El faro se apagó, su luz pervive

Posted on mayo 28, 2009

La palabra de Mario Benedetti seguirá alumbrando como un faro en medio de la niebla. Su luz seguirá develando, revelando, rebelando. El arte de Benedetti en el manejo certero, atrevido y subversivo de la palabra seguirá iluminando, incendiando, incentivando, generación tras generación. El Colectivo PRODH le rinde sentido homenaje al escritor y poeta militante de la Patria Grande, con una selección de pensamientos y poesía de su libro: “Memoria y Esperanza, un mensaje a los jóvenes.”

“Soy un poeta viejo y un viejo poeta, que en ligar de pensar –como muchos de los de mi generación- que los viejos somos más sabios, me pregunto, cada día que pasa, si el mundo no estará así porque no les dejamos lugar a los jóvenes… Si los responsables del mundo son todo venerablemente adultos, y el mundo está como está, ¿no será que debemos prestar más atención a los jóvenes?”

“¿Qué les queda por probar a los jóvenes en este mundo de paciencia y asco?

¿solo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?

también les queda no decir amén

no dejar que les maten el amor

recuperar el habla y la utopía

ser jóvenes sin prisa y con memoria

situarse en una historia que no es la suya

no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes

en este mundo de rutina y ruina?

¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?

les queda respirar / abrir los ojos

descubrir las raíces del horror

inventar paz a sí sea a ponchazos

entenderso con la naturaleza

y con la lluvia y con los relámpagos

y con el sentimiento y con la muerte

esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes

en este mundo de consumo y humo?

¿vértigo?  ¿asaltos? ¿discotecas?

también les queda discutir con dios

tanto si existe como su no existe

tender la manos que ayudan / abrir puertas

entre el corazón propio y el ajeno

sobre todo les queda hacer futuro

a pesar de los ruines del pasado

y los sabios granujas del presente.”

“Cada generación tiene sus jóvenes, y, en el mejor de los casos, son precisamente los jóvenes los que le dan color y la definen… es bueno que el joven tenga algo de aguafiestas, que incomode al poder  al poderoso, que denuncie su vulnerabilidad y su injusticia…  Si un consejo puede dar a los muchachos un octogenario todavía medianamente lúcido, es que no desperdicien su frescura, no apaguen su curiosidad… En los jóvenes, su conciencia no está dormida: aquí y allá dispara sus dardos morales, sus reproches y sus anuencias. De algún modo es un amparo, un sostén.”

Filed Under Comunicación, Comunicados, DESC, Editoriales, Educación, Jovenes, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Educación pública: evaluación o indolencia

Posted on mayo 23, 2009

Cuando el Ministro de Educación, Raúl Vallejo indicó que los maestros y maestras de la escuelas y colegios fiscales serán evaluados, la Unión Nacional de Educadores (UNE) rechazó rápida y airadamente esta decisión. Los dirigentes argumentaron que las difíciles condiciones económicas y laborales de muchos maestros no les permitirían desarrollar correctamente una evaluación de sus conocimientos. En cambio, solicitan cursos de “nivelación” para poder aprobar dichas pruebas.

Los maestros de la UNE salieron a las calles pidiendo la cabeza de Vallejo, pero el Presidente de la República fue claro: “Primero salgo yo, antes que el Ministro de Educación. Los maestros fiscales serán evaluados, si no pasan la primera evaluación tendrán una segunda oportunidad y si no pasan la segunda, a sus casa. Hay miles de jóvenes deseosos de ingresar al magisterio”.

La posición de la UNE resulta incomprensible. Suena a una anticipada aceptación de culpa, a un reconocimiento tácito de inmensas y vergonzosas lagunas en la formación de los y las docentes que se niegan a la evaluación de la institución rectora de la educación pública.

Se debe reconocer que la situación salarial de muchos maestros no es buena y que a menudo enseñan en locales vetustos o sin servicios básicos, con pupitres en mal estado, sin materiales adecuados. También es cierto que los maestros rurales deben,  en muchos casos, recorrer largas distancias para llegar a sus escuelas y que existen numerosas escuelas rurales con un solo profesor o profesora con alumnos de seis grados diferentes.

Sin embargo, todo ello  no puede opacar la realidad. Desde hace varias décadas el Movimiento Popular Democrático (MPD) convirtió a la UNE y facultades de Pedagogía de las universidades estatales en su feudo. En todo este tiempo, el nivel educativo de las escuelas y colegios fiscales  no ha dejado de caer. La mediocridad, el memorismo, la indolencia, la desidia e incluso el maltrato campean en la educación fiscal.  Seguramente, habrá excepciones.

Se debe recordar que, más allá de si son justas o no las demandas de la UNE, la educación es un derecho fundamental del ser humano y que los niños y jóvenes ecuatorianos tiene derecho a una educación con calidad y calidez. Y para lograrlo, es obvio que los profesores que la imparten tienen que estar adecuadamente capacitados y tener los conocimientos requeridos para ese fin. Es más, su capacitación y actualización debería ser permanente. ¿Qué tipo de formación puede esperarse de un profesor o profesora que no conozca bien lo que enseña o que repita de memoria lo mismo desde hace diez, veinte o treinta años?

La educación de los y las ecuatorianas es demasiado importante para que siga siendo controlada por cualquier grupo o sector. No es posible que la educación en Ecuador sea una de las peores de Latinoamérica.

La evaluación es una de las armas que pueden hacer realidad el derecho a una educación de calidad para todos y todas.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Educación, Participación, Temas | Leave a Comment

Tránsito Amaguaña: testiga y gesto, chalina libertaria

Posted on mayo 12, 2009

Tránsito Amaguaña, eterna como el rojo revolución de su chalina de lana, ésa que le cobijó los apurados amaneceres y trajines de lucha, cuando caminaba los cientos de kilómetros entre su páramo y la capital del país. Eterna como el azul del cielo mañanero en su terruño, como el blanco imponente del nevado Cayambe.

Tránsito, la de siempre. Sentada en el patio de su casa en una colinita de La Chimba. Horas de horas –en su pacífica ancianidad- mirando el paisaje, las montañas y valles donde vivió, sufrió y luchó con su pueblo.

Tránsito, testiga privilegiada de los cambios del último siglo. Supo de la dureza de la semiesclavitud del régimen casi feudal impuesto por el colonizador español y su continuador criollo. Supo, en carne propia, la indolencia de los lacayos que administraban, a sangre, látigo y fuego, las inmensas propiedades religiosas, interminables propiedades que incluían indios, ganado y huasipungos.

Tránsito construyó la esperanza de la organización y la lucha en jornadas de conspiración y sublevación contra el terrateniente y sus gobiernos. Junto con su pueblo, con Dolores Cacuango, otros lideres indios y el Partido Comunista de la época, luchó por la dignidad y la libertad del pueblo kichwa y de todos los pueblos indios.

Vio el cambio en la explotación: de la tradicional hacienda gamonal, a la cooperativa campesina  ahogada por la modernización capitalista del agro. Ella tuvo siempre a mano la esperanza y el carajo para denunciar la explotación de su pueblo. Tránsito Amaguaña, sin temor a nadie. Por qué le iba a temer a alguien si su lucha era por la justicia, si ella no ofendía a nadie.

El gesto revolucionario de Tránsito Amaguaña es la fidelidad a su tierra y a los intereses de su gente. Nunca quiso salir de su colina, nunca deseó estar lejos. Si salió, fue para volver.

Su gesto no fue pedir justicia, sino exigirla caminando, movilizándose. Luchó y participó en la conquista de escuelas propias para que la gente se libere de la ignorancia. Su gesto de fidelidad parece decir, quizás lo decía: que vengan a verme, que vengan a devolver lo que “shuaron”… aquí estoy, yo no me muevo de aquí, aquí estoy no más, que traigan todo lo que tengan que traer… que no venga a robar y que traigan lo que le deben a mi gente… que devuelvan ¡carajo!…

Vivió la disolución de las cooperativas campesinas a propiedad individual. Luego, la masiva y veloz transformación del campesino, sus hijas e hijos, en obreros agrícolas mal pagados, maltratados y expuestos químicos en las plantaciones de flores. En nombre del desarrollo capitalista se sobre explota y contamina la tierra y el agua con químicos… ¡Pero salen  rentables toneladas de flores para exportación!

Su gesto revolucionario fue permanecer –silenciosa como el Cayambe y su páramo- viendo lo que hacían los gobiernos y los gamonlaes convertidos en empresarios florícolas o banqueros. Su gesto es observar atenta, escrutadora de horizontes, las mentiras, las promesas, las traiciones y los cantos de sirena de supuestos redentores y del desarrollismo depredador.

Tránsito, testiga y gesto revolucionario merece un cambio de época y no, como se estila, una sencilla época de cambios.

Adiós, Tránsito Amaguaña, testiga y gesto revolucionario marcado en la memoria y la historia, como el blanco eterno del nevado, como el rojo de tu chalina libertaria.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Educación, Libertad de expresión, Mujer, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

“La Patria ya es de todos (as)”: La Utopía

Posted on mayo 8, 2009

¿Quién cree que “La Patria ya es de todos (y todas)” es una realidad de hoy?. Aunque el lema se repita mil veces, todavía es un lema, un slogan.

En el mejor de los sentidos, que la patria sea de todas y todos es una utopía. Cabe mejor decir UTOPIA, con mayúsculas, para que no se confunda con ilusión alimentada por mentes febriles, ni con infantilismo de izquierda ni con pasatiempo teórico.

La utopía que merece la pena acariciar y pensar, es la de una Patria Nueva, en la que las personas vivan con reglas de juego que no son las del mercado ni las de la oferta y demanda. Utopía en la que las personas son iguales, viven como iguales, tienen las mismas oportunidades y condiciones para desarrollar sus capacidades.

Utopía que significa una organización diferente de la sociedad. Organización social con todos y todas participando, decidiendo, controlando. No puede haber utopía ni “la patria ser de todos (y todas)”, con las mismas reglas de antes y de hoy: el capitalista manda, el obrero obedece; el varón decide, la mujer cumple; el adulto dispone, el adolescente obedece; la cultura occidental es la mejor y las demás culturas son subordinadas.

Una organización nueva de la sociedad puede ser construida desde las bases que pone la Constitución de 2008. Que Ecuador tenga esa nueva carta magna no significa que ya estemos viviendo la sociedad que se aspira.

“La Patria ya es de todos (y todas)” no se cumple porque el presidente lo diga cada semana y cada día. Que se regrese a lo de antes no depende de la voluntad del presidente ni de sus ministros, depende que crezca la organización popular y que el Ecuador no siga confiando en los discursos baratos de los candidatos de turno. Y eso es lo que está pasando. Se ha forjado una corriente anti-correista, en todos los ámbitos sociales, que ha encontrado en el gutierrismo, un candidato que canaliza esa oposición. Y que los sectores populares apoyen esta candidatura, como ha pasado, es triste, absolutamente triste.

Hoy por hoy, la frase “La Patria ya es de todos (y todas)”, se ha gastado porque, todavía y a pesar de todo, la salud no es de todos (y todas), la educación no es de todos (y todas), el bienestar y el empleo no son de todos (y todas). Se ha gastado y suena como la vieja firma de los oficios estatales: “Dios, Patria y Libertad”. Vacía frase oficial de cierre.

Para que la Patria sea de todos (y todas) hay que recorrer un largo camino y el gobierno debe reconocer que no puede hacerlo solo. Tampoco lo podrá hacer con un movimiento oficialista formado por una fanesca de tendencias y pluri-caudillismos locales. Así no podrá canalizar el avance hacia la UTOPIA, con mayúsculas. Viejos terratenientes, ahora convertidos en asambleístas del oficialismo, ¿podrán apoyar una reforma de la propiedad de la tierra y una conservación de la naturaleza, base indispensable para levantar –golpe a golpe- la utopía?

La UTOPIA que se aspira, es el real cumplimiento de los derechos de las personas y de los pueblos, construida desde andamios, bases y techos de una sociedad diferente.  No habrá patria nueva sin participación real, activa, cotidiana, del pueblos organizado por sus derechos.

Ahora, es urgente, hay que dejar de creerse que “la patria ya es de todos (y todas), no es pero, quizás, será cuando se convierta en la utopía que también el actual gobierno quiera alcanzar.

Filed Under Asamblea Constituyente, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.