Mujeres en la revolución bolivariana de Venezuela

Posted on marzo 18, 2013

Hugo Chávez gobernó Venezuela durante cerca de catorce años, hasta su reciente fallecimiento. Durante este período, Chávez lideró un importante proceso de transformaciones  socio-económicas concretadas en los que se conoce como la revolución bolivariana.

Las mujeres han sido protagonistas fundamentales de este proceso y su participación decisiva y multitudinaria. La revolución bolivariana es esencialmente igualitaria, reconociendo la igualdad de derechos para hombres y mujeres. La Constitución Bolivariana es quizás la única que reconoce que el trabajo doméstico genera valor agregado y crea riqueza y bienestar social. Su aporte a la economía se evalúa en 80% del valor del petróleo producido en Venezuela. Es así como, las amas de casa tienen derecho a la cobertura de la seguridad social. También se reconocen los derechos de las mujeres a la salud, educación y sus derechos reproductivos.

La participación de la mujer en la Venezuela actual no tiene precedentes en su historia. Cuatro de los cinco poderes públicos, el Poder Legislativo, el Poder Electoral, el Poder Moral y el Poder Judicial están dirigidos por mujeres.

Pero, más importante aún, es el papel jugado por las mujeres en las organizaciones que conforman el Poder Popular como son los consejos comunales, misiones y programas impulsados por el gobierno. Más del 70% de portavoces de los consejos comunales son mujeres y en las misiones y programas  alcanzan el 60%. El aporte femenino es fundamental, no solo cuantitativamente sino también cualitativamente, donde la mayoría de iniciativas y el trabajo vienen de las mujeres.

En los programas de vivienda desarrollados por la revolución bolivariana y en aquellos realizados con trabajo voluntario de empleados estatales y de los propios pobladores, no sólo la participación de las mujeres ha sido fundamental, sino que la primera prioridad en la asignación ha sido el importante grupo de las madres jefas de hogar.

Sin embargo, queda aún mucho por hacer. El machismo, una tara histórica de las sociedades latinoamericanas, tampoco es ajena a la sociedad venezolana. El aborto aún es ilegal en este país y las mujeres de los sectores populares son las principales víctimas de abortos de alto riesgo, que en varios casos provocan graves daños e incluso la muerte.

Por otra parte, la economía venezolana sufre de carencias y problemas serios, y sus consecuencias son padecidas igualmente por mujeres y nombres.  Recordemos que recientemente el bolívar fue devaluado drásticamente. El primer reto para la revolución bolivariana será ganar las elecciones el 14 de abril próximo para poder seguir adelante en sus transformaciones y profundizar el avance de las mujeres y sus derechos, al igual que los de  toda la población.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Mujer, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Comandante Hugo Chávez: inoportuna muerte

Posted on marzo 11, 2013

La muerte siempre es inoportuna, pero hay muertes que resultan más inoportunas que otras, porque truncan vidas más oportunas que otras. Hugo Chávez, comandante y revolucionario venezolano, líder de Nuestra América, no pudo ganar la batalla contra el cáncer. El 5 de marzo de 2013, el presidente venezolano pasa a la historia y a la leyenda de los pueblos de esta parte del mundo y sus alrededores.

Hugo Chávez ha inscrito su vida, oportuna vida, en el camino de incansable liberación que llevan a cuestas los indios, los cholos, montubios, mulatos, negros, mujeres, hombres y jóvenes del continente. Vivió desde su origen en pueblo campesino, sintonizó y canalizó la corriente latinoamericanista de liberación, luego de quinientos años de la conquista y colonización europea. Su aparición en un primer levantamiento militar, en 1992, –aunque fallido- sacudió a la que era nombrada, por los místeres estadunidenses como una “ejemplar democracia” de su patio trasero. Ejemplar si, por las millonarias tasas de ganancia de empresas petroleras transnacionales y por los millones de familias venezolanas sumidas en la miseria y el abandono. En Venezuela convivían, desvergonzadamente, la opulencia y la exclusión, mientras los gringos imperialistas aplaudían.

Oportuna la vida del comandante venezolano. Luego de la campanada del “caracazo”, que dejó miles de personas asesinadas por un “democrático” gobierno, puso semilla de esperanza para las víctimas de la economía petrolera más próspera e inequitativa de todas las inequitativas democracias formales. Su presencia llegó cuando algunos difundían el fin de las ideologías y el reinado infinito del neoliberalismo. Oportuna irrupción para sembrar futuro en el continente entero. Los imperialista no perdonarán que les haya quitado la tutela en el manejo del petróleo que, desde Washington y el Pentágono, ya lo sentían parte de sus propias reservas estratégicas.

Oportuna vida la de Hugo Chávez. Animó y recreó el pensamiento del Libertador Bolívar, traduciéndolo a los tiempos actuales con la sabiduría del pueblo llanero, que es la misma sapiencia de todos los pueblos primigenios y excluidos del continente. Con voz potente, Chávez supo levantar la palabra continental para que el planeta comprenda que Nuestra América “se ha puesto de pie y ha comenzado a andar…”. A disgusto de la oligarquía y sus lacayos amantes del conservadorismo vestido de estrategia neoliberal, supo ser irreverente y “malcriado” en los formales encuentros de mandatarios que, aupados por la burocracia internacional, solo atinan a firmar compromisos frívolos de contenido para la vida de las gentes sencillas.

Oportuna vida que expuso la verdad en palabras de pueblo. Supo cantar y unirse a los coros populares para el festejo sencillo pero sentido. El pueblo reconoció la sinceridad de su hablar, de su pensar, de su hacer y su mirar, por eso lo reeligieron como mandatario a disgusto de las élites que callan lo que piensan “por delicadeza”, porque su silencio vale divisas. No tuvo pelos en la lengua para criticar a los imperialistas del norte. Hoy, ellos, los de cuello blanco y almidonada camisa, reclaman inmediatas nuevas elecciones en Venezuela, con la esperanza de volver al gobierno para cuidar sus intereses y sus capitales.

Vida oportuna. Sembró semilla de unidad latinoamericana, antiimperialista, al estilo criollo, nuestro, con los ingredientes de nuestras culturas que siempre han sido y serán incomprendidas por los que se creen dueños del mundo y de la cultura.

Oportuna vida que supo tomar decisiones de solidaridad y amistad entre los pueblos, simplemente movido por amistad y solidaridad, sin intereses mezquinos de  por medio, sin cálculos de tasas de retorno de capital como motivo. Mandatario generoso para tender la mano a los pueblos hermanos para que construyan bases de nuevas economías alejadas del capitalismo.

Oportuna la presencia de Chávez en Nuestra América, por su compromiso con la paz y la comprensión entre las naciones y entre los hermanos de cada patria chica. Oportuna vida, demasiado corta, como la de Bolívar, quien murió a los 47 años, pero fructíferas las dos a todas luces, enlazadas por un anhelo compartido que trasciende: independencia y autodeterminación.

Inoportuna muerte, más inoportuna que nunca, porque el horizonte trazado y bosquejado por Hugo Chávez, aún está lejano. Los sembríos de libertad, justicia y soberanía aún son tiernos y las peores tempestades todavía no han llegado. Inoportuna muerte que llega y se lleva una vida oportuna y comprometida. Solamente mañana se verá si hay otros líderes sembradores que acompañen los anhelos del pueblo venezolano y latinoamericano.

Por ahora, mientras tanto, duele la inoportuna muerte de Hugo Chávez Frías, cuya vida oportuna deja una herencia de esperanza y lucha que seguirá presente en su pueblo y en los de la Patria Grande. La inoportuna muerte nunca borrará la herencia de una oportuna vida.

Colectivo Pro Derechos Humanos, PRODH- Ecuador

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Borrachera electoral

Posted on marzo 4, 2013

Rafael Correa fue reelecto presidente ecuatoriano con un 57% de votos a su favor, claro que 30 de cada 100 personas calificadas para votar no se presentaron a ejercer este derecho.  Habría que preguntarse a qué se debe ese alto porcentaje de ausentismo. Desconfianza en la democracia electorera o en sus representantes, es una hipótesis que desde luego, se suma a otras causas relacionadas con situaciones  imponderables.

Alianza País, el partido de gobierno, alcanzó alrededor de dos tercios de las bancadas legislativas, lo que garantiza para el ejecutivo no sólo una mayoría absoluta, sino un control absoluto del legislativo. Correa tendrá por los próximos cuatro años, sin lugar a dudas, la cancha totalmente a su favor.

Intentando explicaciones para el abrumador triunfo del partido de gobierno,  a más de la exitosa, costosa y prolongada campaña publicitaria,  se alude a avances en el campo de la vialidad, salud, educación y atención a la situación de pobreza.

Sin embargo, y sin desmerecer los avances en los servicios de salud, vale recordar que el mejor país es el que no necesita hospitales, es decir, aquel que logre reducir los índices de mortalidad materna y neonatal, los embarazos en adolescentes, entre otros indicadores. En este campo, el reto para los próximos cuatro años será fortalecer programas de educación y prevención, de la mano con las necesarias mejoras en atención a la salud de toda la población.

En cuanto a educación, el poner el dedo en la llaga de las universidades que no contaban con las mínimas condiciones técnicas, de infraestructura, ni calificación profesional para brindar el servicio requerido, es un punto a favor del gobierno.

Pese a ello, limitar el acceso a las universidades a un alto porcentaje de ecuatorianos que, debido a las inequidades socioeconómicas del país, no logran competir con los hijos de familias bien alimentadas, no es plausible.

Recorrer actualmente las carreteras ecuatorianas es un verdadero placer, pero los campesinos, los agricultores demandan también atención a las carreteras de segundo orden, aquellas que unen anejos y poblados en los que se desarrolla la vida de una buena parte de las personas  más excluidas.

No todo se puede hacer de un solo golpe, estamos avanzando, dice el gobierno. Los retos están a la vista, decimos todos y exigimos que no se los olvide en medio de la borrachera triunfalista, que esperamos no dure hasta el 2017.

Quienes hemos venido manteniendo una voz crítica respecto a las políticas del gobierno, quienes nos preocupamos frente a la apropiación del discurso y de las luchas históricas de las organizaciones sociales, requerimos hacer lecturas agudas que nos permitan diseñar estrategias de vigilancia y exigibilidad, que hagan contrapeso al control total de las funciones del Estado.  Y que nos permitan también enfrentar la continua criminalización de las voces disidentes, de las cuales ningún gobierno democrático debe estar exento.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Reelección de Correa, ¿voto comprometido con el pasado?

Posted on marzo 4, 2013

La reelección de Rafael Correa, en una sola vuelta y con amplio margen sobre los demás candidatos, le convertiría en el presidente del Ecuador de más largo gobierno. Las explicaciones del resultado de la elección de febrero de 2013, dentro del terruño y en otros países con alta migración ecuatoriana, son diversas El candidato reelecto se compromete con mejorar su gobierno, dice que hará lo pendiente y que la revolución ciudadana se profundizará. El tema, en términos de derechos humanos es analizar el tipo de compromiso que entraña el voto.

Los candidatos perdedores consuetudinarios como el millonario bananero Noboa y el ex militar Gutiérrez, u otros despistados como el homofóbico pastor Zabala, explican la reelección por un supuesto fraude. Cada uno reclama ser segundero y añoran una supuesta segunda vuelta. Otros, que no esperaban tan poca votación, como Acosta y Wray, y el banquero Lasso, de forma elegante, dicen que Correa ganó porque hubo una campaña inequitativa, chequeras gigantes apoyándole y propaganda oficial, “cancha inclinada y árbitro vendido”.

La reelección de Correa, merece un análisis fuera de resentimientos electoreros. La revista Semana (Colombia), en un reportaje sobre las claves para la reelección, destaca que en los seis años de gobierno, Correa llegó a invertir desde el Estado, el trece por ciento del producto interno bruto, versus cinco por ciento de los gobiernos anteriores. Además, señala que en su gobierno se rescató la estabilidad política que Ecuador había perdido durante la década anterior; lanzó programas sociales masivos con incremento de la inversión pública social en salud, educación, atención a discapacidades e inversión en seguridad social; levantó obras de infraestructura como carreteras, puentes, autopistas, plantas hidroeléctricas, rescate del tren, financiamiento del metro en Quito, culminación del nuevo aeropuerto internacional. Durante los seis años, Correa estuvo en campaña permanente, gobernó con un micrófono en la mano y frente a las cámaras, con enlaces mediáticos semanales y una propaganda continua. Finalmente, Correa logró dividir a la oposición con una gama de candidatos que quedaron mal parados, excepto el segundo que expresa una nueva articulación de la corriente conservadora. Hasta aquí lo que dice Semana.

Al parecer, la reelección es un voto comprometido con el pasado inmediato y un premio a lo realizado por Correa. La gente no votó por las promesas, sino por las realizaciones, por cuestionables, imperfectas o erradas. Lo ejecutado fue el termómetro de la reelección y la carta de presentación del reelecto presidente. Junto con esa marca de pasado, el voto que reeligió a Correa tiene la esperanza de que la vida siga mejorando de fondo y no  solo de forma.

Para le movimiento por los derechos de las personas, vale preguntar y trabajar, desde todas las trincheras, para que el voto de la gente sea un semillero de intención y acción comprometida con el presente y el futuro, es decir, para que los derechos de las personas y los pueblos sigan siendo la medida para juzgar, controlar y pedir cuentas  al gobierno reelecto y a cualquiera que viniese luego. Este compromiso no será desde las urnas, sino desde una permanente, organizada y constante presencia y participación en todo ámbito y momento.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.