2009: Fuera! Llucshi Kaimanta! Go Home Yankee!

Posted on diciembre 20, 2008

“Ecuador is a territory of peace. It will not permit the establishment of foreign military bases, nor foreign installations that with the propositions of becoming military bases. It prohibits the yielding of national military bases to foreign armed or security forces.”

(Constitution of the Republic of Ecuador, 2008. Article 5)

In 2009, the Ecuadorian territory will be free of foreign military presence. The base that is located in Manta, utilizing the Ecuadorian installation with the aim as a logistical and military base for foreign forces, in this case, the United States, must leave.

The exiting of the foreign base will be the expiration to an illegitimate agreement written by the social-Christian government lacking respect for the current constitutional norms that were agreed upon and approved by Congress.

The Gringo base will close because the president, Correa, understood and assumed in his governmental plan, the termination of the harmful agreement that has been revoked since the signing of the social and human rights movements.

The Americans will be leaving because the majority of the Ecuadorian population said “yes” to the New Constitution that recognizes and guarantees the national sovereignty, among other things, prohibiting that foreign military boots, from whichever country they may be, will not walk upon any location within our territory.

The exiting of the Gringo military base will be motivation to celebrate. The day the last American soldier leaves Manta and every piece of this territory will be passed into the control of Ecuador, one will have to celebrate, breathing in the air free of American military airplanes, adoring the sovereign land free of foreign footsteps that violate, sitting on the beach looking out to the horizon, conscious of the fact that nobody, beyond ourselves, should care for this land.

It will be an important event for the year to come. One must go and prepare the festive foods to celebrate along with the town bands and celebratory traditions.

The celebration will be necessary because it will be the fruit of a fight organized by popular organizations, indigenous and country people, women and the youth. With the support of solidarity sister organizations from all corners of the globe, this immense uprising of our voices and the cry for dignity against foreign presence has been heard.

The celebration must also be had due to the fact that we must remember that the conquest of one’s right is not a gift from any government or from any president. The true artifice of the exiting of the base in Manta is the organized people and their uprising and rising of their voices while exercising their right to sovereignty, peace and liberty.

The compromise of the government for the exiting of the gringos from Manta clearly explains and supports the demands brought forth by the social uprising that has been coming about for the past decade, from the time the first Gringo set foot in Ecuador with their pretenses and camouflaged objectives.

It is a necessary celebration because all the rights of the community represented in the cities and the country are pending; they will be conquered by themselves: a risen voice and organized action has never been nor will be the gift from any government.

Filed Under Asamblea Constituyente, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

2009: ¡Fuera! ¡Llucshi kaimanta! ¡Yanki, go home!

Posted on diciembre 20, 2008

“Ecuador es un territorio de paz. No se permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. Se prohíbe ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras”

(Constitución de la República del Ecuador, 2008. Artículo 5)

Para 2009, el territorio ecuatoriano se verá libre de la presencia de una base militar extranjera. La que está en Manta, utilizando las instalaciones ecuatorianas con finalidad logística y militar de un país extranjero, en este caso de Estados Unidos, deberá salir.

La salida de la base extranjera se debe a la caducidad de un convenio ilegítimo suscrito por el gobierno socialcristiano, sin respetar las normas constitucionales vigentes en ese momento, que exigían consulta y aprobación por el Congreso.

La base gringa se cierra porque el presidente Correa comprendió y asumió, en su programa de gobierno, la terminación del lesivo convenio que había sido rechazado desde su firma por los movimientos sociales y de derechos humanos.

Se van porque la mayoría de la población ecuatoriana dijo sí a una nueva Constitución que reconoce y garantiza la soberanía nacional, entre otras cosas, prohibiendo que las botas militares extranjeras, cualesquiera que sean, se ubiquen en ningún lugar de nuestro terruño.

La salida de la base militar gringa será un motivo de fiesta. El día que el último soldado estadounidense haya dejado Manta y cada pedazo de ese territorio haya pasado a control ecuatoriano, habrá que festejar respirando el aire libre de aviones militares gringos, acariciando la tierra soberana y libre de pisadas extrañas, sentándose en la playa con la mirada en el horizonte, conscientes que nadie más nosotros y nosotras mismas debemos cuidar.

Será un acontecimiento importante para el año que viene, habrá que ir preparando el bollo, la chicha y el mayto, el viche, la fritada, las bandas de pueblo y las vacas locas.

Será necesario el festejo porque es fruto de la lucha de las organizaciones populares, campesinas, indígenas, de mujeres y de jóvenes, con apoyo solidario de organizaciones hermanas de otros rincones del planeta. Este inmenso movimiento levantó la voz y el grito por la dignidad y contra la presencia de esa base extranjera.

La fiesta tendrá que darse porque, una vez más, tercamente, se recordará que la conquista de un derecho no es regalo de ningún gobierno ni de ningún presidente por sí mismo. El verdadero artífice de la salida de la Base de Manta es el pueblo organizado que levantó su palabra y exigió el derecho a la soberanía, la paz y la libertad.

El compromiso del actual gobierno para que se vayan los gringos de Manta se explica y se sustenta en la demanda levantada por el movimiento social desde hace una década, desde el primer día que llegaron los gringos con sus pertrechos y objetivos camuflados.

Fiesta necesaria porque todos los derechos que el pueblo de la ciudad y el campo tiene pendientes, serán conquistados así mismo: con la voz levantada y la acción organizada, no serán, pues nunca han sido, regalo de ningún gobierno.

Filed Under Asamblea Constituyente, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

A 60 años de la Declaración Universal

Posted on diciembre 12, 2008

Hacia 1948, estaban frescas las atrocidades de la segunda guerra mundial: muerte de 7 millones de judíos por parte del nazismo, miles de víctimas de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki por los Estados Unidos. Cuarenta  millones de seres humanos muertos durante esta guerra.

En este contexto, el 10 de Diciembre, fue aprobada la Declaración Universal de Derechos Humanos en la Organización de Naciones Unidas, ONU, como una reivindicación de derechos fundamentales del ser humano: la vida, libertad, integridad y la dignidad.

En la Declaración Universal, bajo la influencia mayoritaria de las potencias occidentales, se priorizan los derechos civiles y políticos. Convenciones posteriores, con influencia de los, en ese tiempo, países socialistas, reivindican los derechos económicos y sociales. Luego aparecieron los llamados derechos de tercera generación o derechos de los pueblos, especialmente el derecho a la autodeterminación, reclamados por los países que habían alcanzado, recientemente, su independencia en África y Asia.

El Ecuador es firmante de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y ha adherido a todos los acuerdos y pactos sobre derechos humanos. No solo eso, la nueva Constitución tiene importantes y novedosos aportes: establece los derechos de la organización ciudadana, la que constituiría el llamado quinto poder, así como los derechos de la juventud.

Por primera vez a nivel mundial, una Constitución reconoce derechos de la naturaleza. Sin embargo, es necesario que estos avances se plasmen en leyes que permitan la vigencia y garantía de estos derechos.

No es posible decir que se está construyendo una democracia, si existen casos de uso indebido y arbitrario de la fuerza o ejecuciones, por parte de la policía contra personas que expresan sus demandas. La represión en el caso Dayuma y a grupos disidentes de la minería, la muerte de delincuentes en supuestos enfrentamientos  como los casos Fybeca y Pintag, no pueden ser pasados por alto.  El Ministerio de Justicia y la Defensoría del Pueblo, deben rendir cuentas sobre su actuación en estos casos.

A 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la humanidad en general y también el Ecuador ha experimentado importantes avances en cuanto a los derechos civiles, políticos y sociales. Sin embargo, todavía existen genocidios en diferentes países, crímenes de lesa humanidad, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones y torturas.

A 60 años, la riqueza en el planeta nunca estuvo tan injustamente repartida. Una minoría de la población goza de un alto nivel de consumo y de acceso a todos los servicios básicos. Por otra parte, la mayoría de seres humanos viven en la pobreza y la miseria. En Ecuador, la mitad de personas sobrevive con menos de dos dólares diarios. El acceso a los servicios básicos, a la educación, a la salud y a la vivienda para esta población es restringido.

La vigencia de los derechos de las personas es motivo de lucha mundial, para que sus principios se conviertan en realidad y no solo promesa de buenas intenciones.  Los y las ciudadanas exigimos al gobierno, la total garantía de que los principios de la Declaración Universal, a los 60 años, son promovidos, protegidos, garantizados y cumplidos.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, Derechos sexuales y reproductivos, DESC, Editoriales, Educación, Jovenes, Libertad de expresión, Migrantes, Mujer, Niños, Participación, Salud, Soberanía, Temas | Leave a Comment

A 60 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos

Posted on diciembre 7, 2008

Me seduce, me dobla.  Es el amor por la palabra, cuanto más si es literaria. Pero ese amor a las palabras solitas, por ellas mismas, es modesto si no se acompaña de la virtud de valorarlas como expresión del espíritu, como fuente irreversible de la que brota la democracia, como gesto de identidad y de cultura.

Yo no quiero la vida si no es una vida con dignidad y… no la quiero si mi vida con dignidad no se traduce en que mi palabra valga algo en la sociedad en que vivo.

Si los derechos humanos no se escriben en la piel de las personas, si no hay quien reclame por ellos, simplemente no existen, quedan en suspenso todos los derechos cuando no hay esta participación activa, positiva de los seres humanos comprometidos, felizmente inconformes, alternativos, proposititos y sujetos de derechos, amantes de la soberanía de los pueblos y de la democracia.

“El pueblo es el mandante y primer fiscalizador del poder público, en el ejercicio de su derecho de participación”. La invocación a este artículo 204 de la nueva Constitución no puede ni debe tener atajos interpretativos: el o la ciudadana investida de toda la fuerza constituye el ingrediente imprescindible de un Estado Constitucional de Derechos y Justicia.

Se reescribe una institucionalidad que debería asegurar a los y las ciudadanas el combate a la corrupción, y una reingeniería institucional  en una sociedad democrática con enfoque de derechos humanos.

Los derechos humanos, ya no como un discurso, ya no solo como un conjunto de normas nacionales e internacionales, sino como deber primordial del Estado y su fundamental razón de ser: el Estado ecuatoriano existe para respetar y hacer que se respeten nuestros derechos humanos.  Y con un mecanismo institucional para la tutela y protección de los derechos ciudadanos y las ciudadanas, con poder moral y una dosificada fuerza coercitiva para que nada ni nadie se ponga a la sombra del respeto de la dignidad humana de todos sin discriminación.

Que las buenas intenciones triunfen, dando valor a todas y cada una de las palabras que pronuncia el pueblo. Los seres humanos finalmente en la palestra decidiendo con nuestra palabra la forma de existencia de ese Estado, convirtiendo a la participación social organizada en el ingrediente imprescindible y haciendo que la realización de los derechos humanos con su virtud dignificante sean la bandera con la que trabajamos día a día.

Santiago Arguello Mejía
Voluntario de PRODH

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Por el respeto a la vida

Posted on diciembre 5, 2008

“Suenan las trompetas anunciando al torturador de que debe insistir en su tarea encomendada de causar dolor más profundo. Aplauden los testigos con un sadismo inquisitivo que se acompaña de vino en sus estómagos e hígados deteriorados por el alcohol” (H. B.).

Desde los tiempos de los romanos, en los que la muerte de animales o luchadores era el mayor motivo de diversión, la humanidad ha recorrido un camino de comprensión de la vida como una totalidad, no como algo único y privativo de los seres humanos.

Pero persisten expresiones de violencia y tortura en supuestas muestras de arte y cultura. Esto son las corridas de toros que, hoy por hoy, son un ingrediente oficial infaltable de las fiestas de celebración de la fundación hispana de Quito.

Las fiestas de la ciudad son parte de la vida colectiva, son festejos de la gente y de las instituciones, de los barrios y las organizaciones. Fiestas alegres, masivas, de todos y todas quienes viven en los acogedores rincones de Quito. Año a año, las fiestas son ocasión de creatividad y colorido, de mayor participación y sentido. Más aún, al estar cercano el bicentenario del primer grito de independencia dado por próceres quiteños y quiteñas en 1809.

Estas fiestas quiteñas que mueven y conmueven corazones, por suerte, son mucho más, mucho más que un festejo taurino que se dice que es una expresión de valentía a costa de la tortura de un animal; que se defiende como un acto artístico en medio de una plaza en la que corre sangre y un ser vivo es sometido a una muerte cruel, todo esto “en tiempo real”, en vivo y en directo con seres vivos de verdad.

Las corridas de toros, tan promocionadas como símbolo de estatus social, gusto refinado y “clase”, mueven altas cifras de dinero y ganancias no despreciables a los auspiciantes y comerciantes taurinos. La feria taurina es promocionada como arte vivo destinado a gente de clase y buen gusto, pero no pasa de ser un buen negocio asentado en la sangre y la violencia. La nueva Constitución del Ecuador, ahora, clasifica la difusión de esas imágenes como promotoras de violencia y por fin, hay una cierta regulación que deben acatar los medios.

En medio de todo esto, la buena nueva es que la presencia, las voces y acciones de protesta de quienes se oponen a las corridas de toros y abogan por la erradicación de estas expresiones de violencia y tortura, van creciendo. Ya no son, como hace años, un pequeño grupo de luto en las afueras de la plaza. Hoy, son una corriente que crece y ocupa espacios en las calles, en los medios y que tiene su lugar en el ciberespacio.

Cabe decir, que crezca y crezca la acción por la vida y contra la tortura.

Filed Under Ambiente, Asamblea Constituyente, Comunicación, Comunicados, DESC, Editoriales, Jovenes, Libertad de expresión, Salud, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.