Más Flores, Menos Pan, o El Trigo Esclavo Neoliberal

Posted on julio 29, 2006


 

Cualquiera de los dos serían buenos titulares. Ambos expresan, en el fondo y la forma, el drama de nuestro país y en todo el orbe neoliberal.

 

El precio del trigo subió en el mundo porque cada vez se siembra menos trigo.

Se siembra menos trigo pero se siembra más flores. Libertad para la empresa privada.

 

Hace 20 años, Ecuador exportaba trigo. Hoy, nuestro país importa harina (los importadores se frotan las manos). Los agroindustriales limpiaron los terrenos más fértiles de todo vestigio de trigo, lenteja, papas y maíz, para sembrar flores, flores, flores y flores. Ayer, campesinos, hoy, obreros de agroindustrias.

 

Los dueños de las floricultoras pagan salarios de miserables a las obreras que llenan los aviones de pétalos y colores. Los exportadores se frotan las manos.

 

Los floricultores se cortan las venas por el libre comercio neoliberal. Viva la libertad.

 

Menos trigo a mayor precio y sube el costo del quintal de harina de trigo.

Los importadores, cuasi monopólicos (poco neoliberales) se frotan las manos.

 

Los panaderos tienen que subir el precio del pan… Precios de libre flotación neoliberal.

 

El  pan de ayer hoy está más pequeño. Si es del mismo tamaño, cuesta un poco más.

 

Las familias empobrecidas del Ecuador, más del 70%, deciden reducir el pan de la desvencijada mesa cotidiana. Las hambrientas mesas de los pobres no tienen flores.

 

Viva el libre comercio neoliberal. Nadie tiene la más mínima posibilidad de regular qué se siembra, si flores o trigo, si brócoli o lenteja. El Estado es un monigote que aplaude la libre iniciativa privada que barre el trigo para inundar de flores las mesas, los salones y castillos de los que puedan pagar.

 

Viva la libre empresa. Menos trigo más flores. Más hambre para unos y más dólares para otros. Los importadores de harina y los floricultores se frotan las manos y saltan en un pie. Los panaderos venden el pan más caro o le comprimen. El pan es un esclavo neoliberal.

 

Las familias empobrecidas tienen menos pan en la mesa de cada día. Y tampoco tienen flores. ¡Viva el libre comercio neoliberal! ¡Arriba la libre empresa!

 

El Estado monigote y sus gobernantes de turno aplauden y hacen mutis por el foro.

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

De rodillas, afligidos y… sin vergüenza

Posted on julio 21, 2006

 

 

De rodillas. Los empresarios ecuatorianos viajaron a Estados Unidos a pedir perdón al amo del norte. Pidieron perdón porque el gobierno de su país, aunque sea a la fuerza, rompió el contrato con la petrolera OXY. Perdón porque el gobierno ecuatoriano, presionado por los movimientos sociales, no aceptó todos los términos del tratado de libre comercio que ni los mismos gringos empujan con convicción.

 

Fueron a pedir perdón porque las organizaciones populares de la Amazonía tienen arrinconada a la petrolera TEXACO con un juicio por la contaminación salvaje del suelo y la vida. Pidieron perdón porque en su país se expidió una nueva ley de hidrocarburos que intenta equilibrar las ganancias de las petroleras transnacionales y los ingresos del país.

 

Afligidos. Los empresarios ecuatorianos llenaron un salón de flores, brócolis y manjares para que los empresarios y congresistas gringos entiendan el acto de sincera contrición. Ofrecieron flores de todos los colores, arregladas y perfumadas para aplacar la ira del amo gringo que no quiere renovar el acuerdo de preferencias arancelarias (ATPDA), aunque el país se lo ha ganado según los términos de acuerdos previos. Afligidos ofrecieron una cena porque, para esos tristes empresarios, el ATPDA no es un derecho sino un favor del amo gringo. Están acostumbrados a la sumisión, no saben de relaciones internacionales equitativas, dignas, soberanas.

 

Los empresarios, de rodillas, refunfuñando, dijeron que no tienen nada que ver con las decisiones del gobierno de su país frente a la prepotencia de las petroleras y los anhelos de dominación del mercado. Afligidos, dijeron que sus cámaras de comerciantes, empresarios y floreros, no hubieran roto con la OXY y que no hubieran enjuiciado a la TEXACO, ni en sueños. Que ellos seguirían dejando que las petroleras foráneas se alcen con el santo y la limosna (porque ellos medran –aprovechan- de los negocios de esas transnacionales) y que hace fuuuu hubieran firmado el TLC tal como los gringos mandan.

 

Afligidos, los empresarios pidieron perdón con flores, brócolis y manjares. Ellos, penitentes y mortificados, no entienden la palabra dignidad. Dicen que la dignidad termina donde comienzan los negocios. Para ellos, prósperos empresarios martirizados, la soberanía nacional es un chiste de mal gusto que hay que nombrar solo en voz baja.

 

Sin vergüenza  alguna, los empresarios dijeron que el gobierno ecuatoriano no era su gobierno porque no hacía lo que ellos querían y que ellos saben lo que conviene al país. Sin vergüenza renegaron de las posiciones nacionales ganadas a pulso por los movimientos sociales, porque eso no va con sus negocios.

 

De rodillas y afligidos, fueron a confesarse con los amos gringos. Dijeron, en resumidas cuentas, que hoy les da vergüenza ser ecuatorianos. Les duele en el alma que se pierdan, según su aritmética empresarial, unos miles de empleos (con sueldos miserables, sin derechos y precarios) porque sin esos obreros se les escapan millones de dólares que les entra con las ventas de flores, banano, brócoli, mango, sal, harina, energía, etc. al mercado gringo.

 

Tristes empresarios, afligidos, sin vergüenza alguna, avergonzados de ser ecuatorianos aunque la selección haya jugado bien en el mundial. Sin vergüenza reniegan de ser ecuatorianos, afligidos… de rodillas.

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

¡No más militares al servicio de las petroleras!

Posted on julio 14, 2006


 

La reciente represión y detención de campesinos en zonas petroleras por parte de elementos de las fuerzas de seguridad del Estado -Fueras Armadas y Policía Nacional– cuestiona nuevamente el papel de estas instituciones en lo referente a la así llamada seguridad petrolera.

 

El petróleo es un recurso estratégico y la principal fuente de ingresos del país y por lo tanto, sus instalaciones y personal deben contar con una adecuada seguridad. Pero de esto, a la represión pura y dura, y a las detenciones ilegales, hay una gran distancia.

 

Con el pretexto de recurso estratégico, las empresas petroleras transnacionales han logrado del gobierno que elementos de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional se desempeñen como si fueran guardias de seguridad privados. Se trata de personal que sigue órdenes e instrucciones de la empresa como si fueran empleados de estas compañías.

 

En el caso sucedido recientemente, una protesta justa y pacífica por parte de campesinos frente a las instalaciones de le empresa PERENCO, en el campo Coca-Payamino, la protesta pacífica fue reprimida por policías y militares. Durante los hechos se detuvo al activista de Derechos Humanos, Wilman Jiménez, quien fue herido con balas de goma, a pesar de lo cual fue llevado a un calabozo militar, sin importar su estado de salud.

 

Los campesinos solamente pedían a la empresa el cumplimiento de un acuerdo ya firmado y aceptado por PERENCO: enterrar una tubería expuesta, cuya temperatura de más de 100 grados había provocado quemaduras y otras heridas en varios hijos de los campesinos, así como la muerte de animales propiedad de los campesinos.

 

Debido al incumplimiento del acuerdo, varios campesinos del sector se acercaron al campamento de la empresa para solicitar un diálogo con los personeros de la misma, lo cual fue rechazado por las autoridades de PERENCO, quienes argumentaban que no lo hacían por no disponer de las garantías necesarias. Esto, a pesar de contar con resguardo militar.

 

Los campesinos insistieron que los militares estaban presentes y que por lo tanto sí había la seguridad necesaria y que además ellos no eran delincuentes. Simplemente querían que la empresa cumpla con lo que se había comprometido ya que no querían tener más niños quemados, ni animales domésticos muertos.

 

A los pocos minutos, llegó un helicóptero con personal militar y empezó a desalojar por la fuerza a los campesinos. Wilman Jiménez comenzó a filmar el desalojo por la fuerza, ante lo cual recibió 6 impactos de balas de goma. Luego, junto con Antonio Cango, fueron apresado por la Policía y detenido en las instalaciones de PERENCO. Las policías y militares incautaron su cámara filmadora.

 

Debido a las heridas sufridas, finalmente, Jiménez fue llevado al hospital de Orellana. Posteriormente fue trasladado a un cuartel de Policía, luego a la Brigada 19 Napo, y definitivamente fue encerrado en el Fuerte Amazonas de Shell Mera. Ahí se le comunicó que estaba preso por organizar disturbios. Elementos militares le hostigaron, intimidaron con sus armas, le colocaron en el polígono de tiro, le alumbraron con linternas durante la noche. Al cabo de 15 días de detención, fue excarcelado.

 

Wilman Jiménez permaneció detenido ilegalmente en un recinto militar siendo civil. Además sufrió varios atropellos contra su integridad física y psíquica. En fin, los Derechos Humanos de este ciudadano fueron gravemente violados.

 

¿Es acaso rol de las fuerzas de seguridad del Estado el de hacer de empleados de seguridad de las empresas petroleras transnacionales y en este rol, reprimir implacablemente a los campesinos pobres del Oriente a quienes más bien deberían proteger y asegurar su vida y su dignidad?

 

¿No tienen acaso los campesinos el derecho a reclamar contra un peligro que afecta la salud y la vida de sus hijos cómo es  el caso de la tubería hirviente junto a la carretera?

 

¿Por qué la única respuesta del gobierno, ante este justo reclamo, es la utilización de la represión a través de la fuerza pública, llámese esta Policía o Fuerzas Armadas?

 

Exigimos, y seguiremos exigiendo –hasta que se haga efectivo-, un pronunciamiento del gobierno y del Ministro de Defensa, responsables principales de velar por el respeto pleno a los derechos de los ciudadanos y de los pueblos. ¡No más militares al servicio de las petroleras!

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

El MERCOSUR se fortalece y… ¿el Ecuador qué?

Posted on julio 8, 2006


 

Esta semana se concretó el ingreso de Venezuela al MERCOSUR. Con ello  el proyecto de reconstrucción de Venezuela se afianza más.

 

Chávez le apuesta a un proyecto de desarrollo integral que va en lo interno, desde  la inclusión de los sectores abandonados dentro de un proceso de transformación social y económica, hasta el fortalecimiento de la economía interna en base a su desarrollo petrolero. Y en lo externo, con  la consolidación  de su proyecto bolivariano, al que considera como la única salida  a lo que él denomina la arremetida imperialista de Norteamérica.

 

La iniciativa de entrar a formar parte del MERCOSUR “echa por tierra”  la propaganda desplegada por los Estados Unidos, que afirma que el único interés de Chávez es el de expandir el área de influencia del gobierno cubano.

 

La propaganda gringa desconoce los avances de la revolución bolivariana en cuanto a salud, educación, vivienda e integración real del pueblo al proceso desarrollo, temas sobre los cuales las transnacionales de la información han levantado un cerco desinformativo.

 

Con esta integración Chávez le demuestra al mundo y principalmente a los gobernantes latinoamericanos, incondicionales a los Estados Unidos, que existen otras alternativas al TLC.  Alternativas que representan mejores condiciones para nuestros países, dentro de un manejo soberano de sus políticas y con un valor agregado que es el  acercamiento social y cultural de nuestros pueblos.

 

Evo Morales declaró que no pasará mucho tiempo para que también se firme el ingreso de Bolivia.

 

El gobernante de Argentina afirma que el MERCOSUR es un proyecto común que busca mejorar el nivel de vida de las comunidades de América del Sur.

 

Para Lula, es la oportunidad de proyectar las bases de una unión de repúblicas fuera de la tutela de fuerzas extranjeras.

 

Mientras vientos de integración y soberanía soplan en varios países de América. El Ecuador no termina de salir de un entrampamiento social, económico y político al que lo han llevado los gobiernos de la oligarquía, la ingerencia de los organismos financieros internacionales,  el propio  gobierno de Norteamérica y lo que es peor, las luchas intestinas de los sectores populares por abanderarse de falsos liderazgos, que han detenido el avance social.  

 

A las puertas de una nueva elección se desnudan las debilidades de los llamados movimientos sociales. Por un lado los intelectuales de la revolución, autoproclamándose candidatos y tratando de conformar una base social que les permita negociar entre sí tajadas de poder para formar alianzas pegadas con saliva.

 

Por otro lado, el movimiento indígena que aparece salpicado de los vicios de la partidocracia tradicional y que se ha visto en la necesidad de enfrentar serias contradicciones internas para consolidar un planteamiento unitario.

 

Lo cierto es que la izquierda debe depurarse en base a planteamientos que partan de la unidad por sobre cualquier otra causa, promoviendo líderes que sean el resultado del trabajo y el compromiso con un nuevo orden.  De otra manera nos aislaremos del avance social de Latinoamérica y moriremos por causa de nuestros propios errores, de nuestra visión egoísta y vanidosa.

 

Lo peor de todo es que ya no hay mucho tiempo: o nos entendemos o  proclamamos el éxito de los depredadores del País.

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

¡LIBERTAD PARA WILMER JIMENEZ!

Posted on julio 1, 2006


 

Wilmer Jiménez Salazar está prisionero de las fuerzas militares que protegen las instalaciones  petroleras de la empresa Perenco en la Amazonía ecuatoriana. Esta transnacional está en conflicto con varias comunidades de la zona. Los derechos de Wilmer Jiménez, promotor de los derechos de las personas, han sido violados.

 

Wilmer fue tomado prisionero mientras era atendido, en un puesto de salud, por heridas con balas de goma disparadas por militares, por hacer fotografías de la protesta de las comunidades. Sin orden de detención, fue reducido a prisión. Estuvo desaparecido hasta que las autoridades militares se vieron obligadas a aceptar que lo tenían en su poder.

 

Wilmer fue herido mientras acompañaba la protesta de las personas víctimas del mal funcionamiento de un tubo de re-inyección de un pozo petrolero operado por la empresa Perenco. Las comunidades reclaman una indemnización justa por quemaduras sufridas por niños y animales en Punino 1. La petrolera Perenco ha respondido amparándose en los fusiles de los militares “ecuatorianos”. La empresa intimida y amenaza a la comunidad. La petrolera hostiga y persigue a los activistas de Derechos Humanos. Pide sumisión y se ampara en el decretado “estado de emergencia”.

 

Wilmer está sometido a un juicio militar porque, dijo la autoridad militar de la provincia, la zona está en “estado de emergencia” y eso limita y coarta la libertad de las personas. En ese territorio del país, declarado en “estado de emergencia”, los Derechos Humanos quedan hechos cenizas, pulverizados, reducidos a papeles inservibles.

 

Wilmer estaba herido y las autoridades militares impidieron, por el “estado de emergencia” que se le haga el examen médico legal solicitado por su abogado. La autoridad militar de la zona dijo, públicamente, que garantizaba su salud y su vida.

 

Wilmer es un promotor de Derechos Humanos, miembro de la Comisión de Derechos Humanos de Orellana que denuncia los atropellos, la contaminación y la explotación de las empresas en la Amazonía. Los militares son sordos y ciegos a las denuncias de los compatriotas. El “estado de emergencia” no se aplica para los abusos de las petroleras o madereras, solo se aplica al campesino, al colono y al que defiende los Derechos Humanos.

 

Wilmer es una víctima de un “estado de emergencia” diseñado para cuidar los intereses de las empresas por encima de la vida, la seguridad y la dignidad de las personas.

 

Wilmer está prisionero porque vive y lucha en un territorio ecuatoriano en “estado de emergencia”, donde solo se permite manifestarse, gritar y saltar por la selección nacional de fútbol, pero NO contra los abusos de las petroleras.

 

Wilmer esta preso porque vive en un país de democracia retaceada, deshilachada y lastimera que respeta los Derechos Humanos mientras no se decrete “estado de emergencia”.

 

¡LIBERTAD PARA WILMER JIMENEZ!

Filed Under Editoriales | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.