Capitalismo… ¿con rostro humano?

Posted on mayo 11, 2013

(Basado en el artículo “Vigencia del análisis gramsciano en el proceso político ecuatoriano” por Decio Machado)

Actualmente en el Ecuador, el uso de los términos “Patria” o “Nación” apuntan a generar un sentimiento de identidad en grupos sociales diferentes e incluso antagónicos, entre explotadores y explotados,  con el fin de conformar un bloque hegemónico donde converjan todas las clases sociales en torno a un proyecto burgués.

El proyecto populista del gobierno de Rafael Correa incluye un “proyecto de país”, que no tenía ninguno de los gobiernos anteriores desde hace varias décadas, y que ha ido consolidando una alianza política que incluye a las diferentes clases sociales, cada una de las cuales ha recibido beneficios.  Es así como el conflicto entre clase dominante y clase explotada se atenúa, lo que se expresa en la afirmación de Correa de que la lucha de clases es un concepto caduco  que solamente sigue siendo usado por la “izquierda infantil”.

El término revolución,  super utilizado por parte del gobierno, y que significa una alteración total de las estructuras socioeconómicas y políticas por otras radicalmente opuestas, en la práctica no tiene sentido. Llega no más allá del nivel de reformas y de modernización capitalista,  toda vez que el gobierno mantiene un modelo basado en la producción monopólica y neo extractivista.

Ciertamente, el gobierno ha incrementado el salario mínimo en varias ocasiones y, según sus afirmaciones, ya  cubre la totalidad de la canasta de pobreza  (lo cual no ha sido demostrado). Además, ha incrementado el bono de desarrollo humano a $ 50, cantidad significativa, que  aunque a nadie permite salir de la pobreza, sí ha generado la adhesión electoral del numeroso  sector que recibe este beneficio.

Paralelamente, los 110 grandes grupos económicos del país han aumentado notablemente sus ingresos durante el gobierno de Correa gracias fundamentalmente al  notable aumento del gasto de Estado y del incremento del  dinero circulante en el país. Es así como estos grupos concentran actualmente el 41% del producto interno bruto del Ecuador, más que nunca antes en la historia. Por eso, el incremento de impuestos lo han aceptado con tibias quejas pero sin dramas.

Bajo el espejismo creado por  un discurso demagógico y populista basado en la justicia, equidad,  subsidios sociales y la construcción de una “Patria Nueva” que dejó atrás la larga noche neoliberal del pasado, se crea un imaginario de cambio.

Pero en realidad se trata de la consolidación de un bloque hegemónico con amplio apoyo de sectores dominantes, populares y de clase media. Es en realidad el capitalismo del siglo XXI, con supuesto “rostro humano” y articulado bajo una lógica desarrollista y neo extractivista.

Filed Under Comunicados, Derechos civiles y politicos, DESC, Editoriales, Libertad de expresión, Participación, Temas | Leave a Comment

Colectivo Pro Derechos Humanos • Powered by Wordpress.