Volvemos a clases, sin estar preparados para prevenir y atender la violencia sexual

Por: Sonia Rodríguez Jaramillo CEPAM Guayaquil

En la región costa el año escolar anterior terminó con muchas denuncias sobre violencia sexual que sufrían especialmente niñas, niños y adolescentes tanto en el ámbito educativo como familiar.

Las autoridades educativas reconocieron que es un problema poco y mal atendido; pero lo más grave minimizado y encubierto por otros adultos; eso quiere decir que quienes se atrevieron a denunciar no han recibido atención psicológica, medica, ni sus familiares orientación especializada adecuada.

Denunciar o iniciar una acción legal no garantiza el proceso de recuperación. Es necesario preguntarnos ¿Por qué algunos adultos no ven, no escuchan, no dan credibilidad cuando los niños y adolescentes llegan buscando ayuda, auxilio por el abuso, intimidación, amenazas, chantaje, seducción. Hay que creer y estar atentos cuando un niño, niña, adolescente o adulta nos habla de violencia sexual.

Urge incorporar educación en sexualidad, científica, que aborde inquietudes problemas cercanos, que incluya enfoque de género para develar las inequidades y de derechos para ejercerlos y restituirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *