¿Soberanía y dignidad o “respeto de acuerdos internacionales”?

Posted on noviembre 17, 2005

 

El Plan Colombia, que bien podría llamarse convenio Bush-Uribe, sigue causando serios dolores de cabeza a nuestro país. El fin de semana pasado, según moradores de la zona fronteriza con Colombia, helicópteros artillados y personal policial colombiano, penetraron a territorio ecuatoriano para, desde este lado de la línea divisoria, atacar a miembros de las FARC. Como ocurre en estas situaciones, no se mide la afectación que puede tener la población civil, y hubo víctimas inocentes.

 

Más allá de la triste realidad que sufren los habitantes de la zona, obligados a desplazarse al Ecuador por el conflicto armado, nos duele la evidente violación de la soberanía territorial que muy poca respuesta ha tenido de parte de las autoridades ecuatorianas.

 

Resulta sospechoso que las autoridades colombianas nieguen esta violación territorial. Tal parece que a falta de éxito en las medidas diplomáticas para involucrarnos en su conflicto, lo quieren lograr con medidas de fuerza. Si se intenta afirmar que guerrilleros colombianos ingresan a nuestro territorio y atacan al ejército colombiano desde aquí, indudablemente que es un empujón para caer en la provocación y lograr un mayor compromiso de nuestra parte.

 

Lo que nos ocupa ahora, es lo bajo que ha caído nuestro país en la defensa de su soberanía. Ocupados como están en la cortina de humo de la famosa consulta popular, el presidente y los “padres de la patria” nos pasan por las galletas asuntos serios como la firma del TLC y  el creciente militarismo gringo.  

 

El asentamiento militar en la base de Manta se ve cada vez más, como una lacra en nuestra autoestima. Ya no sólo que “vigilan” los gringos el narcotráfico, sino que se toman la molestia de “ayudarnos”, según palabras del comandante policial ecuatoriano, para detener la migración ilegal de ciudadanos ecuatorianos hacia gringolandia.  Y como era de esperarse, allí también se violó nuestra soberanía, pues en múltiples ocasiones, según testimonios de pescadores ecuatorianos afectados, militares gringos les sometieron a maltrato, e incluso tortura, además de destruir sus barcos.

 

Hay firmes rumores de que los gringos quieren ampliar el territorio que controlan en Manta, forzando incluso el desplazamiento de los habitantes de la zona. ¡A tal cinismo hemos llegado, que nos corren de nuestra propia casa! Y ¿qué dicen en Carondelet del tema? Nada. O mejor dicho, sí dicen. Que se respetan los “acuerdos” internacionales…. ¡como que podría llamarse acuerdo a la imposición de una base militar en nuestro territorio!  Y ahora resulta que la zona de la base militar de Manta pasa a ser zona prohibida para los ecuatorianos.

 

Pero, soberanía no sólo tiene que ver con el territorio. También es nuestro derecho a reclamar una soberanía política. Y en este ámbito, es importante recordar que el Presidente sigue dando vueltas al problema con la Oxy. Lejos de someterse a la Constitución y a las cláusulas del contrato que obligan a rescindirlo, las autoridades persisten en darle tiempo y espacio a la transnacional gringa, para que estructure su defensa y se haga propaganda en la prensa: ¿estarán soñando que nos olvidemos del respeto que nos merecemos?

 

En estos días llega nuevamente una misión del Fondo Monetario Internacional. Sin duda alguna, a velar por los intereses de los usureros internacionales. A la luz de la historia, y como lo afirma el ex vicepresidente del  Banco Mundial, Joseph Stiglitz: “los créditos del FMI servirán para pagar las deudas con el FMI, no para reactivar la economía”; por lo que, también es cuestión de soberanía rechazar la injerencia de dicho organismo en nuestra economía, habida cuenta que el dinero que presta, lejos de enriquecernos, nos empobrece más.

 

La soberanía por último, es un derecho de los pueblos,  y su ejercicio, también está ligada a la situación de verdadera democracia, de bienestar. Un pueblo es soberano, en tanto pueda escoger su camino, sus metas; en tanto pueda construir un presente y un futuro, en el que el ser humano sea el centro, y no las ganancias de los grupos de poder.

 

Es nuestra obligación, reivindicar la soberanía del pueblo, dentro y fuera del país.

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

Democracia y Derechos Humanos se construyen desde los pueblos

Posted on noviembre 11, 2005

La manipulación de la información por parte de los medios es una realidad. Publican lo que interesa a sus patronos y amos, distorsionan la realidad cuando así les conviene a ellos, o callan miserablemente lo que va en contra del sistema.

 

Esto lo vemos ahora mismo con la cobertura periodística de la Cumbre de los Pueblos en Argentina, que alzó su voz inquebrantable contra la verborrea y demagogia de la reunión presidencial.

 

Desde antes de que se iniciara la reunión de los pueblos, ya se hacían correr rumores que trataban de sembrar la confusión, como aquel de que el presidente Chávez no asistiría a ésta.  El rumor se inició en un comentario que hiciera el mandatario venezolano de que se hacían consultas sobre su seguridad en la Cumbre, lo que maquiavélicamente fue “interpretado” como una negativa a su participación.

 

Desviando la atención hacia los actos vandálicos que se pudieron haber producido, nada se comenta sobre el contenido de las  diferentes mesas, talleres, centros de debates y exposiciones especiales del Foro Social Mundial, o sobre las acciones del Foro Sindical de las Américas que intenta lograr una unidad y pluralidad entre diversas centrales sindicales de la región.

 

No se publica nada sobre las discusiones de temas como la militarización y la “guerra preventiva” declarada por Estados Unidos, buscando hincar sus garras en nuestras riquezas.

 

De allí, que es importante resaltar la presencia de más de diez mil delegados en las mesas de debate, así como la de artistas y otras personalidades, que acompañando una protesta pacífica, cubrieron de dignidad a nuestro maltrecho continente.

 

Debemos mencionar algunas de las conclusiones a las que se llegó en esta cumbre social, tomadas de la página de rebelion.org; a saber:

 

*       Las negociaciones para crear un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) deben ser SUSPENDIDAS INMEDIATA Y DEFINITIVAMENTE, lo mismo que todo tratado de libre comercio bilateral o regional.

 

*       Asumimos la resistencia de los pueblos andinos y de Costa Rica contra el Tratado de Libre Comercio, la de los pueblos del Caribe porque los EPAs no signifiquen una nueva era de colonialismo disfrazado y la lucha de los pueblos de América del Norte, Chile y Centroamérica por echar atrás los tratados de esta naturaleza que ya pesan sobre ellos.

 

*       Todo acuerdo entre las naciones debe partir de principios basados en el respeto de los Derechos Humanos, la dimensión social, el respeto a la soberanía, la complementariedad, la cooperación, la solidaridad, la consideración de las asimetrías económicas favoreciendo a los países menos desarrollados. Por eso rechazamos el Tratado de Protección de Inversiones que Uruguay firmó con los Estados Unidos.

 

*       Hay que anular toda la deuda externa ilegítima, injusta e impagable del Sur, de manera inmediata y sin condiciones.

 

*       Nos asumimos como acreedores para cobrar la deuda social, ecológica e histórica con nuestros pueblos.

 

*       Rechazamos enérgicamente la militarización del continente promovida por el imperio del norte.

 

*       Denunciamos la doctrina de la llamada cooperación para la seguridad hemisférica como un mecanismo para la represión de las luchas populares.

 

*       Rechazamos la presencia de tropas de Estados Unidos en nuestro continente, no queremos bases ni enclaves militares.

 

*       Condenamos el terrorismo de estado mundial de la Administración Bush, que pretende regar de sangre las legitimas rebeldías de nuestros pueblos.

 

*       Nos comprometemos en la defensa de nuestra soberanía en la Triple Frontera, corazón del Acuífero Guaraní. Por esto, exigimos el retiro de las tropas estadounidenses de la República del Paraguay.

 

*       Exigimos poner fin a la intervención militar extranjera en Haití.

 

Sólo en la medida en que conquistemos una verdadera democracia, podremos soñar en el ejercicio de nuestros derechos. Esto se puede hacer, sólo desde nuestros pueblos, y no al margen de ellos.

 

Nos unimos al grito de la Cumbre: “Otra América es posible”.

Filed Under Uncategorized | Leave a Comment

De un lado: muerte, de otro: esperanza.

Posted on noviembre 4, 2005


 

Sumidos como vivimos en huracanes, no naturales sino humanos: politiqueros, económicos, sociales, etc., resulta revitalizante tener buenas nuevas, aunque sea de vez en cuando. Claro, la no pasividad de los movimientos sociales frente al vaivén (o mejor dicho, va y viene) del presidente, es siempre un resplandor.

 

Pero ahora nos queremos referir a otra noticia. Aquella que apareció en el diario El Comercio del domingo 30 de octubre de este agitado año 2005. Es la que se refiere a las 200 personas que, en la parroquia Santa Martha de Cuba del cantón Tulcán, provincia del Carchi, han aprendido a leer y escribir.

 

La nota trasluce la emoción vivida por las personas, adultos todos, que con el programa de alfabetización “Yo sí puedo”, realizado con apoyo cubano y del Municipio local, dejaron de ser analfabetas. Al menos, ya podrán leer y escribir.

 

Según notas del Fondo de Población de las Naciones Unidas, comparado con el promedio de los países desarrollados, el grado de analfabetismo es un 25% más alto en nuestros países latinoamericanos. Y este círculo perverso de pobreza y analfabetismo, nos mantiene apenas sobreviviendo como seres humanos.

 

Las cifras del INEC para el 2001 descubren una lacerante realidad: la tasa de analfabetismo en la población indígena mayor de 10 años es de 24,0 para el total del país, 16,8 para hombres y 30.7 para mujeres. Si se comparan las áreas urbana con la rural los números asustan: 14,1 y 26,5, respectivamente. Eso muestra lo que el Estado ha logrado.

 

La Fundación Esquel, en su página de internet, revela un 11.2% de analfabetismo en el Ecuador moderno. Dentro de estas cifras, se pueden desglosar otras: el 49% de las mujeres rurales indígenas son analfabetas comparadas con el 18% de mujeres rurales no indígenas.

 

En contraste, Venezuela fue declarada Territorio Libre de Analfabetismo, este 28 de octubre.

 

Es probable, que ni los mismos campesinos, graduados del curso, se den cuenta del avance que lograron, de las puertas que se les pueden abrir con la adquisición de esas habilidades. La verdad, es que sólo los grupos de poder y sus monigotes gobernantes, miden en su real dimensión lo que significa poder acceder al conocimiento. De allí que el Estado destine tan poco presupuesto para educación. Claro, menos lectura, menos reflexión, menos discusión, más borregos al matadero (léase TLC, petroleras, transnacionales).

 

El leer, y sobre todo, entender adecuadamente lo que se lee, que es otro problema que se deberá abordar con todas esas personas que se graduaron en el curso mencionado (también en muchísimas de nuestras escuelas  y colegios), le rescata al individuo del embrujo del consumismo mediático, donde las imágenes lo son todo. Donde “las letras pequeñas” están muy bien ocultas y embobados quedamos con los colores y fulgores que nos muestran las propagandas de lo que está de moda, aunque sea fútil e innecesario. Y eso es así no sólo para lo comercial, sino también en la politiquería, mal llamada política. Si en lugar de envenenarse con los culebrones de la tele, pudieran nuestros conciudadanos acceder a literatura que les oriente a reflexionar, a cuestionar sus pobrezas y tristezas. Claro, eso implica entrar en terrenos difíciles: por ejemplo, la posibilidad económica de llegar a los libros. Pero, también allí radica una de las maravillas de dejar de ser analfabeto o analfabeta: el gusanito de la curiosidad empujará a buscar otras verdades, otra “lectura” de la realidad, otros horizontes. Y por supuesto, a no dejarnos engañar con la vocinglería de campaña, ahora que ya se acerca la feria de mentiras (nos referimos, al tiempo de elecciones).

 

Cuando el imperio sigue cubriendo de muerte al otro lado del mundo, es meritorio que países como Cuba y Venezuela, continúen sembrando educación y esperanza. Es meritorio, inmensamente meritorio, la labor que el Municipio de Tulcán ha llevado adelante con esta campaña. Otras provincias deberían seguir el ejemplo, sobre todo aquellas en las que la población rural es grande, a donde las escuelas no han llegado. Ese también es nuestro papel: exigir, reclamar ese derecho como país. No dejaremos de ser pobres de la noche a la mañana por saber leer y escribir, sólo es un comienzo. Pero, será más fácil conquistar el presente y el futuro.

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.