Ahora, renuncia Benedicto XVI

Posted on febrero 19, 2013

El papa Benedicto XVI, cardenal Joseph Ratzinger, se convirtió en el primer pontífice en renunciar a su investidura en casi seis siglos, luego de ocho años de ejercer el pontificado. Así cierra  su carrera eclesiástica que, entre otras actividades incluyó, la dirección de la Comisión de Doctrina de la Fe, sucesora de la siniestra Santa Inquisición, durante el papado de Juan Pablo II. En el curriculum del renunciante prelado se cuenta el paso “obligado” –dice él por deber patrio- en las filas nazis durante la segunda guerra mundial. Benedicto XVI fue electo cuando ya tenía una avanzada edad por lo que era considerado  como un papa que posibilite un golpe de timón en la orientación de la iglesia católica apostólica y romana, hacia la derecha ultraconservadora. Desde el inicio de su pontificado,  abrazó posiciones muy conservadoras  y retrógradas, promovió activamente la discriminación contra las mujeres y los homosexuales; se opuso frontalmente contra el derecho de las mujeres a decidir  sobre el aborto y el uso  de  métodos anticonceptivos modernos.

Ahora, renuncia Benedicto XVI. Sus declaraciones hechas desde la razón escolástica causaron justificado rechazo entre musulmanes, protestantes, judíos  y en las propias filas de católicos y católicas que esperan y quieren la iglesia anunciada por el nuevo viento surgido en nuestra América y ahora, implacablemente acallada por la represión desde el Vaticano y por las dictaduras militares que sembraron de mártires el continente, testimonio de la nueva iglesia que, por ejemplo, Monseñor Arnulfo Romero anunciara con su vida y su muerte.

Pero la máxima razón de descrédito y vergüenza para  la iglesia católica, bajo el mandato de Benedicto XVI, fue la respuesta sin dignidad, la verdad y la justicia necesarias contra la enorme cantidad de delitos sexuales cometidos por miles de sacerdotes, clérigos y obispos, en contra de decenas de miles niños, niñas y adolescentes, en varios países.

Hace poco, en el Vaticano estalló el destape de documentos escandalosos, “reservados”, hechos públicos por el mayordomo del papa Joseph Ratzinger, Paolo Gabrielle, hecho que expresa la pugna de poder en la cúpula vaticana, entre la derecha y la ultraderecha.

Ahora, Benedicto XVI renuncia, porque no se siente más útil –o porque no es más necesario- para la misión que le encomendaron y en la que cree. Bajo su mandato, el Vaticano fortaleció con éxito la abierta represión y silenciamiento contra los prelados, misioneros, misioneras, órdenes y organizaciones católicas de todo el mundo que buscan mejorar las condiciones sociales de sus fieles, que defienden los derechos de las personas y la igualdad de género, y que se identificaron como iglesia de los pobres, iglesia popular y se inspiraron en la teología de la liberación En Ecuador, el frontal ataque a la Iglesia de Sucumbíos, llevada por la Misión Carmelita, entre otras órdenes, fue una batalla más contra la corriente liberadora.

Benedicto Ratzinger deja el camino expedito para que las corrientes más conservadoras avancen y mantengan el reinado de la romana y apostólica iglesia, para que persistan las prácticas y creencias que  satanizan el cuerpo y la libertad de las mujeres, mantienen la culpabilización y el chantaje hacia la diversidad de géneros, y coronan con silencio los escándalos de pederastia y violencia contra las mujeres.

Ahora renuncia Benedicto, dejando un ambiente propicio para el éxodo de fieles desde la religión católica hacia otras ofertas religiosas más flexibles y cercana a sus necesidades, además, coherentes con una visión de respeto y promoción a los derechos de las personas y los pueblos. Igual, hacia otras sectas fanáticas y alienantes o que son parte de lucrativos negocios disfrazados de religión o iglesia. El consenso conservador que llevó al Benedicto XVI a la silla de San Pedro llega ahora a su mejor momento, y quizás, la burocracia vaticana y el inmenso poder tras el báculo pontificio solicitaron su renuncia, simplemente como lo afirma, se siente sin las fuerzas necesarias para seguir adelante con lo que se viene:  el anclaje definitivo de la iglesia católica a los moldes, rituales y patrones tan arcaicos como escandalosamente protectores de su magnífico e ilimitado poder material y su reinado en la tierra.

Para la iglesia católica se deberían presentar grandes desafíos con la elección del nuevo papa: crear una iglesia mucho más cercana a los creyentes y a sus necesidades  espirituales y terrenales, abandonar tantas posiciones retrógradas que han ahuyentando a millones bondadosos fieles mientras las cúpulas eclesiásticas son fieles seguidoras del poder económico y político en las sociedades nacionales y transnacionales. Por lo visto en la última década, nada de esto se puede esperar como inspiración de los cardenales en el próximo cónclave. Ahora, simplemente, renuncia Benedicto XVI.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Participación, Temas | Leave a Comment

Lo malo de olvidar la mala yerba

Posted on febrero 19, 2013

Los cultivos de los agricultores nunca están a salvo de la yerba mala. En la chacra de papas, de cebolla o de maíz, en las plantaciones de arroz o de plátano, siempre se cuelan las yerbas parásitas que  no sirven para alimentar, que hacen daño, además, quitan nutrientes al cultivo deseado. Si hay olvido, la yerba mala gana terreno y deja desnutrido, simple e inútil al cultivo principal.

Los agricultores, incluyendo en esta categoría a los jardineros que alegran los días con los colores y perfumes de múltiples pétalos, dedican parte de su jornada de trabajo a liberar sus cultivos de la yerba mala, para que no dañe, estorbe, impida el crecimiento y consuma lo esperado. Si alguien se declara cuidador de flores o vegetales y se olvida de sacar la yerba mala, no espere recoger con éxito los frutos. El tiempo, recursos y cuidado de una plantación tienen que ser integral si no, poco habrá que esperar al final del día, es decir, el día de la cosecha.

Cuando se compara la educación de niños y jóvenes con la siembra y la cosecha, resulta que los educadores tienen que buscar el desarrollo de conocimientos, actitudes y destrezas que permitan crecer y cultivarse de la mejor forma a los y las estudiantes. Pero también, con ánimo y dedicación docentes, ponen atención a las tendencias, usos y costumbres que tiene que ser “deconstruidos”, cambiados, deshechos,  para que la persona sea más libre y autónoma, responsable y armónica consigo, con los demás y con la naturaleza.

La gestión pública de los gobiernos, sin duda, también puede ser comparada con la abnegada labor de los campesinos y montubios, con el quehacer agricultor de los que cultivan lo que será el pan de cada día. En los ministerios, colegios, hospitales, centros de salud, escuelas, comisarías, y en todos los servicios a la ciudadanía, es indispensable poner el ojo a la yerba mala que subyace y a la menor oportunidad se muestra y roba lo que sirve para la gente. No es posible esperar una gestión sana de gobierno sin cortar la mala yerba, sin eliminarla para que no lastime las buenas intenciones o los exitosos resultados.

Los últimos seis años, o siete, se ha dado un cambio a la gestión pública desde el gobierno nacional, procesos de reforma y de innovación que, vistos de modo general y desde los objetivos que declaran, quieren ser un cultivo nutricio para los derechos ciudadanos. No es posible negar que los cambios en salud y en la inclusión económica y social, en la seguridad social y el soporte a la producción, resultan cambios esperados y positivos. Hay procesos en marcha para que el país disponga de una nueva matriz energética y otra productiva, siendo cambios necesarios.

Por parte del gobierno nacional, por ejemplo en educación, hay que diferenciar los cambios positivos  e indispensables realizados en educación superior, de las incertidumbres, incoherencias y vacíos en la gestión de la educación básica y bachillerato, aunque, éstos últimos, se oculten tras las modernas unidades educativas del milenio. Mientras la educación superior avanza, la escuela y el colegio aún pertenecen al siglo pasado.

El gobierno actual (y al parecer también siguiente) tiene que eliminar la mala yerba, de lo contrario, las buenas intenciones pueden ser una frustración más. Es preocupante que se permita crecer y florecer la yerba mala: trafasías, coimas y desvío de de fondos públicos para provecho personal, en una palabra, corrupción. Es malo olvidar la mala yerba, o peor, hacerse ciegos o sordos ante la plaga que, todo el tiempo, amenaza las buenas intenciones y las promesas electorales. La política del laberinto institucional para asegurar transparencia y control, la falta de fiscalización sobria, pueden ser solamente mecanismos de oficializar el olvido y, olvidar la mala yerba, es muy malo para los derechos de la gente.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Una campaña aburrida

Posted on febrero 5, 2013

La actual campaña electoral en Ecuador está resultando un tanto aburrida y, a decir de algunos contendientes, desequilibrada. Por ejemplo, el candidato presidente Rafael Correa, la inició desde su posesión en el 2007. Las sabatinas semanales son una forma de campaña permanente instituida por el actual régimen. Además, utiliza sin restricciones el inmenso aparato de  propaganda oficial, de dimensiones bastante mayores a las de cualquier gobierno anterior, bajo la mirada permisiva del Consejo Nacional Electoral, cuyo presidente ya fue alto funcionario del gobierno.

En esta situación, el candidato Correa parte con una considerable ventaja sobre los demás aspirantes a la presidencia. Por otra parte, los demás candidatos no son capaces de desarrollar un discurso distinto, o lo suficientemente original, que permita visualizar propuestas serias y viables para un modelo de gestión esperanzadora.

En vez de verdaderos programas de gobierno, los planteamientos de la mayoría de candidatos giran en torno a las medidas del actual gobierno que dejarían insubsistentes. Es así como ofrecen eliminar impuestos, el examen de ingreso a las universidades y garantizar el respeto a la libertad de expresión, bastante apaleada bajo el actual régimen.

Otras ofertas son simplemente denigrantes y ofenden la dignidad y las necesidades de las grandes masas de ecuatorianos y ecuatorianas. Estas demagógicas ofertas pregonan como en mercado brindar trabajo, vivienda e incluso carro para todos.

Nuevamente se ha repetido el bochornoso reparto de alimentos, camisetas, colchones e incluso electrodomésticos para tratar de captar los votos de las y los electores.

El alza del bono de desarrollo humano, propuesta de manera demagógica por el candidato derechista Guillermo Lasso, fue utilizada magistralmente por Correa en su provecho al proponer su financiamiento parcial a través de las utilidades de los bancos, que bajo el actual régimen, alcanzaron los más altos niveles históricos. Esto le aseguraría al candidato presidente el voto de la gran mayoría de los cerca de millón y medio de beneficiarios del bono. Otros candidatos, como el ex presidente Lucio Gutiérrez, ofrecieron aumentar aún más dicho bono, aunque sin explicar cómo se lo financiará.

La falta de debate es característica de la actual campaña. La confrontación de ideas y de análisis de planes de gobierno sería muy deseable para que la ciudadanía pueda tener más clara su preferencia electoral.

Con debate o sin él,  parece que Correa será el triunfador de la primera vuelta, ya que ha hecho todo para inclinar la cancha a su favor. Por lo tanto es muy probable que Ecuador tenga cuatro años más de un gobierno que ha tenido logros, como la flamante infraestructura vial lograda gracias a la bonanza petrolera, también se ha caracterizado por la prepotencia, falta de diálogo y criminalización de la protesta social.

Es lamentable que, una vez más, la población ecuatoriana tenga que enfrentarse al dilema del menos malo.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.