Ambigüedades en la política económica ecuatoriana

Posted on abril 26, 2013

La visita a Alemania de Rafael Correa y una amplia comitiva de ministros y empresarios estuvo orientada fundamentalmente al aspecto comercial. Parece ser que esta visita representa un cambio por parte del gobierno, que hasta ahora había mostrado reparos a firmar tratados o incluso acuerdos comerciales con Estados Unidos y Europa, argumentando por ejemplo lo negativo que había sido para México la firma del TLC entre ese país, Estados Unidos y Canadá.

En efecto, la nación mexicana fue invadida por transnacionales de todo tipo atraídas por la mano de obra barata, perdió gran parte de su soberanía alimentaria  por el ingreso indiscriminado de alimentos norteamericanos y más de 2 millones de campesinos se quedaron sin su fuente de sustento, viéndose obligados a emigrar al vecino del norte. Luego de casi 20 años del TLC, México no ha salido del subdesarrollo y la pobreza, sufre de un problema de violencia atroz y sigue más lejos del primer mundo que en 1994.

Sin embargo, el gobierno ecuatoriano está descubriendo que su modelo económico, basado en recursos petroleros e impuestos y que privilegia el consumo, si bien no está agotado, muestra cada vez más sus limitaciones. Por otro lado, gran parte de esos recursos ya están hipotecados a largo plazo a bancos y empresas chinas para pagar los préstamos con altas tasas de interés que financian la construcción de proyectos hidroeléctricos, la refinería del Pacífico, puentes y carreteras.

Por eso, ahora intenta dar un giro y  muestra el interés por la inversión extranjera europea y por un incremento del intercambio comercial con Alemania, que es el principal motor de la Unión Europea.

Desde un punto de vista capitalista, Correa ha decido ser pragmático y él personalmente, como es su estilo, se convierte en el principal patrocinador de las inversiones europeas, aunque todavía no se haya establecido ningún acuerdo oficial. De esta manera, muestra su inconsistencia con el discurso nacionalista, y en cierta forma proteccionista, que mantenía desde hace varios años.  Lo que más reparos  crea entre los inversionistas para traer sus recursos al Ecuador es la inseguridad jurídica de un país donde cada año hay modificaciones a la ley tributaria y donde el mismo presidente de la república afirmó que metería las manos en la justicia y lo viene haciendo.

En este contexto, los resultados de esta visita y sus negociaciones todavía están por verse y todavía no se puede asegurar nada sobre si se cumplen los objetivos que se planteó el gobierno.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Conflicto entre los Waorani

Posted on abril 16, 2013

por: Ileana Almeida

Los waorani son el más fascinante de los pueblos indígenas que habitan en el Ecuador. Su aislamiento secular les ha permitido conservar rasgos lingüísticos y culturales que otras comunidades amazónicas, en contacto con los mestizos, han ido perdiendo. Son excelentes cazadores y conocen la agricultura. Su dios, Huen Gongui, creó al hombre a partir del maíz, en forma análoga a lo que hicieron las divinidades de Mesoamérica. Manejan el algodón y lo emplean en la confección de redes y hamacas. En lo alto de los árboles mantienen al águila arpía, héroe cultural que todo lo ve como guardiana que es del cielo. Su lengua es extraordinaria por la cantidad de  variantes de sus sonidos vocálicos y consonánticos, lo que la vuelve armoniosa y melódica. Antes de que llegaran los misioneros, caucheros, madereros y petroleros, los waorani vivían en libertad, la amistad y la fidelidad al grupo eran sus valores más altos, no estaban restringidos por autoridades ajenas  y su horizonte era muy ancho.

Las relaciones que han mantenido con la gente extraña a su cultura han acabado en resultados desastrosos. En un tiempo, eran un grupo relativamente numeroso, pero los taromenane que conformaban parte de él, a partir de continuas y amargas experiencias y a sabiendas de que todo acercamiento al mundo “civilizado” ha implicado altos y dramáticos costos para ellos, decidieron adentrarse en la selva y mantenerse aislados. En un video-documental se muestra que algunas mujeres, jefes de sus clanes (dado que aún se conserva el régimen matrilineal) permitieron la explotación de maderas finas a cambio de Coca-Cola, bebida a la que se volvieron adictos en la comunidad. También se puede ver como una compañía extrajera cedió una camioneta usada y sin llave, a cambio de que se le permitiera explorar su territorio. El vehículo quedó estacionado para siempre y solo sirve para que, por turno, los waorani descansen y conversen en el interior de la cabina.

Todavía se piensa que los indígenas que optan por el aislamiento  pueden adaptarse a nuestra cultura si se les explica algunas ideas sobre el progreso y el mejoramiento económico,  pero no es eso precisamente lo que ocurre. El Estado, desde luego, no está interesado en los waorani, sino en el petróleo que hay en sus territorios. Un ministro del actual gobierno sostuvo que, desde el aire, se ven a unos pocos trashumantes en esas selvas y que, por lo tanto, no se presentarían mayores problemas para la explotación petrolífera.

Nada bueno se logrará si se quiere arreglar la situación que viven actualmente los waorani con nuestras “civilizadas” leyes. En la Constitución consta que el Estado ecuatoriano es plurinacional,  pero en los hechos este es un precepto que no se aplica. Los waorani  siempre han vivido de acuerdo a sus normas y costumbres, y son ellos quienes deberían resolver sus conflictos. ¿No será que la Ronda sur-oriental de campos petroleros, que está en curso, tiene que ver con los conflictos  entre waorani? 

Filed Under Ambiente, Comunicados, Derechos de los pueblos, DESC, Editoriales, Participación, Soberanía, Temas | Leave a Comment

Nuevo Papa, rompevientos contra el cambio

Posted on abril 1, 2013

Se anuncia “habemus Papa” y la multitud, en la plaza San Pedro, lanza vítores de bienvenida. Francisco I, es el nombre escogido por el argentino Bergoglio para asumir el trono máximo en la Iglesia Católica. En el mundo, circula la novedad de que es el primer papa latinoamericano en siglos y siglos de esta terrenal  institución global.

La iglesia estaría buscando el “efecto Wojtyla”: frenar la ola de cambio que anima a nuestra América. Nada raro en una institución poderosa que, desde aparentes posturas apolíticas, influye, moldea, impulsa y sostiene a los poderes terrenales y medibles en acciones de banca, de este mundo transnacional.

Los argentinos, halagados por la distinción nacida del cónclave, confirman que “Dios es argentino”. La presidenta argentina, igual, cumplió con regalarle un recipiente para mate y otros mandatarios como Correa, participaron en la entronización con alegría y orgullo latinoamericano. Nuevo papa, vieja nostalgia.

Millones de personas en el mundo, con frenesí y antigua nostalgia, esperan que el nuevo jefe de la iglesia católica inspire lo mejor de su religiosidad.  Los creyentes se engolosinan con su fe y no dejan que los asuntos terrenales de la institución apostólica, interfiera en su espiritualidad. Las finanzas, las violaciones de niños por curas pederastas o las intrigas más oscuras originadas por intereses nada divinos ni cristianos, las arreglan los cardenales, de cualquier forma.

El nuevo papa, cuando era arzobispo en Buenos Aires, guardó silencio ante las atrocidades de la dictadura argentina, ante sus crímenes, tortura, desapariciones forzadas y robo de bebés. El silencio del purpurado golpea y duele por ese silencio de convivencia entre la dictadura y la jerarquía católica argentina. Nunca apoyó la teología de la liberación, una corriente identificada con el anhelo de liberación integral de los pueblos. Todo lo contrario. Pérez Esquivel, el premio nobel de la Paz, prefiere decir que al ex obispo argentino le faltó coraje ante las violaciones sistemáticas a los derechos humanos.

¿Qué dirían los torturados y los desaparecidos, las mujeres torturadas, violadas y asesinadas, o los bebés que fueron raptados y regalados a militares?

El nuevo papa, comienza su gestión moviendo los hilos de antiguas nostalgias que llaman a la humildad, la caridad, la oración, ¿el silencio? El nombre escogido por el nuevo papa recuerda a Francisco de Asís, ejemplo de vida identificada con los pobres, la naturaleza y los animales. Sus gestos como no usar crucifijo de oro, no dejar que los fieles le besen el anillo ni se arrodillen, pagar personalmente su cuenta en el hotel, entre otros, evidencian que quiere renovar el estilo, romper protocolos. Ya ha ganado y ganará popularidad y carisma.

El nuevo papa, recuerda el estilo informal y poco protocolario de algunos líderes de países latinoamericanos, sin embargo, su pensamiento es contrario al ánimo de cambio histórico que esos mismos líderes impulsan. ¿Se inaugura un contrapoder para frenar cambios en Nuestra América? La jerarquía católica tiene en mente, entonces, frenar el “cambio de época” latinoamericanista, porque las expresiones políticas de la derecha en el continente están agotadas y arrinconadas.

El mensaje papal, gestual y verbal, motiva a los fieles católicos en la caridad con los pobres. Resurge la antigua nostalgia asistencialista que consagra la división entre ricos y pobres. Si el Vaticano tiene un Instituto de Obras Pontificias, léase banco, cargado de capitales inconmensurables, quizás provenientes de turbios negocios, no interesa. El papa nuevo podrá parecer sencillo, pero de pobre no tiene nada, es jefe de un estado poderoso, millonario, pero “caritativo”. Esta cara oculta de la iglesia católica, será defendida tras los muros, en silencio papal.

Vale recordar que no hay “pobres”, que hay “empobrecidos” por unas estructuras injustas y unas sociedades dominadas por el capital, por la ambición sin límites y por las instituciones financieras que mueven el mundo. Erradicar la producción diaria y masiva de personas empobrecidas en el mundo, hacer un mundo justo y equitativo, debería ser la aspiración prioritaria de todos y todas, incluyendo al “papa pobre”. Vieja nostalgia de una teología de  la liberación reprimida.

El tema de la equidad y la igualdad de las mujeres, con nociones, procesos y acciones positivas para avanzar a nuevos momentos de humanidad, rompiendo el molde patriarcal que consagra la iglesia católica, con el nuevo papa, seguro, quedará como nostalgia. Sin equidad de género, la violencia contra las mujeres, incluyendo la violencia sexual, no verá final. Con el nuevo papa, la igualdad y el respeto de los derechos de las personas LGBTI, serán nostalgia. Lo más retrógrado del pensamiento eclesial se hace presente, vestido con humildad y proclamando caridad.

Nuevo papa, nuevo estilo, antiguo silencio, antiguas nostalgias.  El nuevo papa se perfila como un rompe vientos contra el aire de cambio latinoamericano que cruza el continente.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, Editoriales, Libertad de expresión, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.