VOCES COMPROMETIDAS

Desalojos de tierras y las mujeres

Sonia Rodríguez Jaramillo, CEPAM Guayaquil

Hace un mes que las autoridades desalojaron brutalmente a un grupo de familias que invadieron terrenos en la Isla Trinitaria, ubicada al sur de la ciudad de Guayaquil, dejándolas ya no solo en la pobreza sino en la indigencia, puesto que destruyeron su inversión por una casa propia; pero también afectaron sus ilusiones y su dignidad dejándolas en situación de mayor vulnerabilidad.
Que son zonas que no pueden invadirse. Así es! Que hay traficantes de tierras. Así es! El gobierno debe preguntarse por las causas que las familias no pueden acceder a una vivienda y modificarlas, más no atropellar de esa manera.
Si bien el desalojo es una experiencia que afecta a todos, hay que considerar cuántas mujeres embarazadas o con hijos pequeños forman parte de las familias que deambulan por el país en busca de una vivienda propia, trabajo, educación, salud y seguridad. Cuántas mujeres violentadas y sus hijos escapan de sus agresores y son más vulnerables sin vivienda propia.
Tener una casa y vivir sin violencia es nuestro derecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *