VOCES COMPROMETIDAS

Zapotillo trabaja en la inclusión

Por: Álvaro Coronel, Loja

Un convenio institucional permite la inclusión de 50 personas con discapacidad en la frontera sur del país.
Paola Mega y Karina Vélez, técnicas encargadas del plan, visitan las casas de las personas con capacidades especiales y les realizan terapias de rehabilitación física, lenguaje y terapias alternativas. En el Centro de Rehabilitación dan intervención a los niños que los remiten las escuelas, por ejemplo, por tener algún problema de aprendizaje, es decir menores que no califican para obtener el carné, porque no se determina un nivel de discapacidad.
A pesar de que el proyecto tiene una población de 50 personas, hay ocasiones que las técnicas reciben a más. Paola Mega a veces labora con 35 ciudadanos al mes, su jornada la divide en las visitas domiciliarias cada lunes, martes y miércoles; y, jueves y viernes, atiende en el Centro de Rehabilitación.
De los 50 integrantes del plan, la mitad padece de discapacidad intelectual; un 25% de discapacidad en su motricidad o física; y el 25% restante tiene discapacidades sensoriales: audición y lenguaje.
El convenio tiene alrededor de seis años y en ese periodo ambas instituciones cumplen sus responsabilidades de contrapartes. El Municipio contribuye con las instalaciones, uniformes, alimentación y material; y, el MIES cancela los sueldos del personal. (MQP).
Las terapias se complementan con actividades productivas. Por ejemplo, el Cuerpo de Bomberos de Zapotillo dio un taller sobre prevención de incendios, la teoría se la plasmó en la práctica y la comunidad observó el entusiasmo de los jóvenes.
Las familias observan el progreso de los infantes y jóvenes que se benefician del programa, recuerdan que antes el grado de discapacidad, sea físico, auditivo, de lenguaje o intelectual, era muy avanzado y tenían inconvenientes incluso de comportamiento; ahora las mejoras son significativas y quienes tienen discapacidad intelectual les gusta vincularse a la sociedad.