EDITORIAL

¿Qué nos espera si Bolsonaro gana las elecciones en Brasil?

Dicen que el ejemplo es mejor que la sola palabra, por eso es muy peligroso que Bolsonaro gane la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, pues se abriría una puerta al vergonzoso pasado de Latinoamérica, uno que no se debe repetir, un pasado de dictaduras, de violación de derechos humanos y de exclusión, donde las personas pobres, las mujeres, los pueblos indígenas y afrodescendientes no tienen lugar.

Por tal razón es importante empezar por reflexionar sobre las falacias o mentiras del candidato brasilero, revelar las verdades tras sus aparentemente “novedosas propuestas”, para estar atentas y atentos a figuras similares que intentarán surgir en nuestros países.

¿Bolsonaro realmente va a enfrentar la corrupción? Es bastante dudoso que una persona que lleva años en partidos políticos corruptos, y que no puede transparentar el origen de sus bienes pueda cortar de raíz el cáncer de la corrupción de Brasil.

¿Realizará una política distinta?Al igual que Trump sus tácticas se basan en mover las emociones de indignación del pueblo, y para tal fin usa palabras fuertes y hasta groseras, pues sabe que generará ruido y hasta empatía de algunos sectores. Si reflexionamos más a fondo, podemos concluir que solo las palabras y las apariencias no son garantía de cambio, es más, solo son parte del show mediático, y sirven para distraer nuestra atención. Además,tres de sus hijos tienen cargos políticos y representan la forma clásica y populista de hacer política.

¿Hará más seguro el país? Su principal propuesta es la liberalización de las armas, esto en realidad ha demostrado solo aumentar los problemas de inseguridad, en especial podemos citar los ejemplos de varias escuelas de Estados Unidos. Un arma en manos ciudadanas no aumenta la seguridad, la incrementa y solo enriquece a sus fabricantes.

¿Respetará la democracia? Sus tendencias son violentas y autoritarias, piensa que los derechos humanos son cosas para los bandidos, añora las dictaduras, extraña el fascismo, desea concentrar el poder en su persona mediante la disminución de la discusión y debates en el parlamento.

¿Habrá desarrollo económico? ¡Claro que sí! Pero solo para unos pocos – los mismos de siempre, y lo peor a costa de reservas naturales, territorios ancestrales y las personas que los habitan. Además, corremos el riesgo de que en su gobierno se acelere la deforestación del Amazonas, lo que nos pone en peligro a todos, seres humanos y animales.

Así que, Bolsonaro no nos puede ser indiferente, Brasil no nos puede ser indiferente. Demasiados son los casos en que la comunidad internacional se mantuvo indiferente y silenciosa, siempre con resultados nefastos para la región y el mundo.