Organizaciones solicitan al presidente del Ecuador medidas contra tabaquismo

Presidente de la República del Ecuador
Lenín Moreno

cc.
Ministra de Salud Pública (e)
Catalina Andramuño Zeballos

Presidente de la Asamblea Nacional
Cesar Litardo Caicedo

Directora del SRI
Marisol Andrade Hernández

Directora del Servicio Nacional de Aduanas
María Alejandra Muñoz Seminario

De nuestra mayor consideración,

Nos complace dirigirnos a usted en nuestro carácter de representantes de organizaciones
internacionales de la sociedad civil comprometidas con la defensa del derecho a la salud. El
motivo de esta carta es solicitarle respetuosamente que, en el marco del proyecto de reforma
tributaria que su gobierno presentará a la Asamblea Nacional, considere incrementar o al
menos mantener en su nivel actual los impuestos (ICE) a los cigarrillos y gravar con ICE a
otros productos de tabaco, como cigarrillos electrónicos y otros similares, siguiendo las
recomendaciones de los expertos internacionales y del Convenio Marco para el Control del
Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (CMCT), tratado internacional suscrito por su
país. Ecuador ha sido un líder del control del tabaco en las Américas y ha sido un ejemplo a
seguir en la región. Su política fiscal para reducir su consumo es un caso de éxito en la región
y, por tal motivo, recibió el respaldo unánime para asumir la presidencia de la Primera
Reunión de las Partes del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de
Tabaco (MOP1). Hoy el país tiene la oportunidad de continuar avanzando en este camino que
garantiza el derecho a la salud de su pueblo.
Los impuestos al tabaco son una herramienta eficaz para contrarrestar la epidemia del
tabaquismo que al año mata a miles personas en el Ecuador y cuesta 478 millones de dólares
al sistema de salud (Badarach et al, 2016). Por esta razón, vemos con preocupación las
declaraciones de grupos vinculados a la industria tabacalera -que históricamente han
obstaculizado la adopción de políticas de control de tabaco (Albuja y Daynard, 2009)- que
circulan en los medios de comunicación del país bregando por una disminución de los
impuestos a los productos de tabaco1 y queremos alentar a su gobierno a mantenerse firme
con los logros alcanzados hasta ahora e incluso a profundizar tan importante medida. Como
lo indica el artículo 5.3 del CMCT, la industria tabacalera no debería participar del proceso de
diseño y aplicación de políticas de control de tabaco, ya que actúa movida por un interés
económico que se contrapone con los objetivos de salud pública. Mientras las tabacaleras
obtienen grandes beneficios económicos, son las sociedades las que deben afrontar enormes
gastos en salud, enfermedades incurables y sufrimiento por la pérdida de seres queridos.
Las tabacaleras saben que los impuestos al tabaco son la medida independiente más efectiva
para reducir el tabaquismo. Esa es la razón por la cual, junto con sus grupos aliados,
presionan a los gobiernos para que los disminuyan e instalan la falsa idea de que esta
medida aumentará el comercio ilícito de cigarrillos. No obstante, estudios independientes
realizados en países como México (Sáenz Miera et al, 2019), Colombia (Maldonado et al.,
2018), Chile (Paraje et al., 2018), Argentina (Pizarro et al., 2019 – pendiente de publicación-),
Polonia (Stoklosa y Ross, 2013) y Sudáfrica (Blecher 2010) comprobaron que la industria
tabacalera exagera el nivel del comercio ilícito, ya que en los hechos suele ser la mitad o
menos de lo que estas empresas proclaman. Adicionalmente, tampoco hay que olvidar que
ha sido probado que la industria del tabaco ha estado involucrada en numerosas ocasiones
en el comercio ilícito de sus productos (Campaign for Tobacco Free Kids, 2008).
Queremos expresarle que el fantasma del comercio ilícito no es un argumento válido para
obstaculizar la adopción de una política de salud pública. La manera de detener el comercio
ilícito de productos de tabaco es la implementación de mayores controles y de medidas
anticorrupción. Los impuestos a los cigarrillos tienen el potencial de salvar miles de vidas y
reducir las devastadoras consecuencias sanitarias, económicas y sociales que provoca la
epidemia del tabaquismo. Más aún, los incrementos de impuestos a los productos de tabaco,
lejos de perjudicar a la economía, han sido reconocidos por el Banco Mundial como una
poderosa herramienta para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Jah et al, 2017)
ya que ayudan a reducir los enormes gastos que generan al sistema de salud, mucho mayores
a lo que se recauda con los impuestos.
Las organizaciones firmantes, todas con larga trayectoria internacional en la lucha contra el
tabaquismo y un fuerte compromiso con la defensa del derecho a la salud, creemos que esta
es una oportunidad valiosa para profundizar el avance en las políticas públicas de control del
tabaco y garantizar un futuro promisorio para la vida de miles de ecuatorianos y ecuatorianas.

1 Entre otros:
– Video publicado por “La Posta” en youtube “Economía para Homero: Tabaco de contrabando”.

– Artículo publicado por el Diario Expreso.ec “El cigarrillo también se hace humo en el fisco”.
https://www.expreso.ec/economia/cigarrillo-tabaco-impuestos-economia-finanzas-ecuador-AH2678064
– Artículo publicado por el Telégrafo “ventas comercio ilícito Ecuador”.
https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/4/ventas-comercio-ilicito-ecuador
Agradecemos la atención que estas líneas le merezcan y nos ponemos a su disposición para
brindarle apoyo técnico y toda la información adicional que requiera.

Atentamente
27 agosto 2019
Jaime Arcila Sierra
Coordinador para América Latina
Corporate Accountability
https://www.corporateaccountability.o
rg/
Andreas Wielgosz, MD, PhD
Presidente
Fundación Interamericana del Corazón
http://www.interamericanheart.org
Eduardo Bianco
Coordinador regional AMRO
Framework Convention Alliance


Patricia Sosa
Dir. de Programas de Am. Latina y el Caribe
Campaign for Tobacco Free Kids
https://www.tobaccofreekids.org/
Sally Cowal
Vicepresidente, Programas Globales
American Cancer Society
https://www.cancer.org/
Laurent Huber
Director Ejecutivo
Action on Smoking and Health
https://ash.org.uk/

Link para ver carta original: Libre expresión

El mercado tabacalero tras adolescentes y jóvenes

Por:Hugo Noboa, Coalición Latinoamérica Saludable

El derecho a la salud de adolescentes y jóvenes debe primar por sobre intereses comerciales de las industrias. La industria del tabaco siempre ha arremetido con su publicidad y estrategias comerciales contra niños y adolescentes pero los estados pueden regular a esas industrias con políticas públicas.

A nivel mundial, en cada uno de los países, desde el año 2005 se reguló fuertemente los productos del tabaco con incremento de impuestos y precios, incluyendo advertencias sanitarias gráficas, prohibiendo el humo del tabaco en lugares públicos cerrados, o prohibiendo su publicidad.

En el Ecuador, a pesar de muchas barreras se alcanzaron varios logros, los resultados pueden verse. La última encuesta de tabaco en jóvenes, implementada en el año 2013 por los Ministerios de Salud Pública y Educación, con apoyo de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales, cuyos resultados se publicaron en julio 2019, muestra que ha disminuido significativamente en el Ecuador el consumo de cigarrillos entre adolescentes.

Sin embargo, la encuesta evidencia también que hoy los jóvenes consumen más cigarrillo electrónico que cigarrillos tradicionales, lo cual es parte de la estrategia de la industria, promover instrumentos novedosos como los electrónicos o cigarritos de sabores en generaciones jóvenes, muy afines a las nuevas tecnologías y a los artículos innovadores.

La participación ciudadana es fundamental para que los gobiernos y los legisladores no cedan ante las presiones de la industria tabacalera.

Organizaciones de trabajadores frente a despenalización del aborto en caso de violación

Por:Gloria Vinueza, PRODH

Las organizaciones integrantes del Frente Unitario de Trabajadores: Cedocut, Ceosl, Ugte, Une, Fetmyp, Fenogopre, CTE, se dirigen al pueblo ecuatoriano para pronunciarse a favor de la reforma del artículo 150 del Código Penal Integral, que despenaliza el aborto en caso de violación.

Reconocen que criminalizar el aborto es castigar el cuerpo femenino, y convertir la desigualdad biológica en desigualdad social.

La violencia sexual es una realidad cotidiana de la mujer trabajadora, así como de niñas, adolescentes y mujeres ecuatorianas. El embarazo no deseado -producto de esta violencia- es una pandemia que afecta a las más pobres y con especial crueldad a las niñas, que tienen que gestar y dar a luz hijos, que en muchos casos son de sus familiares biológicos.

Rechazan la judicialización de casi 300 mujeres que acudieron al sistema de salud con abortos en curso para que salven sus vidas, pero fueron denunciadas. Vivir un juicio penal es perder la libertad, muchas deben presentarse semanalmente ante el juez, lo cual afecta su derecho al trabajo y mancha su hoja de vida en la que se incluye un antecedente penal que impedirá futuras contrataciones laborales. Esto no hace más que
normalizar socialmente la violencia sexual.

Un embarazo no deseado obstaculiza el derecho al trabajo, como ciudadanos sabemos que los empresarios pueden decidir a quién contrata, y en este escenario las mujeres sufren discriminaciones profundas, pues el capitalismo rechaza y excluye a la mujer embarazada.

La relación entre violencia sexual y el derecho al trabajo tiene un punto de quiebre que es un embarazo no deseado, situación que expone a la mujer a un aborto en condiciones de riesgo y a la par atenta a su derecho a la vida y a la salud integral.

Reconocen que la violencia y riesgos que viven las mujeres que laboran en horarios nocturnos, y que se ponen en riesgo al retornar a sus hogares en los cuales también pueden ser violentadas sexualmente. Obligar a una mujer a continuar con un embarazo producto de la violencia es aberrante y atenta contra todos los derechos que defendemos desde las organizaciones sindicales.

Nuestra lucha es contra un orden social capitalista que utiliza la violencia estatal hacia las mujeres para mantenerlas en una posición subordinada; reformar el artículo 150 del Código Penal y permitir que las mujeres decidan interrumpir un embarazo producto de violación es luchar contra un mecanismo legal que ahora les impide ejercer su libertad sexual y autonomía reproductiva.

Un balance desde el regreso a la democracia

Se cumple 40 años del retorno a la democracia. En nuestro país, no hay una democracia representativa plena sino limitada, ocupando el lugar 68 entre 167 países en la clasificación realizada por la revista británicaThe Economist. ¿Es la democracia representativa el mejor sistema de gobierno? Es un asunto discutible. De acuerdo con la Constitución, es el ideal de gobierno en nuestro país.

Para calcular el índice de democraciase toma en cuenta proceso electoral y pluralismo, funcionamiento de gobierno, participación política, cultura política y derechos civiles. Los puntajes de funcionamiento de gobierno y de cultura política en nuestro país son malos y los de participación política y derechos civiles son mediocres.En estos 40 años, el Ecuador ha pasado por crisis económicas, dolarización, inestabilidad política, protestas sociales, caídas de presidentes, escándalos de corrupción, exgobernantes presos y huidos, gobiernos que han oscilado entre el neoliberalismo de derecha y el populismo autoritario pasando por la socialdemocracia.

Destacan las protestas sociales y la resistencia contra el neoliberalismo y las imposiciones fondomonetaristas que empobrecían a las mayorías desde el gobierno de Hurtado. La movilización indígena en los 90 reclamando sus derechos se convirtió en el eje de las luchas populares. Afines de 1999, se produjo el feriado bancario que pulverizó la economía de millones de ecuatorianos, provocando la migración de otros tantos y dando paso a la dolarización que no logró salvar a Mahuad de su caída.El gobierno populista y grotesco de Bucaram tuvo corta duración. Los amarres descarados y medidas antipopulares le costaron el puesto. Gutiérrez, quien se decía de izquierda, pero antes de posesionarse decidió ser neoliberal. Lucio pactó el regreso deBucaram a cambio del apoyo del PRE en el Congreso, lo que provocó las protestas masivas y de larga duración sobre todo en Quito de los que él llamó “forajidos” quienes lograrían su caída. Tres gobernantes que no terminaron su mandato significaron la pérdida de credibilidad de los partidos políticos y las instituciones estatales y el descrédito del neoliberalismo, provocando un vacío que fue llenado por un nuevo populismo, dirigido por Correa.

El gobierno correista duró diez años y gozó de la mayor bonanza económica de la historia del Ecuador, fue tal el despilfarro y la corrupción que al final el país quedó endeudado y en franca crisis económica, eso sí con muchas obras de infraestructura, algunas innecesarias, sobredimensionadas, mal hechas y casi todas con sobreprecio: de ahí salió el dinero de la corrupción, ¡70 mil millones de dólares!Moreno, el sucesor, trató de desmarcarse de Correa, sobre todo en cuanto a sus actitudes autoritarias, pero demostró falta de imaginación y valentía para tomar medidas que permitan salir de la crisis, y optó por recurrir nuevamente al FMI. La crisis sigue, la economía está estancada y el desempleo y subempleo han alcanzado niveles récord.
Así como vamos, la democracia ecuatoriana seguirá siendo limitada. Hace falta mejorar la educación de la población que no solo es saber leer y escribirsino también desarrollar la capacidad de análisis. Hacen falta verdaderos partidos políticos que respondan a principios ideológicos y no a la voluntad de caudillos. Hace falta que los gobernantes no respondan a lógicas clientelares y sean estadistas. Hacen falta muchas cosas para que en el Ecuador haya una democracia plena.