OCP: ¿dónde está el problema?

Posted on febrero 27, 2009

Hace pocos días se produjo un derrame petrolero más en la amazonía ecuatoriana. Casi no era noticia pero, lo notable, es que el derrame se produjo bajo tierra, en el oleoducto de crudos pesados, OCP, y que los técnicos que operan el sistema han demorado varios días en encontrar el lugar de la fuga.
Mientras encontraban el “caliche” en el tubo que saca la sangre negra de la pacha mama, las especies animales y vegetales alrededor del derrame seguían sufriendo las consecuencias letales del baño mortal con petróleo.

Hace años, cuando comenzaron las negociaciones para la construcción del oleoducto de crudos pesados, OCP, cruzando la selva, los ríos y los campos de nuestra amazonía, se vendió la idea de que era la “última tecnología” y que no habría ninguna consecuencia para el ambiente. A dos metros bajo tierra, se dijo que el OCP transportaría petróleo sin derrames ni fugas, sin dañar la naturaleza ni perturbar a los habitantes de los bosques.

OCP: tecnología limpia y segura, era el último grito de la moda petrolera y los que estaban en contra, los ambientalistas “infantiles” y “radicales”, eran los que se oponía y exigían mil y un cambios al proyecto multimillonario de las empresas transnacionales.

Los que se opusieron a la construcción del OCP fueron los ecologistas empedernidos que, actualmente, se oponen a la minería en gran escala y que son vistos de lado porque el presidente manifiesta que se empeñan en defender “las aves y las ranas por encima de la vida de las personas” o, peor aún, “rebeldes sin causa”.

Las propuestas gubernamentales de implantar la explotación minera a gran escala en el Ecuador, por parte de empresas transnacionales que ofrecen la última y más alta tecnología, que dicen ser las mejores defensoras de la verde naturaleza y que dicen que, por poco, luego de la explotación minera todo seguirá igual, o quien sabe mejor, tienen que ser puestas en remojo.

El derrame del OCP y sus consecuencias en la vida lo demuestran: no hay ninguna tecnología segura y que garantice cero contaminación. También, revela que la causa de los y las ecologistas no es infantilismo.

Se ha demostrado, señor presidente, que el modelo de desarrollo basado en la extracción petrolera y minera tiene consecuencias irreparables en la vida de la gente y de la naturaleza.

Es indispensable, ahora y con urgencia, discutir y encontrar un modelo alternativo de desarrollo para la economía del Ecuador, sin poner en riesgo la vida humana y la naturaleza que, al fin y al cabo, son lo mismo.

Filed Under Ambiente, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Participación, Salud, Soberanía, Temas | Leave a Comment

¡No podemos esperar más!

Posted on febrero 21, 2009

El pasado viernes 6 de febrero, el sector de La Mariscal en la ciudad de Quito, fue caotizado por la presencia de un grupo de aproximadamente treinta “skin heads” nazis, los mismos que cobijados por la cómplice impunidad que desde hace más de cinco años protege sus acciones, atacaron a golpes y puñaladas a un joven. Lo persiguieron por varias cuadras al grito de ¡ladrón!, golpeando y empujando a los transeúntes. Al encontrarlo refugiado en un bar en el que se realizaba un concierto, entraron sin titubear, atropellando, golpeando y en algunos casos robando a quienes se atravesaban en su camino. Tenían la clara intención de asesinar al joven, objetivo de su “cacería”

Es que la “cacería” se ha convertido en una práctica por demás común en la “franciscana ciudad de Quito”. La organización político cultural Diabluma, integrante de las denominadas culturas urbanas, denuncia por lo menos un hecho de violencia extrema contra sus integrantes, ocurrido en cada uno de los últimos cuatro meses.

“Nuestras vidas, hoy más que nunca, se encuentran amenazadas y no vamos a permitir que el silencio y la inacción cómplice de la Fiscalía General del Estado y de la Policía Nacional, nos arranque la vida de algún valioso joven, que por ser diferente es perseguido tanto por los aparatos de represión del Estado como por grupos de criminales organizados. Será de completa responsabilidad de las autoridades evitar que se desate un baño de sangre y violencia, provocado por su inoperancia. Permitiendo que se instale, como quiere la derecha, una forma violenta de resolución de conflictos. Después de haber cooperado de todas las maneras posibles para que estos casos sean resueltos por la justicia ordinaria, y después de haber soportado casi una década de atentados contra la vida, así como de amenazas, persecuciones y golpizas NO PODEMOS ESPERAR MÁS!!! “

Es responsabilidad ineludible de las autoridades, cuyo deber es vigilar el orden y la seguridad pública e impartir justicia, evitar que este baño de sangre continúe en las calles de Quito. Seguridad no necesariamente es defender la propiedad privada o el orden establecido y los privilegios de pocos. Seguridad es poder ejercer los derechos humanos, poder caminar tranquilos a la par que tener comida, educación, salud, vivienda.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Jovenes, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Laberinto electoral y derechos humanos

Posted on febrero 13, 2009

El laberinto electoral comenzó en el país. Los candidatos y candidatas se enlistan y emprenden la marcha por los vericuetos del proceso electoral. Vericuetos en que predomina el cálculo electorero y la posibilidad de sumar votos que posibiliten obtener gangas futuras.

Hay candidaturas que se presentan sin respaldo ético, falsifican firmas y exigen ser aceptadas a cualquier precio. Se hacen alianzas inauditas por la discrepancia ideológica en anteriores elecciones. Parecían agua y aceite, pero hoy se han unido e inventan ingeniosos nombres para la propaganda.

Otras candidaturas corren, trepan y vuelan a la bronca electoral porque quieren, porque tienen entre ceja y ceja que son personas predestinadas a gobernar. Dicen representar unas ideas, sin comprender que lo importante es tener la real representación y el cariño de un pueblo.

En este ambiente enrarecido, en donde el presidente y mucha de su gente buscan la reelección, se han dado hechos que llaman la atención. Uno de éstos es la posible actuación de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos, (ALDHU), en procesos que están en investigación por fiscales y jueces. En este mismo suceso, se investiga a un alto ex funcionario del gobierno actual, por vínculos con Raúl Reyes, alto dirigente de la guerrilla colombiana que fue asesinado por militares colombianos en territorio del Ecuador.

Nada de los hechos que han salido a la luz, ahora, casualmente en medio del laberinto electoral, puede quedar a media luz. Cada suceso debe ser aclarado para que las responsabilidades individuales y colectivas, oficiales o institucionales, sean asumidas y, en el caso de ameritarlo, juzgadas y sentenciadas. No hay otra posibilidad para la democracia.

Este anhelo de justicia no puede servir de excusa para que personas superficiales, poco informadas o mal intencionadas, pongan en tela de duda el accionar de las organizaciones de derechos humanos del Ecuador.

Los organismos no gubernamentales de derechos humanos velamos por el cumplimiento y vigencia de los derechos de las personas desde varios ámbitos. Lo hacemos a la luz del día y actuamos en lo jurídico, en la investigación, la comunicación y la educación. Somos organismos de voluntariado que contamos con el apoyo  solidario de organismos similares convencidos de la necesidad de promover la garantía de los derechos de las personas ante la barbarie, el abuso del poder y las amenazas contra la vida y la integridad.

Somos organizaciones para promover los derechos que el Estado debe garantizar a través de todos los servicios públicos, incluyendo la policía y las fuerzas armadas. En casos de violación a los derechos, siempre estaremos del lado de la población civil, de la población afectada. Nos duele lo que pueda pasar a un miembro de la Policía, sin embargo, la defensa de ese policía o militar le corresponde al Estado y a sus instituciones, no a los organismos no gubernamentales. La garantía de los derechos le corresponde al Estado.

No hay duda: si alguna persona o algún organismo de derechos humanos debe explicar o ser encausado por cualquier actuación, el sistema judicial deberá dictaminarlo. Antes de un dictamen en un justo y debido proceso, nadie puede sentenciarlos.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Educación, Participación, Temas | Leave a Comment

¡NO VAMOS A PAGAR POR LA CRISIS, QUE LA PAGUEN LOS RICOS!

Posted on febrero 3, 2009

Extracto de la Declaración de la Asamblea de los movimientos sociales, Foro Social Mundial 2009

Los movimientos sociales del mundo nos hemos reunido con ocasión de la celebración del 9º FSM en Belém do Pará, en la Amazonia brasileña donde los pueblos resisten a la usurpación de la naturaleza, sus territorios y su cultura.

En la actualidad los movimientos sociales a escala planetaria afrontamos un desafió de alcance histórico. La crisis capitalista internacional que impacta a la humanidad se expresa en varios planos: es una crisis alimentaría, financiera, económica, climática, energética, migratoria…, de civilización, que viene a la par de la crisis del orden y las estructuras políticas internacionales…

…Es necesario construir una sociedad basada en la satisfacción de las necesidades sociales y el respeto de los derechos de la naturaleza, así como en la participación popular en un contexto de plenas libertades políticas. Es necesario garantizar la vigencia de todos los tratados internacionales sobre los derechos civiles, políticos, sociales y culturales (individuales y colectivos), que son indivisibles.

En este camino tenemos que luchar, impulsando la más amplia movilización popular, por una serie de medidas urgentes como:

- La nacionalización de la banca sin indemnización y bajo control social

- Reducción del tiempo de trabajo sin reducción del salario

- Medidas para garantizar la soberanía alimentaria y enérgetica

- Poner fin a las guerras, retirar las tropas de ocupación y desmantelar
las bases militares extranjeras

- Reconocer la soberanía y autonomía de los pueblos, garantizando el
derecho a la autodeterminación

- Garantizar el derecho a la tierra, territorio, trabajo, educación y
salud para todas y todos

- Democratizar los medios de comunicación y de conocimiento

Nos comprometemos a enriquecer el proceso de la construcción de la sociedad basada en el “buen vivir” reconociendo el protagonismo y la aportación de los pueblos indígenas.

Los movimientos sociales estamos ante una ocasión histórica para desarrollar iniciativas de emancipación a escala internacional. Sólo la lucha social de masas puede sacar al pueblo de la crisis. Para impulsarla es necesario desarrollar un trabajo de base de concienciación y movilización.

Filed Under Ambiente, Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Educación, Jovenes, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Democracy and participation

Posted on febrero 3, 2009

The formation of the delegated fifth power that will fulfill the function of “Transparency and Social Control”, should be gained in accordance with article 204 of the new Ecuadorian constitution, which elaborates on the fact that the Ecuadorian community is able to mandate and be the primary fiscal agent of public power by exercising their right to participation. Just like stated in article 207, which mandates the formation of the Citizenry Participation and Social Control Council.

The constitution states, in the second transitory disposition, that for the first time, the Legislative Commission should complete this act. However, the commission responsible for the process was able to accomplish only a large messy tangle. Between the definition of requisites, candidate qualifications and auto-candidates, between the punctuation of the merits along with the contradiction of a mediocre computing company, in the embarrassments that come at the end of the year, restricted inspectors rectified and renounced that they were able to greatly rectify a grand mess, a “citizens knot”.
The constitutional mandate does not deserve the wordage of “citizen”. There are some who challenge the process because they ask for pain and wounds. Other people present themselves as candidates under the rules that are now challenged. There are still others who continue to think that the authenticity of a university is the same as the authenticity based off precedence. But the truth is that the observers allude to the fact that they do not see anything at all…

Social participation does not deserve this sort of participation, especially from the heads of state and of the government structure. The phrase “social control” signifies “control of society” so that they may obey the government. But the truth is that social control is the right of the citizenry, of their organizations and representatives. They must familiarize themselves with processes and receive information about their rights in order to reach a verdict about the validity and respect of those processes and information.

The counselors and representatives of the people and social organizations do not understand the participation aspect of social participation. This is to say that with persons postulated for organizations they are assuming functions and breaking collective identity. A participatory democracy consists of organized people, or there is no participatory democracy. The participatory organisms should express the collective voices and not the voice of an abstract selection of individuals.

Questions that the government should have in order to understand the idea behind participation are: Why is it that the president conducts meetings for the cameras with members of commerce, industry and groups of businessmen but will not gather with the youth, women, defenders of human rights, indigenous peoples and organized countrymen? Could it be that businessmen are a group of “mature neoliberals”, while the natives are radical “infantile revolutionaries”?

Why is it that the government recognizes the political actor representing the businessmen and their publicity cameras while the organizations of youth, women, natives, human rights defenders and ecologists are treated like common “citizens”, excluding them from the discussion and practice while confining them to their respective collective organizations? Why are the organizations unrecognized and devalued?

The “citizen” complexity of participation expresses that, in exchange for a new participatory democracy, the government insists upon stagnant and paralyzed “democracy” with exclusive representation in which they may relay upon the clubs crippled with loads of money and fixed actions to decide.

Filed Under Editoriales, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.