estados Unidos con el pretexto de defender la libertad de expresión. Si no, que el asambleísta Montúfar explique, por qué, al volver de la gira “patriótica” en USA, afirmó que harían procesos de bloqueo con las leyes en aprobación, para garantizar que nunca – nunca- se apruebe la ley de comunicación. Añadía, que la ley de comunicación, no pasará y no pasará, pues se podría recurrir a otros métodos para que no pase. ¿Genial premonición de Montúfar o sabía lo que se fraguaba?

La presencia de Correa en el Regimiento Quito se dio en un ambiente de hostilidad suprema y con policías tapados el rostro que aclamaban a Lucio Gutiérrez mientras, armados, golpeaban a la ciudadanía, a periodistas y a sus mismos colegas de la fuerza pública que no estaban con ellos y su plan del caos progresivo, violento y criminal. Si en el camino, las ciudades quedaban a merced de la delincuencia y la brutalidad de agresiones de ciertos policías y los infiltrados enmascarados, no importaba.

La presencia de Correa cambió el escenario de modo abrupto. Lo que debía ser un proceso de mediana duración, se precipitó de modo no planeado por los promotores. De buenas a primeras, sin querer, tuvieron la oportunidad de convertir en rehén al que querían lejos, derrocado, sin respaldo ni apoyo de nadie. Lo tenían a tiro y, en su falta de moral y ética, lo único que podían pensar era “firma nuestras demandas o muere”.

Si Correa no iba al Regimiento, seguramente, el final hubiera sido otro, pues el plan del caos progresivo hubiese tenido que enfrentar a una ciudadanía identificada, por muchas motivaciones, con el Presidente Correa y su gobierno reformista. La historia, las investigaciones y evidencias, permitirán aclarar el escenario que no imaginaron los golpistas.

Filed Under Asamblea Constituyente, Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Por amor a la Patria

Posted on octubre 1, 2010

El amor mueve montañas, señala el adagio popular, y no está lejos de la realidad si  miramos lo sucedido en las calles de Quito el último día de septiembre de 2010.Hombres y mujeres -adultos y jóvenes- llenos de amor por la democracia, poblaron la Plaza de la Independencia, las inmediaciones del Regimiento Quito y del Hospital de la Policía, donde se encontraba secuestrado el presidente democráticamente electo.“Nos hemos enfrentado a bestias uniformadas, arriesgando nuestras vidas por amor a la libertad y a la igualdad. Somos pueblo, estamos muchos heridos y todos -sin duda- golpeados, pero con el corazón lleno de una sed de libertad”, relata un joven activista de una de las culturas urbanas que habitan la capital ecuatoriana.El fervor democrático, la pasión por participar en las decisiones que nos competen como pueblo, no es otra cosa que amor a la patria que habitamos, que construimos y que queremos sea cada vez mejor. Una patria en la que los derechos a la integridad física, a la libertad de expresión, a la libertad de circulación no sean vulnerados cuando los grupos de poder, escudados en las llamadas “fuerzas del orden”, deciden anteponer sus particulares intereses por sobre los de las mayorías y, lo que es todavía más patético, a cualquier costo.El amor a la patria también se manifiesta con la vigilancia, activa y sin condiciones, sobre el cumplimiento de los derechos de las personas, los pueblos y la naturaleza. El gobierno de Correa, en repetidas ocasiones ha atentado justamente, al derecho constitucional que tiene la gente de resistir y manifestar su descontento frente a la política extractivista que todavía prima en Ecuador, así como a otros aspectos relacionados con la construcción de leyes. La respuesta gubernamental -amparada en la acción policial y militar- ha sido la represión, lo que indudablemente, aleja al gobierno de la base social en la que debe sostenerse.Amar a la patria, por tanto, no es hacerse de la vista gorda frente a los pasos que un gobierno inteligente y abierto al clamor popular, debe dar. Nada justifica que los cuerpos policiales, encargados de velar por la seguridad de la población, atropellen y maltraten al Presidente, a su seguridad y al pueblo al cual se deben.El pueblo no necesita intermediarios. El pueblo es soberano y la Constitución le atribuye el derecho a revocar el mandato a los gobernantes que incumplan con su obligación de respetar y hacer que se respeten los derechos humanos, todos y cada uno de ellos. La Constitución no atribuye esta potestad de intermediación a las Fuerzas Armadas ni a la Policía, quienes deberían ubicarse y ser consecuentes con los principios de subordinación al poder civil.El amor a la patria no es algo lírico ni alejado del cumplimiento de los derechos y responsabilidades que a cada uno nos compete. Mandatarios y mandantes, pueblo civil y uniformados, cada quien -desde donde le corresponde- a fortalecer la democracia.

Filed Under Asamblea Constituyente, Comunicación, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Página siguiente »

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.