De monitos, bonos, minería, precarización y otros demonios

Hace pocos días el Presidente Lenin Moreno decía lo siguiente: «La necesidad obliga, es por eso que ven en Guayaquil a un ‘monito’ de 5 años que se compró una cola y vasos y está vendiendo en las esquinas».

Sebastián Roldan, Secretario Particular de la Presidencia señalaba lo siguiente respecto al pago a los jubilados: “hacer un esfuerzo extra entre el Ejecutivo y la Asamblea para pedirles a los ecuatorianos un apoyo directo para poder pagar a los jubilados”.

Richard Martínez, Ministro de Economía y Finanzas, decía que, para dar solución a los pagos pendientes a los jubilados, se ha previsto la entrega de bonos, afirmaba “quien accede al bono también puede vender una parte de este y recibir los intereses y el capital restante. O puede vender todo el bono y obtener dinero en efectivo. El pensionista decidirá a quién venderle y con qué porcentaje de descuento.

Carlos Pérez, Ministro de Energía y Recursos No Renovables, afirmaba tajantemente ante la controversia por la oposición de varios sectores a la explotación minera, que: “en el país va a haber minería sí o sí …”.

Representantes de Uber Eats, (la cual terceriza entregas a domicilio), ante la protesta de sus trabajadores por la rebaja sustancial en el pago recibido por cada entrega, indicaba que: “Esta semana se realizó una reestructuración de la tarifa base que consiste en un monto variable al recoger, otro similar al entregar y un monto variable en función a la distancia recorrida”.

El Directorio del FMI, señalaba que se encuentran complacidos con los cambios en la política económica ecuatoriana y el cumplimiento del Acuerdo entre el Estado y el organismo internacional.

Todas estas expresiones y acciones no son producto del azar, no son una coincidencia, son el producto de un capitalismo salvaje y un neoliberalismo rampante, de la intervención directa de grupos de poder en las decisiones económicas y de la desregularización y flexibilización de normas económicas, sociales y laborales en beneficio de unos pocos y en perjuicio de todos los demás.

Conviene recordar las vigentes y acertadas palabras de Paulo Freire, quien en su libro Pedagogía del Oprimido, revelaba que el opresor se ha encargado de crear un ingenioso y hábil discurso manipulador y una imagen atractiva pero falsa del mundo, esto para que el oprimido no proteste y no se revele, para que se mantenga expectante y con la esperanza de algún momento disfrutar de todas las mieles y beneficios que supuestamente el capitalismo trae para todo el mundo. Pero como bien revela Freire, aquello no son más que mitos y leyendas, son simples propagandas y eslóganes que ofertan algo que jamás ocurrirá. Y mientras tanto, el pueblo engañado y jodido.

Dentro del atolladero

Mirador, el primer proyecto de gran minería a cielo abierto en el Ecuador inició sus
operaciones el pasado 18 de julio. Está ubicado en la cordillera del Cóndor, una zona de
gran biodiversidad. El proyecto a cargo de la empresa china ECSA, cuenta con 2400
trabajadores entre chinos y ecuatorianos y operará durante 25 años, en los cuales dicha
empresa se alzará con unos 25 mil millones de dólares y el Estado ecuatoriano solamente
recibirá unos 7,5 mil millones, es decir menos de la tercera parte que ECSA, apenas 250
millones por año. Ya de entrada el contrato es económicamente lesivo para el Estado, la
empresa se quedará con una enorme parte de los beneficios cuando apenas invirtió 1500
millones.

Si bien el contrato fue firmado por el gobierno de Correa, el régimen de Moreno, decidido a
impulsar la minería a cielo abierto a como dé lugar, “va porque va” dijo el ministro Carlos
Pérez, ha aceptado sin rechistar sus condiciones. Es más, los ingresos por la producción de
los proyectos mineros Mirador, Fruta del Norte y Loma Larga fueron puestos por el
gobierno como garantía por el préstamo de 4200 millones de dólares que está recibiendo
del Fondo Monetario Internacional. Sin tomar en cuenta que Loma Larga está en el cantón
Girón (Azuay), donde la población se expresó mayoritariamente en consulta popular contra
la minería a cielo abierto.

Desde años antes de que empiece la explotación los habitantes de la zona, indígenas shuar y
colonos, se oponían a la gran minería en la zona, conociendo los efectos nefastos que ha
tenido en otras regiones de Latinoamérica. No se realizó la consulta previa a los pobladores,
los habitantes fueron desalojados de sus casas y tierras por la fuerza, sus viviendas fueron
destruidas. El agua que consumen ellos y su ganado ya está siendo contaminada. El

principal dirigente antiminero de la zona, José Tendentza, fue asesinado en el 2014. Cinco
años después el crimen sigue impune.

La minería a cielo abierto es la actividad humana más depredadora del medio ambiente por
los inmensos impactos ambientales, visuales, humanos y culturales que produce. Daña la
superficie de la tierra por la gran cantidad de desechos que genera, contamina el aire por el
polvillo tóxico que se produce, contamina los ríos y fuentes de agua por los químicos
usados en el proceso de producción como el mercurio, el cianuro y el ácido sulfúrico,
sustancias altamente tóxicas, daña los acuíferos subterráneos y crea enormes cráteres que
pueden llegar a tener varios kilómetros cuadrados de extensión. Por la destrucción del
medio ambiente, desaparecen la flora y la fauna.

Por todo ello, en 2010 Costa Rica decidió ser un territorio libre de minería a cielo abierto.
Mientras que aquí, en el país del buen vivir, en una desesperada búsqueda de recursos el
gobierno de Moreno piensa que será la fuente de ingresos para sacar al país del atolladero
económico en que le dejó Rafael Correa y en que el actual presidente nos arrastra todavía
mucho más.

¿Qué es y qué NO es una minoría?

En días pasados se ha visto en redes sociales y otros espacios cómo algunas personas usan con una exagerada ligereza la palabra minoría, al criticar acciones como la eliminación de reinados o de las corridas de toros en varias partes del país, por tal razón, en las próximas líneas nos detendremos a estudiar algunas de las características de este concepto que luego permitirán identificar qué lo es y qué no.

Para ello, debemos empezar por recordar la definición de Louis Wirth quien sostuvo que minoría “es cualquier grupo de personas que, a causa de sus características físicas o culturales, se encuentran sometidas a una discriminación respecto de los demás miembros de la sociedad en la que viven, recibiendo de ésta un trato diferente e injusto” . Además, la minoría no se identifica por el número de personas que componen el grupo sino por si se encuentran en una posición de subordinación social, política y económica .

Cobra entonces sentido identificar por ejemplo a las personas afrodescendientes como una minoría, pues comparten características físicas y culturales propias, diferentes a las de grupos blanco-mestizos, pero además han recibido históricamente tratos diferentes e injustos. Así mismo ocurre con las comunidades y pueblos indígenas, e inclusive con las mujeres, a quienes por ejemplo aún les falta acceder a las esferas de poder público y privado, en igualdad de condiciones que sus colegas hombres.

Por el contrario, si se trata de un grupo minoritario de personas que tienen poder e influyen en grandes masas de personas estaremos frente a una élite. Como se puede observar el elemento clave es el poder.

Entonces, realizando un ejercicio de lógica simple al invertir las condiciones se podrá identificar si estamos frente a una minoría o no. Si un grupo de personas no carece de poder, ni se encuentra subordinado, así como tampoco ha sido discriminado, ni tratado de forma diferente e injusta ¿tendría sentido atreverse a llamarle minoría a lo que quizás solo sea un gusto caro compartido por una élite? ¿un gusto caro que además se paga con los impuestos de todos?…

El valor de la vida

Veintisiete perritos murieron envenenados entre el viernes 12 y el sábado 13 de julio en la ciudad de Quito, otros animales siguen hospitalizados en estado crítico. Seres humanos que no valoran la vida realizaron una “donación” de alimento envenenado a tres refugios privados, financiados y manejados por voluntarios amantes de los animales.

Acción Animal Ecuador, Defensa de la Vida Animal EC y la Fundación Lucky Bienestar Animal, recibieron la “donación” del “alimento” que tan desesperadamente necesitan para dar de comer a los cientos de animales a los cuales desinteresadamente acogen dándoles un techo, el Estado no les da un centavo y los tres refugios se financian enteramente de la buena voluntad de la gente.

Los tres refugios jamás pudieron prever que unos delincuentes habían planificado, y minuciosamente ejecutado el envenenamiento masivo. Su intención clara era causar el mayor daño posible, no solamente matar al mayor número de animales, sino también provocar que desechen toda la comida donada recientemente y almacenada. Pero además, tuvieron la intención de generar un estado de paranoia que obligará a todas las organizaciones que protegen a los animales a desconfiar de las donaciones de alimento recibidas, nada será lo mismo.

Veintisiete vidas pérdidas, sin sentido ni justificación, muchas otras vidas todavía en peligro, seres absolutamente inocentes que recibieron confiados y agradecidos la comida, sacando su lengua y moviendo su cola, para no volver a hacerlo nunca más.

Los tres refugios están poniendo todo de su parte para que se investigue y atrape a los responsables de este acto criminal, desafortunadamente el caso es considerado por los operadores de justicia como algo menor y de poca importancia (no imaginan el potencial de estos homicidas). Incluso, si eventualmente se verifica a los responsables, la pena máxima aplicable según la legislación penal es la de una contravención con un máximo de tres a siete días de prisión, así de poco nuestras leyes valoran la vida de las mascotas o animales de compañía.

Ante esta tragedia, llamamos a la sociedad a demostrar que valoramos la vida en todas sus formas: la vida humana, la vida animal y la vida de la naturaleza. Los tres refugios afectados esperan nuestra solidaridad para cubrir las cuentas médicas y comprar alimento seguro.