Si Jesús hubiera nacido hoy

Posted on diciembre 23, 2011

Jesús, el hijo del carpintero y de María, dejó un mensaje vital y coherente hasta la muerte, de promoción y defensa de los empobrecidos, de las empobrecidas y las personas despreciadas o excluidas en su sociedad, de las trabajadoras sexuales, obreros y artesanos, que fueron valorados, igual que los leprosos y las niñas y niños, en los episodios que se conocen de vida.

Jesús, el que le dio sentido a su vida todos los días y que murió en manos de los que detentaban el poder político, económico y militar de su época, nació en un pesebre, entre animales domésticos y en cuna de paja, seguramente, como venían al mundo la gran mayoría de niña y niños de su tiempo. Nació como un ser humano más, sintiendo el frío y la desprotección de los neonatos, como todos.

Jesús, el que expulsó a los mercaderes y dejó volar las palomas que vendían, para dejar su consigna de que hay asuntos más importantes que la compra venta y la balanza comercial, nació en una familia promedio, y sintió la experiencia de respirar y ver la luz en el tibio ambiente en ese corral prestado en Belén.

Si Jesús, por casualidad, hubiera nacido en diciembre de 2011, de acuerdo con la leyenda, se puede garantizar que no hubiera nacido, nunca de los nuncas, en una clínica privada o en un hotel de cinco estrellas. Su mamá con su esposo, no hubiesen llegado en limusina ni hubiesen puesto pie en relucientes pisos de doradas consultas lujosas de profesionales super especializados y super costosos, inaccesibles para el habitante promedio del planeta.

Pensando en el promedio, Jesús para su llanto original, hubiera nacido en una maternidad pública sufriendo los avatares de las mujeres del pueblo. Deben llegar al centro de salud como sea, esperar que alguien les atienda y quién sabe, aspirar que haya una cama disponible y que un médico le atienda con calidad y calidez. Si hubiera nacido hoy, también podría ser que nazca en una de las casitas de un lejano paraje rural y que su madre hubiera sido ayudada por una partera tradicional acogiéndole con los saberes, prácticas y rituales de la cultura campesina, heredera de la sabiduría ancestral de los pueblos nativos de la Abya Yala.

En esta imaginaria navidad actualizada, Jesús hubiera nacido en cualquiera de las inmensas barriadas de Nuestra América, en las de Caracas, Río de Janeiro, Lima, Guayaquil o Quito, en medio de los sonidos y olores de las calles sin alcantarilla, de las casas sin agua potable ni luz eléctrica y su madre, hubiera sido alentada por las vecinas que, entre curiosas y diligentes, hubiesen lanzado una lluvia de mejores soluciones al parto de María en camino.

También, acorde con las tendencias actuales de la movilidad humana, Jesús podría nacer en medio de una familia migrante, talvez en una “cama caliente” de un piso de Nueva York, Madrid o Ámsterdam, de Roma o Londres, con un padre acusado de ilegal y con una madre agotada de fregar y limpiar casas ajenas en tres turnos al día, asustada por ser una familia perseguida con leyes endurecidas al mejor estilo de Herodes.

Si Jesús hubiera nacido hoy, seguro lo haría como el promedio de la gente. Lejos de distinguirse por la cuna, Jesús destacaría por su vida, por su testimonio de coherencia vital, por sus actos y, finalmente, por la aceptación de su muerte en manos de los que no quieren un gramo menos de poder económico y política y que, verían en su vida, el riesgo de perder su dominio y privilegios.

Más que las circunstancias de su nacimiento, leyenda más, leyenda menos, lo que da sentido a la navidad es la vida y el ejemplo de coherencia de Jesús a lo largo de sus días. Coherencia que brilla con el paso de los milenios, a pesar del comercio de quienes usan su nombre para acumular poder y capitales alrededor del planeta, creando imaginarios que sostienen suntuosas caducas instituciones.

Filed Under Comunicados, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

La criminalización a defensores de derechos humanos y de la naturaleza, ¿un mecanismo de control social?

Posted on diciembre 5, 2011

El 10 de diciembre en que conmemoramos el 63 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las naciones del mundo firmaron dicho documento comprometiéndose a respetar y hacer respetar los derechos de toda persona. A partir de entonces se ha establecido tratados, convenciones y otros instrumentos internacionales que obligan a los Estados a proteger y garantizar derechos fundamentales. Lamentablemente dista mucho el cumplimiento de dichas obligaciones.

Los derechos humanos son producto de las luchas sociales a través de la historia. Sin embargo, vemos con honda preocupación que en Ecuador dirigentes y comunidades que reclaman sus derechos y los derechos de la naturaleza están siendo perseguidos mediante el uso de la justicia. En la actualidad, 180 personas, especialmente campesinas e indígenas, están siendo investigadas por varios supuestos delitos comunes  y/o  por delitos contra el Estado. Muchas de estas personas han sido investigadas y/o procesadas por terrorismo y sabotaje a partir de moviliaciones nacionales ante determinados proyectos y decisiones inconsultas del Estado, entre ellos, el proyecto oficial de Ley de Aguas y la expedidión de la actual Ley de Minería. El número de personas criminalizadas que defienden los derechos de las comunidades, evidencia que la criminalización está siendo utilizada como un mecanismo de control social por parte del Estado y de grupos de poder económico.

En este contexto, organizaciones sociales y de derechos humanos nos hemos convocado para evidenciar esta problemática social, y bajo el lema EXIGIR, RESISTIR, VIVIR, pretendemos, el día 10 de diciembre, a partir de las 10h00 en la Plaza del Teatro,dar a conocer a la ciudadanía, la situación que enfrentan estos defensores de derechos humanos y de la Naturaleza. Es preciso tomar conciencia de la importancia de exigir y defender sus derechos, así como escuchar sus propios testimonios.

Hna. Elsie Monge
Coordinación del evento

Comisión Ecuménica de Derechos Humanos – Defensoría del Pueblo del Ecuador – Centro de Derechos Económicos y Sociales – Fundación Regional de Derechos Humanos – Servicio Paz y Justicia del Ecuador – Asamblea Permanente de Derechos Humanos – Colectivo Pro Derechos Humanos, ProDH – Acción Ecológica – Kolektivo Rayuela – Churo

Filed Under Ambiente, Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.