Hermandad de la Madre Tierra, desde Bolivia

Posted on abril 23, 2010

En el corazón territorial de Nuestra Suramérica, en la ancestral y mágica Bolivia, en la emblemática ciudad de Cochabamba, se han encontrado más de 15 mil almas llegadas de todos los rincones de 120 países, para compartir la defensa de la Madre Tierra.

Es la hermandad de la Madre Tierra, de la Madre Tierra con mayúsculas, que está enferma porque se le ha enfermado, que sufre una crisis climática provocada por la especie humana. No por toda la especie, sino por los humanos y humanas que asumieron la corona de un reinado que nadie les dio.

En el pensamiento judeocristiano y occidental, que tiene como base los escritos del antiguo testamento bíblico, se resalta la condición de reinado de la especie humana por sobre la naturaleza. Se entrega la tierra, según esos textos, al “hombre” para que la domine y le haga suya. Este criterio de dominación de la naturaleza para extraerle el máximo de provecho, para depredar sus recursos y sangrar sus entrañas, es el que ha animado las decisiones de personas, corporaciones y gobiernos durante siglos y siglos.

Con los avances de la ciencia y la tecnología, crecieron sin límite el ánimo, el lucro y las prácticas depredadoras de la especie humana inspirada por el “creced, multiplicaos y dominad la naturaleza” de la Biblia occidental y cristiana. Crecieron la depredación y el extractivismo de los dueños de los medios de producción y del capital. Creció la sistemática deforestación de millones y millones de hectáreas, la contaminación inclemente de las fuentes de agua, el cambio de curso de los ríos con enormes represas, la extracción de gas, hidrocarburos y minerales para acumular capitales mientras el agua, el aire y la vida quedan embarradas de residuos letales, muertas.

El occidente capitalista, con Estados Unidos a la cabeza, con gobiernos –también del Sur- y corporaciones multinacionales, movidos con la ideología del depredador, extractivista y dominador, es el responsable de la crisis climática planetaria. Deben responder por mantener y alimentar la cultura que reverencia el abuso de la energía dependiente del petróleo. Ellos y ellas deben responder, ahora!

En contraste, los pueblos originarios de la América, Asia, África e India, los del Sur multicolor, los pueblos despreciados, perseguidos y marcados con el estigma de “subdesarrollados e ignorantes”, mantuvieron vivo, de boca en boca, el pensamiento ancestral de respeto y convivencia armónica con la naturaleza.

Los pueblos originarios del Sur del Mundo, que la dominación capitalista, cristiana y extractivista quiso enterrar con todas sus lenguas, sabiduría y prácticas milenarias, han sabido mantener y enseñar el amor y el respeto a la Madre Naturaleza a la especie humana.

Ellos, los pueblos despreciados y minimizados por el blanco extractivista, son los verdaderos guardianes del agua, de la tierra y de la vida. En Bolivia, se ha convocado y se reunió la hermandad de la Madre Tierra, a reconocer que el planeta está enfermo por culpa del extractivismo expansionista y etnocida y que hay que impulsar alternativas.

La hermandad de la Madre Tierra desde Bolivia, comunica que es hora de reaccionar contra la cultura del pensamiento occidental dominador de la naturaleza. La Madre Tierra lo necesita con urgencia, lo exige… Ésta, es la última llamada.

Filed Under Ambiente, Derechos de los pueblos, Editoriales, Salud, Temas | Leave a Comment

Salud: sin reforma ni cambios a la vista

Posted on abril 9, 2010

El 7 de abril de cada año se conmemora el día de la salud. El lema propuesto por la Organización Mundial de la Salud es “Urbanismo y Vida Saludable”.

En Ecuador, más de la mitad de la población vive en las ciudades y, todavía, un alto porcentaje de familias se abastece con agua no segura. El manejo de la basura, de decenas de poblados, es caótico e insalubre y carecen de sistemas saludables para eliminación de excretas. Los vegetales son cada vez más contaminados de químicos pesticidas. La violencia, el alcoholismo, lo accidentes de tránsito, se multiplican. El aire es menos limpio y el planeta se va muriendo por la deforestación y contaminación generalizada.

Por otro lado, la vida humana, temporal y frágil, necesita atención en servicios de salud para por reparar el cuerpo. Es muy importante la prevención, pero todas las personas, tarde o temprano, requieren atención de salud de calidad, gratuita, permanente, integral y cercana. Garantizar este derecho, es la misión del Ministerio de Salud Pública y deber del Estado.

En nuestras ciudades, los hospitales públicos, con pocas excepciones, están cercados, acorralados, por una multitud de clínicas, consultorios, laboratorios y farmacias privadas. Es una oferta que compite con los servicios públicos y que tiene redes que arrastran a los usuarios y usuarias de los hospitales hacia sus servicios con ánimo de lucro. A veces, las redes son francas y descaradas. “Señora, vaya a mi consulta que ahí tengo lo que necesito para atenderle”. Otras veces, son veladas e hipócritas: “el aparato del hospital está dañado, vaya al frente, donde el fulano de tal, ahí le pueden hacer este examen de urgencia”. Por esas casualidades de la vida, todas las medicinas que faltan en los hospitales públicos, venden en las miles de farmacias que pululan a su alrededor.

En Manta, como un testimonio de este conflicto de intereses, se está construyendo una clínica privada de muchos pisos, de alta capacidad y de segura alta rentabilidad, frente al hospital público. De paso, para esta construcción, el municipio autorizó el cierre temporal de una calle muy transitada, lo que obligó a rodear varias cuadras para entrar al hospital público. Seguro, algunos de los profesionales del hospital público, tendrán su consultorio privado en esa moderna clínica de aluminio y vidrio. El conflicto de intereses está visto y palpable. ¿Quién regula la ubicación de lo privado?

En estos últimos años, hay cambios en la gestión del Ministerio de Salud, que ha retomado una rectoría del sector y que se está levantando de las cenizas que los anteriores gobiernos dejaron. Es verdad. Pero no se quiere ver o no hay voluntad de enfrentar la paradoja crucial de los servicios públicos de salud: la confrontación de intereses entre lo público y lo privado. Pequeñas mejoras garantizan que, al final, todo siga igual.

El gobierno, en estos tres años, ha invertido millones de dólares en el sector, pero persisten los problemas para la gente. Con esos fondos se han puesto parches en un sistema de salud con defectos estructurales que no cambian ni cambiarán por sí solos. Siguen los déficit de personal y la red de atención ambulatoria, subcentros y centros de salud, mejora pero la demanda los rebasa. La calidad de atención sigue siendo un lema en la mayoría de servicios públicos, no una práctica.

En el Ecuador, se evidencia la pelea entre salud como un derecho de las personas o como un objeto de mercado y lucro. En esta disputa, hasta ahora, el papel del Ministerio de la “revolución” y el gobierno, sigue siendo triste, ciego y mudo, al mejor estilo neoliberal: dejar hacer, dejar pasar. Un verdadero cambio en salud debe enfrentar esta paradoja. La temperatura no está en las sábanas.

En las ciudades se ve, de modo grosero y claro, la necesidad de una reforma profunda y real del sistema de salud pública. Los parches duran poco y alargan el problema. La realidad exige debate y participación de todos y todas para que, algún día, la salud sea derecho de todos y todas. La reforma de salud en el Ecuador pasa por cuestionar y debatir –con participación de la gente- el actual modelo de convivencia poco sana entre lo público y lo privado. Falta forjar una voluntad de cambio real, empezando por el gobierno y su ministra.

Filed Under Ambiente, Comunicados, Derechos sexuales y reproductivos, DESC, Editoriales, Salud, Temas | Leave a Comment

Para democratizar la comunicación

Posted on abril 5, 2010

Ecuador vive un ambiente de intensos debates abiertos con la finalidad de plasmar en leyes los mandatos de la nueva Constitución, vigente desde 2008.

El Informe de Derechos Humanos: Ecuador, 2009, coordinado por el Programa Andino de Derechos Humanos, de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador presenta un artículo del jurista Romel Jurado Vargas, en el que se señala que “ en países como Argentina, Ecuador, Paraguay y Venezuela, la reactivación de esta discusión (sobre los derechos a la comunicación) ha motivado procesos de reforma legal o creación de leyes que buscan redefinir las relaciones Estado-mercado-sociedad  en materia de medios de comunicación, distribución de frecuencias para radio y televisión, acceso a las tecnologías de información y comunicación, masificación del uso de software libre en instituciones públicas, entre otros importantes asuntos”.

Entre otras virtudes, la Constitución de 2008 tiene un enfoque sistémico de la planificación pública, es decir, articula los aspectos que tienen que ver con la ejecución de políticas públicas. De esta manera se pretende lograr una gestión eficaz y coordinada de aspectos relevantes para el desarrollo nacional. Coherente con ello, plantea la creación del Sistema de Comunicación Social (Art. 234), “conformado obligatoriamente por las instituciones públicas del sector y por las organizaciones privadas y comunitarias que voluntariamente se adscriban a dicho sistema, el cual tiene por finalidad asegurar el ejercicio de los derechos de la comunicación y definir las políticas públicas que lo harán posible”.

La Constitución 2008, tiene además un fuerte enfoque que garantiza los derechos, entre ellos los de la comunicación. Por eso, es preciso construir una Ley de Comunicación que, entre otras cosas, no eluda su responsabilidad de garantizar la universalización del acceso y uso social del Internet, así como el acceso a frecuencias de radio y televisión para toda la población.

Entre las propuestas presentadas a la Asamblea para la construcción de la Ley de Comunicación, se destaca la presentada por el Colectivo Ciudadano por los Derechos de la Comunicación. En relación con la equitativa distribución de frecuencias, esta propuesta señala que: “El espectro radioeléctrico destinado a frecuencias de radio y TV se dividirá en tres partes iguales reservando cada una de ellas para el funcionamiento de medios públicos, privados y comunitarios”. Para que este derecho se ejecute y, acorde con los resultados del informe presentado por la Comisión Auditora de Frecuencias, le disguste a quien le disguste, habrá que revertir las frecuencias mal adquiridas o mal utilizadas al Estado. Es así como “obligatoriamente el Procurador demandará la reparación integral de daños y la devolución de los beneficios obtenidos irregularmente”.

Poner el dedo en la llaga de banqueros y empresarios es un reto al que tanto el gobierno como la sociedad civil tienen que estar dispuestos a enfrentar. Las frecuencias, igual que el aire o el agua, pertenecen a todas y a todos. Son un bien público que el Estado, como administrador de los recursos y bienes públicos, debe evitar su despilfarro o concentración en manos interesadas en captar votos o incrementar sus arcas.

Filed Under Comunicación, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.